Afectados por la polio quieren saber si el régimen de Franco no distribuyó vacunas entregadas por EEUU en 1955

Euskadiko Polio Elkartea pide que se hagan públicos los archivos que arrojen luz sobre lo ocurrido hasta 1963
A. MOYA | 12/08/2015

La Asociación  Polio Elkartea que vela por cerca de 1.700 enfermos de polio del total de los 35.000 que se calcula hay en España en estos momentos, reclama que se hagan públicos los archivos oficiales que puedan arrojar luz sobre lo que pasó entre 1955 y 1963 con las vacunas contra esta enfermedad que supuestamente llegaron desde Estados Unidos y que ellos creen que no se distribuyeron.

¿Entregó Estados Unidos al Gobierno de Francisco Franco vacunas contra la polio entre los años 1955 y 1963? Y si así fue, ¿dónde fueron a parar esas vacunas? Esas son las preguntas que la Euskaldiko Polio Elkartea (EPE) del País Vasco, plantea en su reivindicación por conseguir que se indague en los archivos históricos en busca de la respuesta.

35.000 afectados
EPE actúa en nombre de un colectivo que en Euskadi puede llegar a las 1.700 personas que padecieron la polio y sufren o pueden sufrir una segunda acometida, la denominada postpolio. El número de afectados en todo el territorio español se calcula en 35.000.

¿Epidemia silenciada?
Muchos de ellos padecen la enfermedad adquirida entre los años 1953 a 1957, en los que, según sospecha EPE, el Régimen pudo haber silenciado la epidemia e incluso no haber repartido masivamente las vacunas que le llegaron de Estados Unidos. Luego ya entrados en los años 60, se llevaron a cabo campañas infantiles en que se suministraba la vacuna impregnando un terrón de azúcar.

Un Congreso “paripé”
En un esquema orientativo, EPE señala que en 1955 consideran que llegaron las vacunas a España donde ya existía una epidemia. Mientras que en EEUU y otros países sí se produjo esta inmunización. “En 1958 tuvo lugar un Congreso Internacional contra la Polio en Madrid. Un paripé, propaganda del régimen, el Gobierno hace promesas que no cumple y sigue sin realizar la vacunación masiva”, resalta EPE.

Hasta 1963 no vacunaron a los niños
La epidemia alcanza su máximo nivel en nuestro país en 1959 pero aún no se tomaron medidas de prevención. “En 1960, continúa la Asociación vasca, la OMS pidió a España la realización de una vacunación masiva que se llevó a cabo tres años después, en 1963. Los casos de polio disminuyeron después de forma brutal”.

El Síndrome Post Polio
El problema, dicen los afectados, es que esta enfermedad vuelve a aparecer con intensidad años después. Ya en 1970 se empezó a hablar del Síndrome Post Polio en Estados Unidos si bien en España aún no se hablaba de ello. En 1976 la polio se dio por erradicada pero ante la reaparición de la afectación en 1995 comenzaron a crearse en España las primeras asociaciones del síndrome post polio (SPP).

La UE reconoce el SPP
Ante la evidencia de que los casos “rebrotaban”, en el año 2000 la Sociedad Española de Neurología redactó la “declaración de Madrid” en donde figura el SPP. Un año después La Unión Europea pidió que se tomara en consideración al SPP y a quienes afectaba.

Sin infraestructuras adecuadas
Los problemas que arrastran los afectados por este síndrome es que la polio no tiene cura, no existen medicinas, es degenerativa y es progresiva según enumera la Asociación que añade: “Nos encontramos además con el desconocimiento de la enfermedad por los profesionales sanitarios; sin infraestructuras sanitarias para la atención adecuada y con una legislación socio-laboral que la ignora”.

Tres formas de enfermedad

El relato de lo que han sufrido estas personas desde su infancia es estremecedor. La enfermedad está causad causada por uno de tres virus de la polio, todos miembros de la familia de los enterovirus, que pueden infectar el sistema nervioso central y atacar los nervios que regulan la función muscular. Hay tres formas de poliomielitis: asintomática, parecida a una gripe gastrointestinal y que confiere inmunidad; sin parálisis y con parálisis.

Y décadas después… vuelve
Lo que ocurre es que en muchos casos, y es lo que quieren evidenciar los afectados, se produce el SPP, un complejo de síntomas consistente especialmente en fatiga progresiva, debilidad muscular y dolor y que aparece varias décadas después de un episodio de poliomielitis paralítica. También aunque con menor frecuencia, los médicos refieren atrofia muscular, dificultad para respirar y deglutir, trastornos del sueño e intolerancia al frío. Supone un deterioro funcional progresivo

Atención sanitaria y social
Fue gracias a las redes sociales en el año 2014 como ciudadanos con secuelas de la polio comenzaron a intercambiar su desazón, su desesperación y su enfado. Pusieron en común por tanto una historia trágica que empezó a principios de los 50, que padecen miles de personas y para el que ahora, muchos de sus protagonistas reclaman atención sanitaria y sociolaboral.

Que se investigue
Lo que buscan los afectados es que esta enfermedad sea debidamente reconocida por los departamentos de Sanidad de las Comunidades Autónomas, se investigue, se atienda y se exijan protocolos a seguir y ayudas para que los afectados por la polio puedan conocer si tienen el SPP.

Proposición socialista en el Congreso
También piden que se promulguen las leyes sociales pertinentes, por ejemplo, un tratamiento de la incapacidad laboral para quienes sufren el SPP, que se incluya en la valoración de la minusvalía o el adelanto de la jubilación. El PSOE presentó una proposición no de Ley este sentido en el Congreso de los Diputados.

“Que se abran los archivos”
Precisan atención social y médica específica pero también quieren saber. Están convencidos de que “no fue por mala suerte, fue por una negligencia del Gobierno en esos años de 1955 a 1963”, y que ahora sufren sus consecuencias. Euskaldika Polio Elkartea insiste: “Alguien debería permitir que se abran los archivos para que se estudie lo acaecido en España en plena dictadura”.

Publicado en Artículos Nuevos, Lo qué te intereza saber, Noticias y política, Polio, Sabías qué? | Etiquetado , , , | Deja un comentario

¿Qué es Lesión Medular?

