Reprochan a Salud exclusión

Miércoles, 11 de Marzo de 2009

Mauricio Hernández, subsecretario de Protección y Promoción de la Salud, reconoció que las mujeres con discapacidad son víctimas de doble discriminación y tienen menor acceso a servicios públicos, incluidos los de salud

CIUDAD DE MÉXICO.-

Covadonga Pérez nunca ha podido hacerse una mastografía. Como está en una silla de ruedas, los hospitales le han negado el servicio, pues no cuentan con el aparato apropiado.

Esther Marasco tuvo polio cuando era niña. Tiene 58 años y desde hace una década ha comenzado a tener síntomas post polio. A la fecha, no hay nosocomio que le realice un diagnóstico ni servicios de salud que la atiendan, pues para México, la poliomielitis está erradicada.

Cuando Yolanda de la Torre quedó embarazada, no fue fácil encontrar a un ginecólogo que quisiera atenderla. Cuando dio a luz, lo más complicado fue hacer uso de la mesa de parto, pues no era adecuada para mujeres con discapacidad.

Covadonga, presidenta de la asociación Mujeres en Serio; Esther, directora de la Asociación Post-Polio; Yolanda, dirigente del PRI en Durango, y otras mujeres con discapacidad reclamaron ayer en el Senado las carencias que enfrentan para acceder a los servicios de salud.

“Se supone que el tema de discapacidad está en el sector Salud y ni ahí. Los programas están muy fragmentados y nadie asume la responsabilidad plena”, consideró Covadonga, durante el 13 Foro de Mujeres con Discapacidad.

“¿Qué pasa con los que tuvimos polio de niños? Fuimos toda una generación. El tiempo pasa y no se dan cuenta qué pasa en la trayectoria de vida de una persona con poliomielitis.

“Estamos excluidos de los servicios médico-sociales”, señaló Esther. En su intervención, Mauricio Hernández, subsecretario de Protección y Promoción de la Salud, reconoció que las mujeres con discapacidad son víctimas de doble discriminación y tienen menor acceso a servicios públicos, incluidos los de salud.

“El género y la discapacidad actúan colocando a las mujeres en una posición desigual respecto a los hombres y en general a las personas sin discapacidad. “Por ello se puede afirmar que las mujeres con discapacidad viven una doble discriminación que las hace tener una vulnerabilidad acentuada en el País”, señaló.

Hernández reconoció que sólo una de cada tres mujeres con discapacidad es atendida por el IMSS y 21 por ciento por la Secretaría de Salud, lo que sugiere que cerca de la mitad no tienen un esquema de atención definido.

Indicó que se debe trabajar porque la discapacidad no sea atendida desde la vulnerabilidad, sino que se debe plantear un nuevo orden de la participación social, lo que implica la visibilización de las mujeres con discapacidad y la creación de condiciones para abrir formas de participar activas y en la toma de decisiones.

Por otra parte, Amalia Gamio exhortó a las participantes a organizarse para exigir al Estado mexicano el cumplimiento de la Convención Internacional para las Personas con Discapacidad, documento que propuso ante las Naciones Unidas en 2006 el ex titular del Conapred, Gilberto Rincón Gallardo. (Silvia Garduño/Agencia Reforma)

Esta entrada fue publicada en Organizaciones, Remembranzas. Guarda el enlace permanente.

Gracias por tu comentario APPLAC-

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s