México no es un país incluyente para discapacitados

631_b

“Si queremos que haya una integridad educativa y social, primero tenemos que concientizar a los tomadores de decisiones para que elaboren normas y las apliquen, porque lo que ocurre es que existen leyes muy bonitas pero no son puestas en práctica”, explicó Jorge Solache. En la imagen lo acompaña Patricia Brogna. (Foto: Myriam Vidal).

El propio INEGI no considera en sus censos a personas con discapacidades múltiples y solo cuentan con categorías de discapacidades individuales.

Boletín de Prensa No.631
Ciudad de México, 30 de octubre de 2016

Cuando el mundo no es un lugar inclusivo, tener una discapacidad no es sencillo; muchas de las acciones cotidianas más comunes como leer, transitar por la calle, trabajar o estudiar se pueden convertir en un verdadero desafío, y esto empeora cuando la persona tiene más de una.

El viernes pasado, el Museo de Ciencias Universum se convirtió en un espacio de diálogo al recibir al Seminario Permanente sobre Discapacidad, en el que personas que han padecido discapacidades múltiples o que trabajan en la mejora de las condiciones para quienes las padecen, reflexionaron sobre el tema y del trayecto que aún falta por recorrer.

México no ha llegado aún a convertirse en un país inclusivo con los discapacitados, de hecho, si bien existen algunos casos de éxito como Eneida Rendón, quien aprendió a tocar el piano en condición de sordo-ceguera, o Jorge Solache, quien se encuentra terminando una carrera universitaria sin poder ver y caminar bien, lo cierto es que existen muchos casos más de personas que ya sea por falta de recursos, leyes y una cultura general de inclusión, son discriminadas día con día.

“Las personas con discapacidad múltiple no tienen la misma oportunidad de acceso a derechos planteados en la constitución, y esto provoca que no puedan desarrollarse. Si queremos que haya una integridad educativa y social, primero tenemos que concientizar a los tomadores de decisiones para que creen normas y las apliquen, porque lo que ocurre es que existen leyes muy bonitas pero no son puestas en práctica”, explicó Solache, alumno de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Solache reflexionó sobre cómo hasta el momento no ha existido una política integral que proteja a las personas con discapacidad múltiple, de la misma forma en que el diseño de construcciones y espacios públicos no siempre es integral e inclusivo para que cualquier persona pueda tener acceso a ellos, y lo mismo pasa con los libros y contenidos culturales, ya que pocas veces están digitalizados o traducidos al sistema Braille.

Muchas veces, la única razón por la cual personas discapacitadas logran terminar sus estudios es con el apoyo de traductores, profesores, amigos y familiares, y todo tras una lucha constante por concientizar a las escuelas y lugares laborales que sí hay formas de incluirlos en sus espacios. La misma UNAM cuenta con el Comité de Atención a las Personas con Discapacidad (CADUNAM), pero los avances deben de realizarse en colaboración con todas sus facultas y centros, y no solo con el trabajo de un organismo individual.

Eneida Rendón, famosa por haber aprendido a tocar el piano en su calidad de sordo-ciega y por todo el trabajo de concientización que realiza día con día, analizó algo similar cuando explicó que el mismo Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) no toma en cuenta en sus censos a personas con discapacidades múltiples y solo cuentan con categorías de discapacidades individuales.

La historia de Jorge y Eneida suenan como de cuento de hadas, y no deberían de serlo, sobre todo cuando ya hay tantas posibilidades tecnológicas al alcance de todos, pero el problema no se reduce solo a la falta de medios o recursos, sino a la mentalidad de las personas que siguen creyendo que una discapacidad limita y no se puede superar.

Por lo mismo, Eneida colabora con la asociación civil Segunda Mirada en un pequeño esfuerzo por concientizar a los niños en general, con talleres y charlas sobre este tipo de temas.

“Queremos que los niños aprendan desde pequeños que una discapacidad enriquece a la diversidad y que lo vean de la manera más normal”, comentó Eneida.México afianza el camino hacia la Universalización de la Salud

El seminario fue moderado por Patricia Brogna, investigadora del Programa Universitario de Derechos Humanos de la UNAM y finalizó con la participación de Salvador Alavés, coordinador del Centro Educativo de Integración Social de la Asociación Pro Personas con Parálisis Cerebral, quien concluyó que por mucho que quisiéramos tener a toda la población con discapacidad integrada de manera social, educativa y laboral, aún hay mucho camino por recorrer en este terreno.

Myriam Vidal

DGDC-UNAM

Esta entrada fue publicada en Artículos Nuevos, Lo qué te intereza saber, Sabías qué? y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Gracias por tu comentario APPLAC-

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s