By admin. | Mayo 25, 2009

Lesión medular es el daño que se presenta en la médula espinal, que conduce (según su gravedad) a la pérdida de algunas funciones, movimientos y/o sensibilidad. Normalmente estas pérdidas se presentan por debajo del nivel de la lesión.
La médula espinal es el camino que los mensajes usan para viajar entre el cerebro y las diferentes partes del cuerpo. Mide aproximadamente 45 cms de largo y se extiende desde la base del cerebro hasta el final de la cintura, bajando por el medio de la espalda. 
El canal medular es el mayor grupo de nervios que lleva impulsos nerviosos desde el cerebro al resto del cuerpo y viceversa. El cerebro y el canal medular constituyen el SISTEMA NERVIOSO CENTRAL. Los nervios motores y sensoriales por fuera del sistema nervioso central constituyen el SISTEMA NERVIOSO PERIFÈRICO. Otro sistema nervioso más difuso, que controla funciones involuntarias como la presión sanguínea y la regulación de la temperatura, se conoce como el SISTEMA NERVIOSO SIMPÁTICO Y PARASIMPÁTICO.

El canal medular está rodeado por anillos de hueso llamados vértebras. Estos constituyen la columna vertebral. En general, entre más alta sea la lesión en la columna vertebral, más problemas de funciones experimentará la persona. Cada vértebra toma su nombre de acuerdo con su localización, así:

  1. Las primeras siete vértebras en el cuello se llaman CERVICALES. La primera vértebra de arriba es la C1, la siguiente es la C2, etc. Las lesiones medulares cervicales normalmente causan pérdida de funciones en los brazos y piernas, resultando una cuadraplejia.

Las lesiones por encima de C4 pueden llevar a la persona a necesitar un ventilador para ayudarle a respirar. Las lesiones a nivel C5, a menudo conservan el control de hombros y bíceps, pero no controlan la mano o el puño. Cuando son en C6, permiten el control del puño, mas no la funcionalidad de la mano. Las personas con lesión C7 pueden estirar los brazos, pero aún pueden presentar problemas de destreza en el uso de la mano y dedos.

  1. Las doce Vértebras siguientes, a nivel del pecho, se llaman las vértebras TORÁXICAS. La primera de ellas es la T1. Es la vértebra donde se aloja la primera costilla. Las lesiones en la región toráxica generalmente afectan el pecho y las piernas, resultando una paraplejia.

Cuando la lesión es entre T1 y T8, normalmente hay control de brazos y manos, pero un mal control del tronco, como resultado de la carencia o deficiencia de control de los músculos abdominales. Las lesiones toráxicas más bajas (T9 a T12) permiten un buen control de tronco y de músculos abdominales y el balance sentado es muy bueno.

3. Las cinco vértebras siguientes son las LUMBARES (L1 a L5).​

Las lesiones lumbares y sacras producen disminución del control de los flexores de cadera y piernas.    

4. Las cinco que les siguen hasta el final de la columna vertebral son las SACRAS, S1 a S5. Las lesiones lumbares y sacras, normalmente producen algunas pérdidas de funciones en las caderas y las piernas.

Conocer el nivel de la lesión es extremadamente útil al diagnosticar qué partes del cuerpo fueron afectadas por la parálisis y qué pérdida de funciones se presentaron. Es importante saber que en las lesiones INCOMPLETAS existen muchas variaciones en el pronóstico.

Cuales son los efectos de una lesión medular Los efectos de la lesión medular dependen del tipo de lesión y del nivel en que este ocurra. Es importante saber que para cada persona, así haya sufrido la lesión al mismo nivel que otra, los síntomas son diferentes. Las lesiones medulares se dividen en dos tipos: COMPLETAS E INCOMPLETAS.

Una lesión medular COMPLETA se presenta cuando no hay funciones debajo del nivel de la lesión y no hay sensibilidad ni movimientos voluntarios. Los dos lados del cuerpo están afectados de igual forma. Una lesión INCOMPLETA es cuando prevalece algo de funciones debajo del nivel primario de la lesión. Una persona con una lesión INCOMPLETA puede ser capaz de mover más un miembro que el otro; puede sentir partes del cuerpo que no puede mover, o puede tener más funciones en un lado del cuerpo que en el otro.

Estas se diagnostican según una tabla de al Asociación Americana de Lesión Medular, (ASIA por sus siglas en Ingles), y se clasifican así:

Según los estándares establecidos internacionalmente por La Asociación Americana de Lesión Medular el ASIA, se puede clasificar en Lesión Medular Completa y Lesión Medular Incompleta, así como en 5 rubros de la A a la E. Se puede clasificar en Tetraplejìa y Paraplejia , tomando en cuenta el nivel neurológico: Nivel neurológico: es el último nivel sano tanto sensitivo como motor, por abajo de éste nivel se encuentran alteraciones aunque sea mínima.

Lesión Medular Completa A: No hay preservación sensitiva ni motora por debajo del nivel de lesión y se abarcan segmentos sacros, es decir, no existe tampoco sensibilidad ni control para misionar ni defecar. Lesión Medular Incompleta B: Hay preservación de la sensibilidad pero no motor por debajo del nivel neurológico abarcando segmentos sacros, es decir existe sensibilidad para defecar y misionar, pero no control voluntario.

Lesión Medular Incompleta C: Hay preservación de la sensibilidad y la fuerza por debajo del nivel de lesión pero los músculos, se encuentran débiles y se consideran no funcionales. Lesión Medular Incompleta D: Los músculos por debajo del nivel neurológico son funcionales un 75% de ellos. Lesión Medular Incompleta E: La fuerza y la sensibilidad prácticamente esta normal.

Además de la pérdida de sensibilidad y movimiento, las personas con lesión medular también experimentan otros cambios. Por ejemplo, pueden presentar mal funcionamiento de la vejiga y los intestinos. Las funciones sexuales frecuentemente también se ven afectadas y, en el caso de la eyaculación, el hombre normalmente se ve disminuido en sus capacidades normales. Esto conlleva problemas en fertilización, caso contrario a la mayoría de las mujeres. Sin embargo, siempre existe la posibilidad de inseminación artificial y fertilización in Vitro, entre otras opciones. Otros efectos de la lesión medular pueden ser la baja de presión sanguínea, la imposibilidad de regular la presión sanguínea de forma efectiva, el mal control de la temperatura del cuerpo, la falta de sudoración por debajo del nivel de la lesión y el dolor crónico.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Electromiografía: por qué, y por qué no?

 

Paul E. Peach, MD, Palmyra Post-Polio Clinic, Albany, Georgia http://www.post-polio.org/edu/pphnews/pph13-4-sp.html    ENGLISH

Paul E. Peach, MD, ha escrito varios artículos sobre asuntos postpolio, incluyendo un capítulo titulado “Efectos tardíos de la poliomielitis en aspectos clínicos de la medicina rehabilitativa”, ha publicado investigación original y ha presentado charlas en muchos congresos postpolio. Últimamente, el Dr. Peach ha establecido la Palmyra Post-Polio Clinic en Albany, Georgia, USA, que ofrece servicios comprensivos a sobrevivientes de la polio, y anteriormente ha servido como director médico en Warm Springs, Georgia, E.U.

