Neurontin ha sido promocionado a través de Internet como “el mejor medicamento para el síndrome post-polio”

Neurontin ha sido promocionado a través de Internet como “el mejor medicamento para el síndrome post-polio”, que es una exageración, si no es una idea errónea. Dra. Perlman examina la droga, también conocida como la gabapentina.
La gabapentina (Neurontin de marca) parece ser el “Prozac nuevo”. Fue en la lista 2001 de los medicamentos con receta dispensados 50 mejores en las farmacias.Desde su lanzamiento en 1993 para el tratamiento de crisis parciales en niños y adultos con epilepsia, la gabapentina también ha sido estudiado para su uso en muchas causas diferentes de dolor (distrofia simpática refleja, neuropatía diabética, la neuropatía de la quimioterapia, el síndrome de Guillain-Barré, síndrome de piernas inquietas y el dolor neuropático otra, dolores musculares y articulares). Estudios más pequeños han llevado a cabo para las migrañas, temblores, ciertos trastornos musculares de la persona rígida síndrome de Down), ciertos problemas de movimiento de los ojos (nistagmo), enfermedad maníaco-depresiva (trastorno bipolar), esquizofrenia, abuso de sustancias e incluso para los problemas de mantenimiento del sueño, y en la perimenopausia los sofocos.

Una búsqueda de los rendimientos de la literatura médica más de 1.000 referencias a sus usos en la terapia, aunque la FDA ha aprobado hasta el momento sólo para los ataques epilépticos y, en mayo de 2002, para la neuralgia post-herpética (herpes zóster). Una revisión reciente de su uso en dolor neuropático sugiere que se puede iniciar y el aumento de más de una semana más o menos a las dosis eficaces en el 1.800-3.600 mg por día (rango más bajo en personas con enfermedad renal), con una excelente reducción del dolor y la mejora de la calidad de vida, estado de ánimo y el sueño 1

Esta amplitud de uso de gabapentina se debe en parte a su mecanismo de acción.Los canales de calcio (“dependiente de voltaje”) son importantes en el crecimiento de las células nerviosas, los nervios los niveles de actividad celular y la muerte de células nerviosas y se han encontrado para ser alterado en modelos animales de neuropático dolor.2 gabapentina parece ayudar a corregir esta situación.
Debido a la participación de estos canales en la salud de las células nerviosas, la gabapentina ha sido probado también por su capacidad para proteger los nervios en el animals3 y en personas con enfermedad de Lou Gehrig, 4, pero no fue encontrado para ser útil.
La popularidad que la gabapentina ha alcanzado ciertamente se refiere a su eficacia general para diversas enfermedades neurológicas, incluyendo el dolor, sino también a sus efectos secundarios modestos. Los efectos adversos comunes (sensación de mareo o desequilibrio, la fatiga y somnolencia) son generalmente de leve a moderada, pero se producen poco después de comenzar la droga, no parecen empeorar con dosis más altas, y con frecuencia desaparecen después del primer mes. La gabapentina no interactúa con otros medicamentos (aunque no debe ser tomado al mismo tiempo, como ciertos antiácidos, como Melox), y sólo rara vez causa reacciones alérgicas.
Los sobrevivientes de polio, experimentando el dolor de las áreas nerviosas o musculares, piernas inquietas o alteración del sueño debido a estos factores, se pueden recomendar para tratar de gabapentina por su médico, como un “off-label” utilizar el apoyo de los diversos estudios publicados en la literatura médica. Sin embargo, los efectos secundarios comunes de la fatiga o el desequilibrio puede no ser bien tolerada por una persona de post-polio que ya tiene problemas con bajos niveles de energía de tiempo de día y de la movilidad en declive. A partir de las dosis más bajas y el aumento más lento el paso del tiempo puede minimizar estos efectos indeseables.

Neurontin has been touted on the Internet as “the best medication for post-polio syndrome,” which is an overstatement, if not an erroneous one. Dr. Perlman examines the drug, aka gabapentin.

Gabapentin (brand name Neurontin) appears to be the “new Prozac.” It was on the 2001 list of the top 50 prescription medications dispensed in pharmacies. Since its release in 1993 for the treatment of partial seizures in children and adults with epilepsy, gabapentin has also been studied for use in many different causes of pain (reflex sympathetic dystrophy, diabetic neuropathy, neuropathy from chemotherapy, Guillain-Barré syndrome, restless legs and other neuropathic pain, muscle and joint pain). Smaller studies have been done for migraines, tremors, certain muscle disorders (stiff-person syndrome), certain eye movement problems (nystagmus), manic-depressive illness (bipolar disorder), schizophrenia, substance abuse and even for sleep maintenance problems, and perimenopausal hot flashes.

A search of the medical literature yields over 1,000 references to its uses in therapy, although the FDA has so far approved it only for epileptic seizures and, in May 2002, for post-herpetic neuralgia (shingles). A recent review of its use in neuropathic pain suggests it can be started and increased over a week or so to effective doses in the 1,800-3,600 mg per day range (lower in people with kidney disease), with excellent reduction in pain and improvement in quality of life, mood and sleep.1

This breadth of use of gabapentin is due in part to its mechanism of action. Calcium channels (“voltage-gated”) are important in nerve cell growth, nerve cell activity levels and nerve cell death and have been found to be altered in animal models of neuropathic pain.2 Gabapentin seems to help correct this.

Because of the involvement of these channels in the health of nerve cells, gabapentin was also tested for its ability to protect nerves in animals3 and in people with Lou Gehrig’s disease,4 but was not found to be helpful.

The popularity that gabapentin has attained certainly relates to its broad effectiveness for various neurologic conditions, including pain, but also to its modest side effects. Adverse effects (commonly dizziness or imbalance, fatigue, and sleepiness) are usually mild to moderate, but occur soon after starting the drug, don’t appear to get worse at higher doses, and often go away after the first month. Gabapentin doesn’t interact with other medications (although it shouldn’t be taken at the same time as certain antacids, like Maalox), and only rarely causes allergic reactions.

Polio survivors, experiencing pain from nerve or muscle areas, restless legs or disturbed sleep because of these factors, might be recommended to try gabapentin by their physician, as an “off-label” use supported by the various studies reported in the medical literature. However, the common side effects of fatigue or imbalance might not be well tolerated by a post-polio person who already has problems with low day-time energy levels and declining mobility. Starting at lower doses and increasing more slowly over time might minimize these undesirable effects. http://www.post-polio.org/edu/pphnews/pph19-2c.html 

Esta entrada fue publicada en Salud, Poliomielitis, Síndrome de Post Polio(SPP) y Más y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Gracias por tu comentario APPLAC-

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s