Terapia Bioxidativa Con Peróxido De Hidrógeno

SATURDAY, JULY 02, 2005

TERAPIA BIOXIDATIVA CON PERÓXIDO DE HIDRÓGENO


El término Terapia Bioxidativa fue introducido por primera vez en la literatura en 1986 por el Dr. Charles H. Farr (candidato al premio Nobel de Medicina en 1993) en su monografía The Therapeutic Use of Intravenous Oxygen Peroxide. Se trata de dos procedimientos terapéuticos relativamente novedosos dentro de la Medicina Biológica, y que guardan una estrecha relación entre sí pues utilizan los principios de las oxidaciónes biológicas para traer mejorasen el cuerpo. Dos elementos naturales – el Ozono y el Peróxido de Hidrógeno – están entre los más poderosos oxidantes disponibles y forman la esencia de las Terapias Bioxidativas. El Peróxido de Hidrógeno (conocido popularmente como agua oxigenada) es un compuesto químico constituido por dos átomos de hidrógeno y dos de oxígeno.
El primero que informó acerca de su uso terapéutico fue el Dr. T. H. Oliver en un artículo publicado en The Lancet en 1920. El Ozono es un gas de color azúl pálido con un aroma característico y representa una forma especial de oxígeno, o estado «alotrópico» en la que se unen tres atomos de oxígeno, O3. Circunda la tierra a una altitud de entre 1,500 y 3,000 metros formando una capa que protege la biósfera de la radiación ultravioleta excesiva.
El oxígeno es esencial para vida. Es un gas claro e inodoro que se disuelve muy fácilment en el agua. Cada molécula de oxígeno la constituyen dos átomos de oxígeno. El oxígeno está relacionado con todas las funciones del cuerpo y una persona promedio, cuando está en reposo, requiere unos 200 mililitros de oxígeno por minuto o bien unos 8 litros durante períodos de intensa actividad. El cerebro, que ocupa un 2% de la masa total del cuerpo, consume un 20% de las necesidades totales de oxígeno del cuerpo. Se calcula que en promedio respiramos unos 9,200 litros de aire al día.

Muchos agentes causantes de enfermedades son Anaerobios, es decir, proliferan mejor en un ambiente con baja concentración de oxígeno, las células cencerosas poseen una caracterísitica símilar. Ahora se sabe que una clave
importante para el desarrollo del cáncer es la falta de oxígeno a nivel celular. Tal vez el factor más importante de la deficiencia de oxígeno lo represente la contaminación ambiental, pero también contribuye el tan extendido hábito de fumar, el consumo de alimentos desvitalizados, es decir, altamente procesados y cocinados que tienden a ser muy bajos de oxígeno, constituyendo así ambientes donde pueden desarrollarse más fácilmente agentes patógenos. La dieta regular de la mayoría de la gente moderna tiende a ser muy baja en contenido de oxígeno.

El efecto primario de la respiración en el cuerpo es la Oxidación, esto es, un proceso natural que implica que el oxígeno se combine con otra sustancia y como resultado de ello la composición química y propiedades biológicas de ambas substancias cambia. Técnicamente dicho, la oxidación implica cualquier reacción en la cual se transfieren o se donan electrones. Por ejemplo cuando la mantequilla se deja expuesta al aire libre por un período largo, el proceso de oxidación la vuelve rancia.