¿Qué es un estudio electromiográfico?

Un electromiograma (EMG) es un medio diagnóstico mediante el cual se percibe la presencia de unidades motóricas. (Una unidad motórica consiste en un nervio y todas las fibras musculares que estimula.) En el EMG diagnóstico, una aguja de tamaño muy delgado se inserta en un músculo.

En un estudio EMG, se hacen varias observaciones. Primero, cualquier actividad espontánea de descanso se nota mientras el individuo está completamente relajado. Normalmente, ningún tipo de descanso debe manifestarse. Si se observa actividad anormal en el músculo relajado, una neuropatía (una enfermedad de los nervios) o una miopatía (una enfermedad de los músculos) puede ser la causa del problema.

Luego se pide que el superviviente de la polio contraiga el músculo con un esfuerzo máximo. Durante esta fase del examen, los datos del individuo bajo examen se comparan con los datos de unidades motóricas normales, que caben dentro de una escala de diferenciación normal y con un número máximo de fases. Las unidades motóricas que tienen demasiadas fases (las polifásicas) y que son más grandes que lo normal puede indicar una neuropatía. Por otro lado, si se observan unidades motóricas más pequeñas que lo normal y que también son polifásicas, puede indicar una miopatía.

Además, el EMG puede documentar la frecuencia de reclutamiento (la frecuencia con que el número de unidades motóricas se estimulan) y el grado de interferencia al esfuerzo máximo. La interferencia incompleta al esfuerzo máximo puede indicar la severidad del proceso neuropático o miopático.

En resumen, el EMG-ECN es un examen diagnóstico que puede ser muy útil durante la evaluación y tratamiento clínico de los sobrevivientes de la polio. Tiene, sin embargo, como cualquier otro examen diagnóstico, sus limitaciones. Cuando se utiliza apropiadamente, puede ser de ayuda muy sustancial al médico clínico en la evaluación y tratamiento de los sobrevivientes de la polio.

 

La segunda parte de lo que se llama comúnmente un estudio EMG es un estudio de la conducción neuronal (ECN) en el que se usan electrodos superficiales. En el ECN un estímulo eléctrico controlado a niveles determinados estimula el nervio. Al extremo de los brazos y las piernas, la tardanza temporal entre el principio del estímulo y la reacción se llama la latencia distal. En algunas neuropatías, por ejemplo, en el síndrome del túnel carpeano, esta tardanza temporal es larga.

Además, la velocidad de la conducción neural puede calcularse estimulando un nervio en dos sitios. Una velocidad más baja puede encontrarse donde hay una enfermedad sistémica, como la diabetes melitus. Se puede observar una velocidad neural más lenta en una sección cuando hay un nervio comprimido, por ejemplo a través del codo.

Los datos obtenidos de la EMG y el ECN se combinan y así se puede determinar si existe una neuropatía o una miopatías y si es aguda (actualmente activa) o crónica (ocurrió en el pasado pero ya no es activa). Además, se puede determinar si el problema es local o general por todo el cuerpo. Por fin, se puede evaluar la severidad del problema. La EMG de los sobrevivientes de la polio típicamente demuestran una neuropatía crónica que indica el parálisis de hace muchos años.

¿Cuál es el valor de un estudio EMG?

Para los que han tenido la polio paralítica, un estudio EMG delatará la evidencia de efectos anteriores de la polio. Esto también será la verdad en casos de los que tuvieron un parálisis inicial o debilidad y experimentaron una recuperación clínica total. La aparente recuperación total que ocurre en esos casos, y la recuperación parcial que ocurrió en los de mayores complicaciones, resultaron principalmente de un proceso que se ha denominado como una re-inervación o un “brotamiento”. Después del episodio agudo de la poliomielitis, varias áreas musculares se quedan “huérfanos” de estímulo neural resultando de las células neurales motóricas que no sobrevivieron el ataque viral.

Dependiendo del número relativo de nervios motóricos sobrevivientes, estas unidades motóricas sobrevivientes (en las áreas de sus brotes terminales) emiten brotes a la tela muscular orfandada. De resultas, se forman unidades motóricas mucho más grandes que lo normal.

Este proceso, que ocurre varios meses después de la recuperación de la polio aguda resulta en un mejoramiento funcional para el superviviente de la polio. Por lo tanto, un estudio EMG de un individuo que tuvo la polio paralítica demostrará unidades motóricas mucho más grandes que lo normal. Típicamente, estas unidades motóricas serán también polifásicas. Este descubrimiento en los sobrevivientes de la polio se llama la polineuropatía crónica. Estos descubrimientos sólo indican una patología anterior y no un estado activo en la actualidad.

Muchos sobrevivientes de la polio han preguntado si una EMG puede detectar la presencia del síndrome postpolio.

Una respuesta directa a esta pregunta es simplemente que una EMG no tiene ningún valor cualquiera en la detección del síndrome postpolio. Estudios de investigación bien planteadas han determinado que los resultados de la EMG de sobrevivientes de la polio que se han diagnosticado apropiadamente con el síndrome postpolio, y aquellos sobrevivientes que no experimentan ningún síntoma, no se distinguen mayormente. Se ha determinado concretamente entre los profesionales médicos más experimentados en el cuidado de pacientes postpolio que una diagnosis del síndrome postpolio es una diagnosis clínica. No existe ningún examen objetivo que pueda denotar definitiva y específicamente la presencia del síndrome postpolio. La diagnosis se hace sólo después de que se han cumplido varios criterios clínicos bien establecidos, y se han eliminado otras condiciones médicas que posiblemente causan los mismos síntomas de fatiga, debilidad y dolor progresivos.

Si una EMG no vale para diagnosticar el síndrome postpolio, pues ¿en qué circunstancias sería justificado hacer una EMG para un individuo que se evalúa para el síndrome postpolio?

En las clínicas de postpolio que he establecido nunca he usado un examen EMG como un escrutinio, sino que los utilizo con un propósito específico en mente, y sólo en las extremidades específicas que puedan rendir el mayor beneficio diagnóstico. Las razones de esto son dos: el EMG-ECN no es un examen barato, y la mayoría de los sobrevivientes de la polio padecerán algún grado de incomodidad a causa de estos procedimientos.

