La Poliomielitis Un Virus Maldito

Poliomielitis…
El Heraldo de Tabasco
2 de marzo de 2014

Ing. M. Ángel Córdova L.*

Rendido por la cascarita de fútbol en que había participado con sus primos, Paco disfrutaba de un sueño reparador aquella tarde de julio de 1955. Lo que el pequeño no imaginaba, a sus escasos tres añitos, es que ésa había sido una de las últimas veces que podría disfrutar la agradable experiencia de correr tras un balón. Un año más tarde, era parte de los 9 mil 420 casos registrados en México de una terrible enfermedad: ¡la poliomielitis!La “polio” como se le conoce popularmente, es una enfermedad muy contagiosa, producida por tres tipos de virus (poliovirus), reconocidos, principalmente, por atacar el sistema nervioso y provocar parálisis, aunque la mayoría de las personas infectadas no presentan síntomas (infección inaparente) y algunas muestran efectos muy leves. Dentro de lo malo, lo bueno es que, estadísticamente, sólo el 2 por ciento de los pacientes infectados desarrolla una enfermedad paralítica.

Un poco de historia

La historia de la poliomielitis no es nueva; se le conoce hace más de 3 mil 500 años. Una estela egipcia fechada entre el año 1580 y 1350 antes de Cristo, muestra un sacerdote con una pierna atrofiada, probablemente debido a la poliomielitis, y constituye el registro más antiguo de la enfermedad.

En 1909, los médicos austriacos Landsteiner y Popper establecieron que la poliomielitis era una enfermedad contagiosa propagada por un virus, al que descubrieron gracias al microscopio, y que la infección inicial confiere inmunidad contra la enfermedad. Esto hizo pensar en la posibilidad de preparar una vacuna.

Seis años más tarde, miles de personas tuvieron que escapar de Nueva York, cuando la ciudad sufrió una de las peores epidemias de poliomielitis (paralizó a 27 mil personas y mató a 9 mil).Y como es un padecimiento bastante democrático, no respetó ni siquiera a Franklin Delano Roosevelt, quien contrajo la polio en 1921, a los 39 años; más tarde sería Presidente de los Estados Unidos.

En 1927 inauguró un centro de rehabilitación para la polio en Warm Springs, Georgia. La parálisis de Roosevelt era muy conocida, pero los medios de comunicación respetaron su petición, debido a motivos políticos, de no mostrarlo nunca en una silla de ruedas o con sus aparatos ortopédicos.

Fue hasta 1954 cuando se puso a prueba entre la población la primera vacuna contra la poliomielitis, creada por el virólogo estadounidense Jonas Edward Salk.(1914-1995) Denominada vacuna antipoliomielítica inactiva y basada en una cepa muerta del virus, tuvo una extraordinaria acogida en los países afectados por la epidemia.

Ese mismo año, tres científicos estadounidenses ganaron el Premio Nobel de Medicina, por su descubrimiento de que la poliomielitis puede desarrollarse en varios tipos de tejidos. Esto abrió el camino para la fabricación masiva de la vacuna.

En 1956, se aplicaron en México las primeras dosis de la vacuna del Dr. Salk.

En 1957, un investigador polaco-estadounidense, el Dr. Albert Bruce Sabin (1906-1993), desarrolló la vacuna antipoliomielítica oral, que hoy lleva su nombre, derivada de un virus vivo debilitado.

En 1962, en México se aplicaron las primeras dosis de la vacuna polivalente del Dr. Sabin, que se convirtió en la punta de lanza en la lucha por la erradicación de la poliomielitis del territorio nacional.

A mediados de los 60, la vacuna oral Sabin había sustituido ya a la del Dr. Salk, debido a que proporciona inmunidad completa, es más fácil de aplicar y su elaboración es más económica.

En 1988, la vacuna oral polivalente Sabin era ya la preferida en todo el mundo para la erradicación de la enfermedad. Ese mismo año, los países miembros de la Asamblea Mundial de la Salud presentaron la Iniciativa Mundial para la erradicación de la Poliomielitis, bajo la dirección de la OMS, la UNICEF y el Club Rotario Internacional.

En 1994, se declaró a América como el primer continente libre de la enfermedad; le siguen, y en 1995, china, el país más poblado del mundo, ya no registró nuevos casos. La región Pacífico Oeste quedó libre en el año 2000, y Europa en 2002.

Desde febrero de 2012, sólo tres países: Pakistán, Afganistán y Nigeria, se mantienen como endémicos de la poliomielitis, mientras que en el Chad y la República Democrática del Congo, se ha restablecido la transmisión de poliovirus salvaje.

Gracias al esfuerzo generalizado, el número de nuevos casos ha descendido a menos de mil al año en todo el mundo.

La poliomielitis en México

Desde la implementación de las estrategias globales de erradicación, la incidencia de parálisis poliomielítica ha disminuido dramáticamente en nuestro país. Cuatro estrategias han contribuido notablemente para ello: 1) Altas coberturas de inmunización con vacuna oral Sabin; 2) Inmunización suplementaria durante los Días Nacionales de Vacunación; 3) Vigilancia epidemiológica efectiva en casos de parálisis flácida aguda; y 4) Bloqueos vacunales en zonas de alto riesgo.

Como resultado, de ello, el último caso confirmado de poliomielitis se registró el 18 de octubre de 1990, en el Municipio de Tomatlán, Jalisco. De ahí que cuatro años después, la Organización Panamericana de la Salud certificó la total erradicación de la poliomielitis en territorio nacional.

Son ya cerca de 25 años libres de la terrible enfermedad, pero no por ello se baja la guardia, y periódicamente se llevan a cabo campañas de vacunación, como la que Usted quizá tuvo la oportunidad de comprobar el pasado fin de semana.

Conclusión

Si bien es cierto que hoy por hoy México está libre de poliomielitis, debido al éxito de las estrategias implementadas, es esencial mantener una vigilancia epidemiológica de calidad, así como coberturas vacunales elevadas. Igualmente importante es vigilar el desempeño de estos dos indicadores a nivel estatal y jurisdiccional, para evitar el riesgo de circulación de poliovirus salvaje 

Por último, es fundamental la integración y colaboración de todos los sistemas nacionales de vigilancia epidemiológica, inmunización y red de laboratorios, para integrar la información que permita tomar decisiones oportunas encaminadas a la prevención de nuevos casos de poliomielitis en México.

*Divulgador Científico Independiente

Esta entrada fue publicada en Polio y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Gracias por tu comentario APPLAC-

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s