En las sesiones desmitificaban los tópicos y falsas ideas sobre la Poliomielitis

14072257880599Las reuniones con clérigos musulmanes han aumentado la conciencia sobre la vacunación

En las sesiones de desmitificaban los tópicos y falsas ideas sobre la poliomielitis

Niño siendo pesado Un niño que está siendo pesado en un un centro en Chagoua (NDjamena, Chad) EL MUNDO  LAURA TARDÓNMadrid Actualizado: 06/08/2014 03:15 horas

El papel de los clérigos musulmanes podría tener un impacto considerable en las campañas de vacunación de la poliomelitis. Así lo atestigua un estudio piloto realizado en Gezawa, en el norte Nigeria -una región de mayoría musulmana-, uno de los tres países, junto con Afganistán y Pakistán, donde esta enfermedad sigue siendo endémica.

El problema en estas zonas del mundo son los conflictos armados y la fuerte oposición de los grupos religiosos radicales, quienes se han encargado desde hace años de impedir la distribución de la vacuna, el único método eficaz de prevenir la infección en los niños. Tanto es así, que varios sanitarios de la Organización Mundial de la Salud (OMS), locales y extranjeros, han sido asesinados en los últimos tiempos por los talibán, que consideran la vacuna una estrategia de Occidente para esterilizar a los musulmanes.

Hace una década, las principales barreras para la erradicación de la polio en Nigeria eran los “inadecuados fondos, la escasa cobertura de vacunación, la pobre supervisión y la ruptura de las cadenas de frío [para la conservación de las humanizaciones]”, exponen los autores en el artículo donde describen la experiencia con los clérigos musulmanes, y que acaba de publicar la revista PLOS Medicine

Después, se sumaron a esta lista otros motivos religiosos y sobre la seguridad y efectos secundarios de la vacuna, que hoy son los principales obstáculos en las campañas de vacunación en el norte de Nigeria -de mayoría musulmana-. Empezando por “la teoría (irreal, descartada por numerosas investigaciones) de que el origen del sida se encontraba en la contaminación de la vacuna oral de la polio, la existencia de sustancias contaminantes y carcinógenas en la inmunización y su efecto esterilizante”. Falsas informaciones que llevaron a detener en el norte de Nigeria el programa de vacunación entre 2003 y 2004. Todavía hoy, el número de niños que nunca se ha vacunado sigue siendo muy alto. “La infección emergió de nuevo en 20 países en los que el virus de la polio ya se había erradicado previamente”, denuncia el estudio.

A partir de 2004 se reanudaron los intentos de controlar la infección. El presidente nigeriano por aquel entonces asistió personalmente a la campaña iniciada en la localidad de Kano, una de las regiones -situada en el norte de Nigeria- más afectadas por la polio debido precisamente a la negativa de los clérigos locales a administrar la vacuna.

En 2008 se puso en marcha un estudio piloto en esta localidad, coordinado por la Agencia Nacional de Desarrollo de la Atención de la Salud Primaria (responsable del desarrollo de políticas sanitarias en Nigeria). El objetivo era conseguir la implicación precisamente de los imanes, con la ayuda de personalidades como Sultan Sokoto, líder en Nigeria de la comunidad espiritual islámica Califato de Sokoto y con una gran influencia en los musulmanes de la región. “El apoyo de Sultán fue un gran apoyo”, señala Sani-Gwarzo Nasir, del Ministerio Federal de Salud de Nigeria y uno de los autores del artículo.

Un equipo de expertos (principalmente científicos musulmanes), seleccionados por la Agencia Nacional de Desarrollo de la Atención de la Salud Primaria, y bajo el liderazgo del propio Sultán de Sokoto, empezaron a formar grupos de trabajo con clérigos musulmanes de diferentes comunidades. Les invitaban a sesiones informativas a las que “algunos acudían por su propio curiosidad y otros para ofrecernos sus puntos de vista”, aclara Nasir.

Estas sesiones semanales se celebraron durante dos meses y medio. En ellas, se desmitificaban los tópicos de la poliomelitis y falsas ideas de la vacuna y se explicaba mediante infografía cómo actúa el virus y cómo se transmite, los síntomas y las complicaciones (principalmente parálisis e incluso la muerte). A través de grabaciones de vídeo, los asistentes tuvieron la ocasión de escuchar entrevistas con supervivientes que contaban sus experiencias y hablaban de las deformidades que la polio les causó. También hablaban sanitarios sobre la importancia de la prevención y la vacuna para el control de esta enfermedad.

Al final de este ‘entrenamiento formativo’, “la mayoría de los imanes fueron receptivos a la idea de sumarse al programa de vacunación para la erradicación de la polio, con un sincero agradecimiento y un sentido de la urgencia de la situación”, según cuentan los autores en su artículo sobre salud y acción.

Se trata de una campaña de coalición que necesita la implicación no sólo de los líderes religiosos locales, también de maestros de escuelas islámicas, médicos, periodistas y supervivientes de la polio. Con la colaboración de todos estos agentes, de junio a julio de 2013, entre más de 3.256 hogares que se negaban a vacunarse, con la visita de los clérigos musulmanes, se consiguió vacunar a más de 7.825 niños. Por primera vez, asegura Nasir, “algunos estados del norte de Nigeria están libres de polio y otros están considerando promover leyes para cumplir con una rutina de vacunación”.

En definitiva, concluyen los autores, esta campaña demuestra que personalidades como Sultán de Sokoto pueden conseguir que los clérigos musulmanes cambien su visión del problema hasta el punto de conseguir que los padres acepten la vacuna y tengan a sus hijos inmunizados. “La concienciación sobre la vacuna tendrá un impacto tremendo en la erradicación de la polio en Nigeria”, agrega Nasir. No obstante, “no hay que olvidar que la sostenibilidad de estos esfuerzos sigue siendo el mayor desafío para dicho objetivo”.

Esta entrada fue publicada en Lo qué te intereza saber, Polio. Guarda el enlace permanente.