Yo recomiendo un EMG en dos situaciones. En general, es preferible tener el expediente médico a la mano para confirmar una historia de la poliomielitis paralítica. Sin embargo, a menudo esto no es factible. Si una persona presenta un expediente compatible con la poliomielitis aguda, y él o ella presenta a la vez un parálisis atrófico obvio con una preservación sensorial completo, una historia de la poliomielitis se supone, y un EMG es innecesario. Si un parálisis residual no se ve clínicamente, sin embargo, luego un EMG es útil para confirmar la presencia de la polineuropatía crónica (o la poliomielitis aguda anterior evidenciada por unidades motóricas grandes).

A veces, se ve a alguien que se ha mal diagnosticado con la poliomielitis. Si, por ejemplo, alguien tiene un parálisis espástico en vez de un parálisis fláccida (como se encuentra en la polio) o si se manifiesta un impedimento sensorial, esto no es consistente con una historia de la poliomielitis, y un EMG ayuda a determinar la existencia de otra enfermedad.

Otra situación en que un EMG es apropiado es cuando, durante la evaluación clínica, hay razón para sospechar la coexistencia de otra enfermedad en vez del síndrome postpolio o la poliomielitis crónica. Por ejemplo, el síndrome del túnel carpeano es mucho más común entre los que usan muletas que en la población en general. En personas con diabetes melitus, por ejemplo, la fatiga, y a menudo el impedimento sensorial, también pueden estar presentes. Un EMG-ECN es muy útil para confirmar la presencia de éstas además de otras enfermedades no relacionadas con la polio. A veces un EMG subsiguiente confirmando el progreso de tales enfermedades como la neuropatía diabética, el síndrome del túnel carpeano o la radiculopatía (un nervio “pinchado”). Translation by Wm. Michael Mudrovic Reviewed Emilie Kief

 

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Vigilancia y Red Mundial de Laboratorios Antipoliomielíticos

Red Mundial de Laboratorios Antipoliomielíticos

La vigilancia eficaz de la poliomielitis exige la colaboración de virólogos, epidemiólogos, médicos y personal del programa nacional de inmunización, respaldados por una red mundial de laboratorios.

La Red Mundial de Laboratorios Antipoliomielíticos fue creada en 1990 por la OMS y los gobiernos nacionales. Su responsabilidad principal es distinguir los casos de parálisis fláccida aguda (PFA) causados por el virus de la poliomielitis de los debidos a otras causas.

La red está integrada por 145 laboratorios, organizados según una estructura de tres escalones.

Laboratorios nacionales: los laboratorios nacionales aplican procedimientos estandarizados para detectar poliovirus en las muestras de heces obtenidas de los casos de PFA.
Laboratorios regionales de referencia: confirman si los poliovirus detectados son salvajes o pueden proceder de la vacuna antipoliomielítica oral (es decir, son poliovirus de origen vacunal).
Laboratorios mundiales especializados: todos los poliovirus salvajes detectados se transmiten a uno de los siete laboratorios mundiales especializados para vigilar las pautas de transmisión del virus.
Todos los laboratorios están sometidos a una supervisión constante para verificar que cumplen con los indicadores de calidad y realizan cada año evaluaciones con fines de acreditación.

En 2009 la red analizó más de 150 000 muestras de sangre procedentes de casi 90 000 casos de parálisis fláccida aguda y de otros orígenes. Asimismo, empezó a utilizar un nuevo método para detectar sistemáticamente la presencia de poliovirus de origen vacunal. El método se basa en la reacción en cadena de la polimerasa por retrotranscripción en tiempo real (rRT-PCR), cuyo objetivo son las sustituciones nucleotídicas que tienen lugar en una fase temprana de la emergencia del virus.

Además de la labor de vigilancia, la red de laboratorios lleva a cabo un programa de investigación encaminado a mejorar el diagnóstico de laboratorio.

La red se reúne cada año con el fin de

formular recomendaciones para mejorar el desempeño y la coordinación
determinar las necesidades en materia de investigación y recursos de los laboratorios de la red.

Fuente

Publicado en Artículos Nuevos, Polio, Sabías qué? | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Fibromialgia: la enfermedad más hipersensible

fibro1
Publicado el 31 julio, 2015
La enfermedad más dolorosa, la fibromialgia
Se trata de una enfermedad desconocida pero es una de las más dolorosas que existen, porque quienes la padecen sienten hipersensibilidad en áreas específicas del cuerpo: cuello, hombros, espalda, caderas, brazos y piernas. Los pacientes no necesariamente tienes heridas o externas que los hagan quejarse, pero la condición de la fibromialgia los obliga retorcerse si se llegase a tan solo tocar con un dedo las zonas mencionadas.

Las personas que padecen de fibromialgia no solo están expuestos a la hipersensibilidad de su cuerpo, además tienen: dificultades para dormir, rigidez por la mañana, dolores de cabeza, periodos menstruales sumamente dolorosos, adormecimiento en manos y pies, así como también presentan dificultades para concentrarse o memorizar actividades (a estos lapsos de memoria a veces se les llama “fibroneblina”).

No solo eso, la fibromialgia puede atacar a las personas en una sola ocasión con todos los síntomas anteriormente mencionados, debilitando las fuerzas y voluntad de quienes la padecen.

Se puede tener dos o más afecciones crónicas del dolor al mismo tiempo. Entre estas afecciones están el síndrome de fatiga crónica, la endometriosis, la fibromialgia, la enfermedad inflamatoria del intestino, la cistitis intersticial, la disfunción de la articulación temporomandibular y la vulvodinia. No se sabe si estos trastornos tienen una causa común.

Causas de la fibromialgia

Actualmente no se cuenta con información científica que determine cuáles son las causas de la fibromialgia; sin embargo, se le ha relacionado con situaciones de estrés o traumáticas, lesiones recurrentes en las zonas mencionadas y hasta malestares desatendidos. Sin importar lo anterior, la fibromialgia también puede ocurrir por sí sola.

Algunos científicos creen que el origen de la fibromialgia puede ser genético. Los genes pueden hacer que una persona tenga una fuerte reacción de dolor ante cosas que otras personas no consideran dolorosas.

¿Quién padece de fibromialgia?

Los científicos estiman que la fibromialgia afecta a 5 millones de personas de 18 años de edad o mayores en los Estados Unidos. Entre el 80 y 90 por ciento de las personas a las que les diagnostican fibromialgia son mujeres. Sin embargo, los hombres y los niños también pueden tener el trastorno. La mayoría de los casos se diagnostican a una edad madura.

La fibromialgia es una enfermedad reconocida por todas las organizaciones médicas internacionales y por la OMS desde 1992, clasificada con el código M79.7 de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10 CM en su última revisión) como una enfermedad reumatológica.