Después de la oxidación, el efecto fisiológico más importante de respirar es la Oxigenación, es decir, la saturación con oxígeno de la sangre al pasar por los pulmones.
Tanto el peróxido de hidrógeno como el ozono se conocen como potentes oxidantes, pero son además, poderosos oxigenantes.
Uno de los principales obstáculos que opone la medicina ortodoxa tanto al empleo de peróxido de hidrógeno así como del ozono con fines terapéuticos es el de que por tratarse de potentes oxidantes pueden dar lugar a la generación de las llamadas Especies Tóxicas de Oxígeno Reactivo (ROTS por sus siglas en inglés), y/o a Radicales Libres.
Un radical Libre se define como cualquier átomo que posea un electrón impar o «soltero» en su última órbita y reaccione «robando» un electrón de donde sea a fin de equilibrarse.
Ese «robo» implica desestabilización e importantes cambios estructurales en las moléculas atacadas y estas a su vez pueden tratar de compensar la pérdida «robando» otros electrones dando lugar a una cadena o «cascada» de Reacciones Radicalares. Con todo, los radicales libres no son necesariamente malos. De hecho muchos de ellos son esenciales para la vida pues algunos como el radical superóxido y el radical hidroxilo, se producen en el cuerpo para proporcionar energía a la célula.
Las reacciones radicalares en cascada se utilizan para eliminar virus, bacterias y hongos al momento de ser ingeridos por las células de defensa. Los radicales libres juegan un papel crucial en la regulación hormonal. Se producen en cantidades extremadamente altas durante el ejercicio físico vigoroso. Los producen algunos medicamentos (paracetamol, por ejemplo) como efecto colateral indeseado. Aunque está comprobado que tanto el ozono como el peroxido de hidrógeno son altamente tóxicos en su estado puro, su uso es muy seguro y confiable cuando se utilizan a dosis terapéuticas.
En las Terapias Bioxidativas se utilizan pequeñas cantidades de Ozono o de Peróxido de Hidrógeno diluidas en una solución portadora acuosa a fin de poder administrarlas en el cuerpo y que fluyan junto con las demás formas activas de oxígeno presentes ya en la sangre. También se pueden administrar por vía intradérmica, oral o rectal. Una vez introducidos en la circulación, el ozono o el peróxido de hidrógeno se vuelven directa o indirectamente letales para virus, bacterias, hongos, células enfermas o tejidos patogenizados.

Terapia Bioxidativa con Peróxido de Hidrógeno

El peróxido de hidrógeno se fabrica en el cuerpo y se mantiene a un nivel constante durante toda la vida. Es un componente del sistema que ayuda al cuerpo a regular el funcionamiento correcto de las membranas biológicas. Es un regulador hormonal necesario para que el organismo produzca hormonas como progesterona, estrógenos y tiroxina. Es esencial para la regulación de la glucosa en la sangre. El peróxido de hidrógeno ayuda a regular algunos mensajeros químicos que operan en el cerebro y sistema nervioso. Existen estudios científicos realizados por el Dr. Farr que indican un efecto positivo a nivel metabólico de una infusión intravenosa merced a la capacidad del peróxido de hidrógeno para oxidar casi cualquier sustancia fisiológica patológica, además de elevar el oxígeno celular en tejidos y tendones.

En la terapia bioxidativa con peróxido de hidrógeno funciona de la siguiente forma. Se emplea un preparado especial inyectable, que es capaz de inducir de manera altamente selectiva una mayor capacidad en la captación y almacenamiento de oxígeno por parte de los glóbulos rojos.
Existen, en promedio, unos 5 millones de glóbulos rojos por cada centímetro cúbico de sangre, cantidad suficiente para mantener una adecuada oxigenación. Sin embargo,hay trastornos de la salud en los que la oxigenación de los tejidos disminuye y es ahí donde esta Terapia Bioxidativa tiene su mejor campo de acción. Su mecanismo de acción es asombrosamente sencillo. Primeramente,el peróxido de hidrógeno actúa sobre un conjunto de moléculas localizadas sobre la superficie de los hematíes y que funcionan como “acarreadoras” o transportadoras encargadas de seleccionar y facilitar la penetración de ciertas sustancias al interior de los glóbulos rojos, entre ellas el oxígeno. El Peróxido de Hidrógeno, pues, facilita la penetración de un elevado numero de moléculas de oxígeno. Al mismo tiempo, actúa también sobre un grupo muy especifico de moléculas enzimáticas propias de los hematíes, dentro de las cuales se pueden mencionar la Catalasa, Peroxidasa, Super Oxido Dismutasa, las cuales son virtualmente “aceleradas” en su actividad catalítica obteniéndose como resultado final que las moléculas de oxígeno cuya entrada fue facilitada primeramente, pueda ahora unirse al mayor numero posible de moléculas de hemoglobina, que es una proteína globular que contiene 4 grupos «hemo» (anillos de porfirina en cuyo centro hay un átono de hierro) y que es un componente normal de los glóbulos rojos y es la molécula que “almacena” el oxígeno captado en los pulmones durante la respiración. Por lo tanto resulta muy sencillo entender el porqué induciendo una saturación de oxígeno en los glóbulos rojos o hematíes, se puede mejorar substancialmente la oxigenación en todo el organismo.
El cerebro es uno de los órganos que mayor cantidad de oxígeno requieren para su correcto funcionamiento,por lo que se le puede considerar como uno de los principales beneficiados por la Terapia Bioxidativa con peróxido de hidrógeno sobre todo en aquellas situaciones en donde se encuentra muy comprometido el riego sanguíneo cerebral.