El dolor y otros síntomas de esta enfermedad se autoalimentan con el paso del tiempo, lo que hace especialmente importante un diagnóstico precoz. De lo contrario los síntomas son aún más dolorosos e insoportables.

Esta enfermedad se diagnóstica frecuentemente en individuos que padecen ciertas enfermedades como:

Artritis reumatoide.
Lupus eritematoso sistémico (comúnmente llamado lupus).
Espondilitis anquilosante (artritis espinal).
Las mujeres que tienen a un familiar con fibromialgia tienen mayor predisposición a padecer de fibromialgia también.
Tratamiento para la fibromialgia

La fibromialgia puede ser difícil de tratar y no tiene cura. Aunque la enfermedad está reconocida desde hace más de 13 años, no existen los suficientes médicos especialistas para tratar todos los casos de fibromialgia, ya que comúnmente quienes la padecen no suelen encontrar un pronto diagnóstico y terminan visitando a un reumatólogo, médico especializado en la artritis y otras condiciones que afectan las articulaciones o tejidos blandos.

El tratamiento para la fibromialgia a veces requiere que se trabaje en equipo. Este incluye a su médico, un fisioterapeuta y posiblemente otros proveedores de servicios de salud.

La fibromialgia bien atendida no impedirá llevar una vida tranquila, pero las siguientes recomendaciones le ayudarán a sentirse mejor :

Darle seguimiento a las instrucciones médicas (desde la toma de medicina hasta medicina alternativa)
Dormir lo suficiente
Hacer ejercicio
Dieta balanceada
Adaptar el trabajo a sus necesidades (negociar home office si es necesario)
Si quieres saber más sobre el tema puedes consultar la siguiente información sobre las investigaciones que realiza el NIAMS, así como más tratamientos y prevención del trastorno.

La enfermedad más dolorosa, la fibromialgia

Redacción Ciudadanos en Red

Publicado en Artículos Nuevos, Fibromialgia | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Children’s TV pretends disability doesn’t exist

cdf72f0b-144f-4889-bcaf-a799af8db52f-1939x2040

One in 20 children in the UK have a disability but major commercial channels such as Disney and Nickelodeon don’t feature any prominent disabled characters.

Fireman Sam character, Hannah Sparkes is one of the only prominent disabled characters currently on long-running children’s television franchises. Photograph: HIT Entertainment Sponsored by: About this content Tim Smedley Tuesday 28 July 2015 11.50 BST Last modified on Tuesday 28 July 2015 13.00 BST

Fireman Sam and How to Train Your Dragon feature the only disabled characters currently on long-running children’s television franchises.

Other characters crop up here and there – the Disney Channel introduced double-amputee Aussie explorer, Wildlife Will to its Doc McStuffins show, and it featured wheelchair user Johnny McBride (voiced by Shia LaBeouf) in The Proud Family – but both appeared for one episode only.

The BBC has a history of disabled characters, from Grange Hill’s Rachel Burns with cerebral palsy (played by comedian Francesca Martinez), to Balamory’s wheelchair user Penny Pocket. The broadcaster also has its visual impairment show Melody, and sign-language show, Magic Hands.

The public service broadcaster’s remit to “reflect a wide mix of children and presenters in terms of disability, gender and ethnicity”, means inclusivity is expected. What shouldn’t be expected, is the commercial sector’s relative lack of interest.

Camilla Arnold, creative director of Flashing Lights Media, the deaf-led company behind Magic Hands, argues that while the BBC is fulfilling its duties, no other channels are matching this. “[It’s] shocking – we’re in the 21st century! The other channels need to catch up as there’s a definite lack of representation.”

Among the major commercial producers we contacted, the Disney Channel, Zodiak Kids and Nickelodeon do not have a single current children’s show with a prominent disabled character.

FremantleMedia however, (responsible for the likes of The X Factor), does have its comedy series Strange Hill High which is aired on CBBC and includes Samia Speed (witty and in a wheelchair), school caretaker Murdock (with a bionic hand) and hero Mitchell Tanner (living with ADHD).

Getting away from ‘perfection’
But given that one in 20 children in the UK have a disability, this is pretty scant representation.

We need to get away from this idea of ‘perfection’, the handsome prince and beautiful princess Philip Connolly Dr Amy Holdsworth, lecturer in film and television studies at Glasgow University is one of the few academics looking at disability in children’s TV. She says that “gender and ethnicity are very high on the agenda, but disability has always been less visible.” Most representation “still relates to things like Children in Need, the charity ‘poster child’.”

The need for better representation, says Philip Connolly, policy and communications manager at Disability Rights UK, comes from “seeing people like ourselves on-screen.

“It is like an acknowledgement or recognition that we are all human. We need to get away from this idea of ‘perfection’, the handsome prince and beautiful princess – these stories have a powerful grip on the imagination and how children come to see the world.”

For Arnold, seeing a deaf character on Grange Hill was a turning point in her life. “I could relate to her … [It means] children no longer have to solely measure themselves against a non-disabled community because they are properly represented.”

She adds that better representation is also important for exposing non-disabled children to diversity to encourage them to be non-judgmental and encourage interaction.

The fear factor
Jenny Sealey, co-director of the 2012 Paralympics Opening Ceremony and artistic director of sign language theatre company Graeae, agrees that the need for positive role models is “profound and necessary.” She recounts an email from a mother which said that the Fireman Sam character, Hannah Sparkes (who uses a wheelchair), “ helped her to explain to her child about her dad being a wheelchair user.”

Sealey believes there remains a great deal of fear and ignorance around disability. She has been asked by writers and directors keen to embrace diversity to consult on casting and storylines, but due to government cuts in access to work and the independent living fund “producers who hold the purse strings see employing [disabled actor and crew] as a financial risk.”

This could mean that producers are missing out on a commercial opportunity. The BBC’s Mr Tumble helps children with special needs through his use of Makaton (a language programme for individuals who can’t communicate efficiently by speaking). Created by former BBC producer Allan Johnston, Something Special starring Mr Tumble (played by Justin Fletcher) has been Britain’s most popular children’s performer for over a decade, appealing to children of all abilities. While Freemantle Media’s popular Tree Fu Tom series was originally developed by producer Dan Bays to help children with dyspraxia.

However, Connolly has a plea for writer and producers: go beyond wheelchairs. “Only one in seven disabled people are wheelchair users. So it’s important to present disability in all its diversity … [and] for the disabled person to be presented not as the vulnerable member of the band, but as the leader, the person who finds the solutions to challenges the group face. We need more stories like that.”

Publicado en Lo qué te intereza saber, Sabías qué? | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

¿Cómo se diagnostica el dolor?

dolor
No hay manera de decir cuánto dolor tiene una persona. Ninguna prueba puede medir la intensidad del dolor, ningún dispositivo para imágenes puede mostrar el dolor, y ningún instrumento puede ubicar precisamente el dolor. A veces, como es el caso con dolores de cabeza, los médicos encuentran que la mejor ayuda para el diagnóstico es la descripción del paciente del tipo, duración, y ubicación del dolor. Definir el dolor como agudo o sordo, constante o intermitente, quemante o persistente puede dar las mejores pistas para la causa del dolor. Estas descripciones son parte de lo que se llama historia del dolor, tomada por el médico durante el examen preliminar de un paciente con dolor.
Los médicos, sin embargo, tienen un número de tecnologías que usan para encontrar la causa del dolor. Principalmente son:

Los procedimientos electrodiagnósticos comprenden la electromiografía (EMG), estudios de conducción nerviosa y estudios de potenciales evocados. La información de la EMGpuede ayudar a los médicos a saber precisamente qué músculos o nervios están afectados por la debilidad o el dolor. Se insertan agujas finas en los músculos y el médico puede ver o escuchar las señales eléctricas mostradas por la máquina de EMG. En los estudios de conducción nerviosa, el médico usa dos juegos de electrodos (similares a los usados durante un electrocardiograma) que se colocan en la piel sobre los músculos. El primer juego le da al paciente un impulso suave que estimula el nervio que va a ese músculo. El segundo juego de electrodos se usa para hacer un registro de las señales eléctricas del nervio, y de esta información el médico puede determinar si hay daño nervioso. Las pruebas de potenciales evocados también implican dos juegos de electrodos, un juego para estimular un nervio (estos electrodos están unidos a un miembro) y otro juego en el cuero cabelludo para registrar la velocidad de transmisión de la señal nerviosa al cerebro.
La obtención de imágenes, especialmente las imágenes por resonancia magnética o IRM, proporcionan a los médicos imágenes de las estructuras y tejidos del cuerpo. La IRM usa campos magnéticos y radioondas para diferenciar entre tejido sano y enfermo.
Un examen neurológico en el cual el médico examina el movimiento, los reflejos, la sensación, el equilibrio y la coordinación.
Las radiografías producen imágenes de las estructuras del cuerpo, como huesos y articulaciones.

¿Cómo se trata el dolor?
La meta del manejo del dolor es mejorar la función, permitiendo que los individuos trabajen, vayan a la escuela, o participen de otras actividades diarias. Los pacientes y sus médicos tienen un número de opciones para el tratamiento del dolor; algunos más eficaces que otros. A veces, la relajación y el uso de imágenes como distracción proporcionan alivio. Estos métodos pueden ser poderosos y eficaces, según quienes recomiendan su uso. Cualquiera sea el régimen de tratamiento, es importante recordar que el dolor es tratable. Los siguientes tratamientos están entre los más comunes.
Acetaminofén es el ingrediente básico encontrado en Tylenol® y sus numerosos equivalentes genéricos. Se vende sin receta, en una preparación con concentración de prescripción, y combinada con codeína (también con receta).

La acupuntura data de hace 2,500 años e implica la aplicación de agujas en puntos precisos del cuerpo. Es parte de una categoría general de curación llamada China tradicional o medicina Oriental. La acupuntura sigue siendo polémica pero es bastante popular y algún día podría probarse que es útil para una variedad de afecciones mientras continúa siendo explorada por médicos, pacientes e investigadores.
Los analgésicos pertenecen a la clase de medicamentos que comprenden la mayoría de los analgésicos, como aspirina, acetaminofén e ibuprofén. La palabra analgésico deriva del Griego antiguo y significa reducir o detener el dolor. Los analgésicos sin receta o de venta libre generalmente se usan para dolor leve a moderado. Los analgésicos recetados, vendidos en una farmacia bajo la indicación de un médico, se usan más para el dolor moderado a intenso.

Los anticonvulsivos se usan para el tratamiento de los trastornos convulsivos pero a veces también se recetan para el tratamiento del dolor. La carbamazepina en particular se usa para tratar un número de afecciones dolorosas, incluida la neuralgia del trigémino. Otro medicamento antiepiléptico, la gabapentina, está siendo estudiado por sus propiedades analgésicas, especialmente en el tratamiento del dolor neuropático.
Los antidepresivos a veces se usan para el tratamiento del dolor y junto con los neurolépticos y el litio, pertenecen a una categoría de medicamentos llamados psicotrópicos. Además, los ansiolíticos llamados benzodiazepinas también funcionan como relajantes musculares y a veces se usan como analgésicos. Generalmente los médicos intentan tratar la afección con analgésicos antes de recetar estos medicamentos.
Los medicamentos antimigrañosos comprenden los triptanos- sumatriptán (Imitrex®), naratriptán (Amerge®) y zolmitriptán (Zomig®)—y se usan específicamente para las migrañas. Pueden tener efectos secundarios serios en algunas personas y por ello, al igual que con todos los medicamentos recetados, deben usarse solamente bajo la vigilancia de un médico.

La aspirina probablemente es el analgésico más ampliamente usado y se vende sin receta desde 1905 como tratamiento para la fiebre, dolor de cabeza y dolor muscular.
La biorretroalimentación se usa para el tratamiento de muchos problemas comunes de dolor, más notablemente el dolor de cabeza y de espalda. Usando una máquina electrónica especial, el paciente es entrenado para darse cuenta, seguir y obtener control de ciertas funciones corporales, como la tensión muscular, la frecuencia cardíaca y la temperatura de la piel. El individuo puede entonces aprender a efectuar un cambio en sus respuestas al dolor, por ejemplo, usando técnicas de relajación. La biorretroalimentación a menudo se usa en combinación con otros métodos de tratamiento, generalmente sin efectos secundarios. Similarmente, el uso de técnicas de relajación en el tratamiento del dolor puede aumentar la sensación de bienestar del paciente.
La capsaicina es una sustancia química encontrada en los ajíes picantes que también es un ingrediente principal de cremas analgésicas (ver Ajíes picantes, capsaicina y dolor en el Apéndice).

La quimionucleólisis es un tratamiento en el cual una enzima, la quimiopapaína, se inyecta directamente dentro de un disco lumbar herniado (ver Fundamentos espinales en el Apéndice) como medida para disolver el material alrededor del disco, reduciendo así la presión y el dolor. El uso del procedimiento es extremadamente limitado, en parte debido a que algunos pacientes pueden tener una reacción alérgica con riesgo de vida a la quimiopapaína.