La dosificación de Bioxycell hace su uso terapéutico altamente seguro, además, si se considera que su acción principal se desarrolla a nivel de reacciones enzimáticas que ocurren de manera natural en el organismo, también se comprende que la terapia modifica únicamente la velocidad a la cual ocurren dichas reacciones y que los posibles efectos iatrogénicos son mínimos. Sin embargo, estudios muy recientes indican que un efecto colateral de la Terapias Bioxidativas es que provoca un aumento indeseado en la presencia de los llamados Radicales Libres de Oxígeno mismos que tienen un fuerte efecto oxidante. Afortunadamente, ello se contrarresta fácil y naturalmente mediante el uso oportuno de agentes antioxidantes del tipo de los Alfa Tocoferoles (Vitamina E), Beta Caroteno, Acido Ascórbico (Vitamina C), Selenio, etc., administrados en dosis ortomoleculares, con lo cual la aparición de reacciones “radicalares en cascada” provocadas por la actividad biológica descontrolada de los radicales libres, queda inhibida completamente.

Indicaciones Más Destacadas De La Terapia Bioxidativa
con Peróxido de Hidrógeno

Esta Terapia Bioxidativa posee un espectro de indicaciones relativamente estrecho y especifico, si se le compara con otras estrategias terapéuticas empleadas en la moderna Medicina Biológica. Sin embargo, su indicación más destacada es para todas aquellas situaciones que demandan optimizar de manera rápida y eficaz la oxigenación orgánica.
Así, es altamente recomendable en aquellos padecimientos de vías respiratorias tales como
Enfisema Pulmonar, Neumonías, Bronquitis crónica, Tuberculosis Pulmonar, Pleuritis, Pulmonitis, Asma, etc.
Así mismo, es un valioso coadyuvante en todos los problemas relativos
a deficiencias en la oxigenación cerebral como por ejemplo las producidas en accidentes
cerebro vasculares. En desórdenes del sistema inmune como :Diabetes mellitus tipo II,Esclerosis Múltiple. Se ha utilizado con éxito en cáncer de sangre y nódulos linfáticos. Parkinson, Herpes Simplex y Zoster,Candidiasis sistémica crónica, Virus de Epstein-Barr, Enfermedad Vascular Periférica. Aplicada de manera oportuna es excelente en casos donde existe amenaza de gangrena, ya sea esta de tipo seco o gaseosa.
Hay reportes que indican que gracias a la producción de Radicales Libres de Oxígeno, el posible efecto deletéreo resulta más bien benéfico ya que las reacciones radicalares en cascada, por su fuerte actividad oxidante, ejercen en conjunto un poderoso efecto bacteriostático, antiviral y antifungoso sistémico. Esta nueva faceta de la Terapia Bioxidativa apenas empieza a explorarse a fondo pero lo que hasta el momento se conoce es bastante prometedor, sobre todo en lo relativo al tratamiento de afecciones virales del tipo del VIH, Hepatitis B y otras más.

¿En Qué Consiste El Tratamiento?

La aplicación de la Terapia Bioxidativa es un procedimiento sumamente sencillo que se efectúa en consultorio o bien en el domicilio del enfermo y consiste en la administración de Bioxycell por medio de una venoclisis, este proceso toma generalmente unas 3 a 6 horas. Dependiendo de las características del problema a tratar, el esquema terapéutico puede consistir en series de 10 aplicaciones distribuidas una o dos veces por semana, con descansos de 2 semanas entre series. Sin embargo, en casos de urgencia las aplicaciones pueden ser tan frecuentes como cada 12 horas por corto tiempo. Las molestias colaterales más frecuentemente observadas en el paciente durante el proceso de venoclisis son sensación, de frío en el punto de entrada de la solución y, a veces, ardor o dolor a lo largo del trayecto venoso. Una cuestión importante es la relativa a que durante el tratamiento con Terapia Bioxidativa se le pide al paciente que temporalmente suspenda la ingestión de todo tipo de bebidas alcohólicas así como también la de todo tipo de carnes adoptando temporalmente un régimen de alimentación vegetariano.

La digestión de carnes y sus derivados embutidos, produce una carga adicional innecesaria de radicales libres en el cuerpo.

Al igual que con otras terapias utilizadas en la Medicina Biológica, esta Terapia Bioxidativa es compatible con otros recursos terapéuticos alternativos como la Acupuntura, Homeopatía,
Quelación, Terapia Antihomotóxica según Reckeweg, Terapia Neural Huneke, etc.

Anuncios

Gracias por tu comentario APPLAC-

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s