La quiropraxia es la manipulación manual de la columna, generalmente para el alivio del dolor de espalda, y es una opción de tratamiento que continúa creciendo en popularidad entre muchas personas que simplemente buscan alivio de sus trastornos de la espalda. Sin embargo, ha tenido sus controversias. El uso de la quiropraxia como tratamiento para el dolor de espalda está en su mayoría limitado a un grupo selecto de individuos con dolor de espalda agudo, bajo y no complicado que puede tener alivio debido al componente de masaje de la terapia.

La terapia cognitiva-conductual involucra una amplia gama de habilidades de afrontamiento y métodos de relajación para ayudar a prepararse y afrontar el dolor. Se usa para el dolor postoperatorio, el dolor del cáncer y del alumbramiento.
El asesoramiento puede darle a un paciente con dolor el apoyo necesario, ya sea que derive de asesoramiento familiar, grupal o individual. Los grupos de apoyo pueden proporcionar un agregado importante al tratamiento medicamentoso o quirúrgico. El tratamiento psicológico también puede ayudar a los pacientes a aprender sobre los cambios psicológicos producidos por el dolor.

Los inhibidores de COX-2 pueden ser eficaces para individuos con artritis. Durante muchos años, los científicos han querido desarrollar un medicamento que funcione tan bien como la morfina sin sus efectos secundarios negativos. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) funcionan bloqueando dos enzimas, la ciclooxigenasa-1 y la ciclooxigenasa-2, las cuales promueven la producción de las hormonas llamadas prostaglandinas, las cuales a su vez causan inflamación, fiebre y dolor. Los inhibidores de COX-2 más nuevos principalmente bloquean la ciclooxigenasa-2 y tienen menos posibilidades de tener los efectos secundarios gastrointestinales producidos por los AINE.

En 1999, la Administración de Alimentos y Medicamentos aprobó un inhibidor de COX-2, celecoxib, para el uso en casos de dolor crónico. Los efectos a largo plazo de todos los inhibidores de COX-2 aún se están evaluando, especialmente frente a la nueva información que sugiere que estos medicamentos pueden aumentar el riesgo de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular. Los pacientes que toman cualquiera de los inhibidores de COX-2 deben revisar su tratamiento medicamentoso con sus médicos.
La estimulación eléctrica, como la estimulación eléctrica transcutánea (TENS, siglas en inglés), la estimulación nerviosa eléctrica implantada y la estimulación cerebral o de la médula espinal profunda, es la extensión moderna de prácticas antiguas en las cuales los nervios de músculos se someten a una variedad de estímulos, como el calor o el masaje. La estimulación eléctrica, sin importar la forma, involucra un procedimiento quirúrgico importante y no es para todo el mundo, ni es eficaz en un 100 por ciento. Las siguientes técnicas requieren equipo especializado y personal entrenado en el procedimiento específico a usarse:

TENS usa pulsos eléctricos pequeños, enviados por la piel a fibras nerviosas, para causar cambios en los músculos, como entumecimiento o contracciones. Esto a su vez produce alivio temporal del dolor. También hay evidencia de que TENS puede activar subgrupos de fibras nerviosas periféricas que pueden bloquear la transmisión del dolor en el nivel de la médula espinal, de manera similar a sacudir la mano para reducir el dolor.
La estimulación nerviosa periférica usa electrodos colocados quirúrgicamente sobre un área cuidadosamente escogida del cuerpo. El paciente es capaz de enviar una corriente eléctrica según sea necesario al área afectada usando una antena y un transmisor.
La estimulación de la médula espinal usa electrodos insertados quirúrgicamente dentro del espacio epidural de la médula espinal. El paciente es capaz de enviar un pulso de electricidad a la médula espinal usando un pequeño receptor parecido a una caja y una antena pegada a la piel.

La estimulación cerebral profunda o intracerebral se considera un tratamiento extremo e involucra la estimulación quirúrgica del cerebro, generalmente el tálamo. Se usa en un número limitado de afecciones, incluso el dolor intenso, el síndrome de dolor central, el dolor del cáncer, el dolor del miembro amputado y otros dolores neuropáticos.
El ejercicio ha pasado a ser indicado como parte de los regímenes de tratamiento de algunos médicos para los pacientes con dolor. Debido a que existe un enlace conocido entre muchos tipos de dolor crónico y músculos débiles y tensos, el ejercicio, aún el liviano a moderado como caminar o nadar, puede contribuir a un sentido general de bienestar mejorando el flujo sanguíneo y de oxígeno a los músculos. Así como sabemos que el estrés contribuye al dolor, también sabemos que el ejercicio, el sueño y la relajación pueden ayudar a reducir el estrés, ayudando así a aliviar el dolor. Se ha demostrado que el ejercicio ayuda a muchas personas con dolor lumbar. Es importante, sin embargo, que los pacientes sigan cuidadosamente la rutina establecida por sus médicos.

La hipnosis, aprobada por primera vez para el uso médico por la Asociación Médica Americana en 1958, continúa creciendo en popularidad, especialmente como un agregado a los analgésicos. En general, la hipnosis se usa para controlar la función o respuesta física, o sea, la cantidad de dolor que un individuo puede soportar. No se entiende completamente cómo funciona la hipnosis. Algunos creen que la hipnosis envía al paciente a un estado de trance, mientras otros sienten que el individuo simplemente es más capaz de concentrarse y relajarse o responde mejor a la sugestión. La hipnosis puede aliviar el dolor actuando sobre las sustancias químicas del sistema nervioso retrasando los impulsos. Cómo y si la hipnosis funciona implica mayor entendimiento e investigación dentro de los mecanismos esenciales de la conciencia humana.
Ibuprofén es un miembro de la familia de analgésicos de la aspirina, los llamados medicamentos antiinflamatorios no esteroides (ver abajo). Se vende sin receta y también se presenta en preparaciones recetadas más fuertes.
Los láseres de bajo poder han sido usados ocasionalmente por algunos fisioterapeutas como tratamiento del dolor, pero como muchos otros tratamientos, este método es polémico.

Los imanes son cada vez más populares entre los atletas que creen en su eficacia para controlar el dolor relacionado con los deportes y otras afecciones dolorosas. Generalmente usados como collares o relojes de pulsera, el uso de imanes como tratamiento se remonta a los antiguos Egipcios y Griegos. Aunque a menudo es descartado como curandería y seudociencia por los escépticos, los proponentes ofrecen la teoría de que los imanes pueden efectuar cambios en las células o la química corporal, produciendo así alivio del dolor.

Narcóticos (ver Opiáceos abajo).
Los bloqueos nerviosos emplean el uso de medicamentos, agentes químicos, o técnicas quirúrgicas para interrumpir la transmisión de mensajes de dolor entre áreas específicas del cuerpo y el cerebro. Existen muchos nombres diferentes para el procedimiento, dependiendo de la técnica o agente usado. Los tipos de bloqueos nerviosos comprenden la neurectomía; rizotomía del trigémino, craneal y espinal dorsal y la simpatectomía, también llamada bloqueo simpático (ver Bloqueos nerviosos en el Apéndice).
Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) (como la aspirina y el ibuprofén) se indican ampliamente y a veces se llaman analgésicos no narcóticos o no opiáceos. Funcionan reduciendo las respuestas inflamatorias en los tejidos. Muchos de estos medicamentos irritan el estómago y por esa razón generalmente se toman con alimentos. Aunque el acetaminofén pueda tener efectos antiinflamatorios, generalmente se lo distingue de los AINE tradicionales.

Los opiáceos derivan de la planta de amapola y se encuentran entre las drogas más antiguas conocidas por la humanidad. Comprenden la codeína y tal vez el narcótico mejor conocido de todos, la morfina. La morfina puede administrarse en una variedad de formas, incluso una bomba para autoadministración del paciente. Los opiáceos tienen un efecto narcótico, o sea que inducen la sedación al igual que el alivio del dolor; algunos pacientes pueden tener una dependencia física a ellos. Por esas razones, los pacientes que reciben opiáceos deben monitorizarse cuidadosamente; en algunos casos pueden recetarse estimulantes para contrarrestar los efectos secundarios sedantes. Además de los mareos, otros efectos secundarios comunes son estreñimiento, náuseas y vómitos.

La fisioterapia y la rehabilitación se remontan a la práctica antigua de usar técnicas y métodos físicos, como calor, frío, ejercicio, masajes y manipulación en el tratamiento de ciertas afecciones. Éstos pueden aplicarse para aumentar la función, controlar el dolor y acelerar al paciente hacia una recuperación completa.
Los placebos ofrecen a algunos individuos alivio del dolor aunque cómo o si tienen un efecto es un misterio y algo polémico. Los placebos son sustancias inactivas, como las píldoras de azúcar, o los procedimientos inofensivos, como inyecciones salinas o cirugías falsas, generalmente usadas en estudios clínicos como factores de control para ayudar a determinar la eficacia de tratamientos activos. Aunque los placebos no tienen un efecto directo sobre las causas subyacentes del dolor, la evidencia de los estudios clínicos sugiere que muchas afecciones dolorosas como la migraña, el dolor de espalda, el dolor posquirúrgico, la artritis reumatoide, la angina, y la depresión a veces responden bien a ellos. Esta respuesta positiva se conoce como efecto placebo, que se define como el cambio observable o mensurable que puede producirse en los pacientes después de la administración de un placebo. Algunos expertos creen que el efecto es psicológico y que los placebos funcionan porque los pacientes creen o esperan que éstos funcionen. Otros dicen que los placebos alivian el dolor estimulando los analgésicos propios del cerebro y poniendo en movimiento las fuerzas de autocuración del cuerpo. Una tercera teoría sugiere que la acción de tomar placebos alivia el estrés y la ansiedad, los que se sabe que agravan algunas afecciones dolorosas y que hacen que los pacientes se sientan mejor. Aún así, los placebos se consideran polémicos debido a que por definición son inactivos y no tienen valor curativo real.

R.I.C.E.–Reposo, Ice (Hielo), Compresión y Elevación–son cuatro componentes indicados por muchos ortopedistas, entrenadores, enfermeras y otros profesionales para afecciones musculares y articulares temporarias, como esguinces y torceduras. Aunque muchos problemas ortopédicos comunes pueden controlarse con estos cuatro pasos simples, especialmente cuando se combinan con analgésicos de venta libre, las afecciones más serias pueden requerir cirugía o fisioterapia, incluso el ejercicio, el movimiento articular o la manipulación, y la estimulación de los músculos.
La cirugía, aunque no siempre sea una opción, puede ser necesaria para aliviar el dolor, especialmente el causado por problemas de la espalda o lesiones musculoesqueléticas serias. La cirugía puede ser un bloqueo nervioso (ver Bloqueos nerviosos en el Apéndice) o puede implicar una operación para aliviar el dolor de un disco herniado. Los procedimientos quirúrgicos para problemas de la espalda son la discectomía o, cuando se usan técnicas microquirúrgicas, la microdiscectomía, en la que se extirpa todo el disco; la laminectomía, un procedimiento en el que el cirujano extirpa solamente un fragmento de disco, obteniendo el acceso a través de la porción arqueada de una vértebra; y la fusión vertebral, un procedimiento donde se extirpa el disco entero y se reemplaza con un injerto óseo. En una fusión vertebral, las dos vértebras se funden juntas. Aunque la operación puede hacer que la columna se agarrote, perdiendo algo de flexibilidad, el procedimiento sirve un propósito crítico: la protección de la columna vertebral.

Otras operaciones para el dolor comprenden la rizotomía, donde se corta un nervio cerca de la médula espinal y la cordotomía, donde se cortan haces de nervios dentro de la médula espinal. La cordotomía generalmente se usa solamente para el dolor del cáncer terminal que no responde a otras terapias. Otra operación para el dolor es la zona de entrada de la raíz dorsal, donde las neuronas espinales que corresponden al dolor del paciente se destruyen quirúrgicamente. Debido a que la cirugía puede causar la formación de tejido cicatrizal que puede presentar problemas adicionales, se aconseja a los pacientes que busquen una segunda opinión antes de proceder. Ocasionalmente, la cirugía se lleva a cabo con electrodos que dañan selectivamente las neuronas en un área específica del cerebro. Estos procedimientos raramente producen un alivio del dolor a largo plazo, pero tanto el médico como el paciente podrían decidir que el procedimiento quirúrgico será lo suficientemente eficaz como para justificar el gasto y el riesgo. En algunos casos, los resultados de una operación son notables. Por ejemplo, muchos individuos que sufren de neuralgia del trigémino que no responde al tratamiento medicamentoso han tenido gran éxito con un procedimiento llamado descompresión microvascular, donde pequeños vasos sanguíneos se separan quirúrgicamente de los nervios circundantes.

Publicado en Artículos Nuevos, Lo qué te intereza saber, Sabías qué? | Etiquetado , , | Deja un comentario