Una posibilidad más en el Síndrome Postpoliomielitis

Trastornos Urogenitales

Una posibilidad más en el Síndrome Postpoliomielitis

Debido a los comentarios hechos por personas que sufrieron poliomielitis y que actualmente sufren el Síndrome Postpoliomielitis, en cuanto que han notado sintomatología del aparato urogenital, es importante hacer comentarios por la posibilidad, no remota, que esta sintomatología esté relacionada con este síndrome.

Iniciemos, pues con los trastornos urológicos que pudieran estar relacionados con el tema que estamos tratando. El sistema urológico se inicia con los riñones, los productores de la orina por filtración de la sangre mediante la cual son desechadas sustancias que son producto del metabolismo final del organismo que si se acumularán serían toxicas, después de producida la orina sale de los riñones a través de los uréteres y llevada a la vejiga urinaria donde se acumula hasta cierta cantidad donde luego por mecanismos tanto musculares como nerviosos es desechada fuera del organismo, mecanismo que normalmente es repetido de6 a 8 veces en 24 horas en personas sanas.

Normalmente el acto de la micción es un arco reflejo que corre de las vías urinarias bajas (vejiga y uretra) al núcleo pontino y a la corteza cerebral, en la medula espinal requiere de la integridad física y funcional de tres núcleos medulares, el pudendo, simpático y parasimpático, cuando todas estas estructuras están intactas habrá una coordinación perfecta para que cuando la vejiga se llene se manda la señal de plenitud, por las vías ya mencionadas al cerebro y por las vías descendentes el cerebro manda la señal al músculo detrusor (músculo liso de la vejiga, no voluntario) para que se contraiga, en coordinación el esfínter interno y externo de la vejiga se abre y se produce la micción de manera normal es todos sus aspectos.

Las disfunciones del tracto urinario inferior y las alteraciones en la dinámica de la micción cuyo origen es neurológico es una de las patologías más frecuentes y se le llama VEJIGA NEUROGENICA.

En el caso de que esto fuera así y sabiendo que en algunos casos de poliomielitis, no solamente fueron afectadas las astas anteriores de la medula espinal, sino también (por reacción inflamatoria las astas laterales), por donde van algunas de las vías sensitivas y los núcleos del simpático y parasimpático, además de saber que los músculos del periné son músculos estriados inervados por el plexo sacro y raíces nerviosas de la región lumbar parece acercarnos a la teoría de que el Síndrome postpoliomielitis si es capaz de provocar una vejiga neurogénica.

La inervación que arriba mencionamos (pudendo, simpático y parasimpático) es la misma que interviene en la esfera sexual por lo que no es raro que provoque también disfunciones en esta esfera.

Como ya fue mencionado, las estructuras del tracto urinario inferior (vejiga, uretra y esfínteres), reciben una triple inervación que procede del sistema nervioso simpático, parasimpático (autónomos) y del sistema nervioso somático (voluntario). Los tres núcleos se originan en la columna centro-medial de la sustancia gris de la medula espinal.

El núcleo simpático se localiza en la región dorso-lumbar entre los dermatomos T10 a L2. Su nervio es el hipogástrico y tiene la función de inhibir el músculo detrusor y activar/contraer el esfínter interno de la uretra.

El núcleo parasimpático se encuentra en la región sacra entre los dermatomos S2 – S4 aquí se origina el nervio pélvico, cuya función es la de contraer el músculo detrusor de la vejiga.

El núcleo somático o de Onuf nace en el plexo sacro a nivel de los dermatomos S3 – S4, su nervio es el pudendo que estimula la contracción del esfínter uretral externo, (es voluntario).

 En la imagen de arriba se observan las estructuras del tracto urinario bajo que debe estar intacto para su buen funcionamiento.

La vejiga neurogénica: Se entiende por vejiga neurogénica como la pérdida de la función normal de la vejiga causada por un daño parcial en el sistema nervioso, se puede presentar como una disminución en la actividad de la misma (vejiga hipo-activa), en cuyo caso hay una disfunción en la contractibilidad y por lo tanto no se vacía por completo o que presente una mayor actividad (vejiga híper-activa) en cuyo caso se contrae con demasiada rapidez y frecuencia.

Las causas en general, de la vejiga neurogénica son: los defectos congénitos (espina bifida) tumores de medula espinal y pelvis, traumatismos y lesiones de medula espinal y cerebrales, diabetes mellitus, debilidad de los músculos, por cualquier causa de los músculos del suelo de la pelvis.

En la imagen de arriba se observa músculos del suelo pélvico atróficos por perdida de su inervación normal (compararlos con la primera imagen).

En la vejiga neurogénica hipo-activa lo más frecuente es que se presenten síntomas como la eliminación de la orina en gotas, necesidad de hacer esfuerzo para poder orinar o la incapacidad de orinar, retención de orina, es el resultado de la pérdida de la capacidad de contracción del músculo detrusor de la vejiga y la falta de coordinación entre esta y el músculo del esfínter externo de la uretra. En los casos en que hay retención urinaria no es raro observar que puede haber infecciones renales (pielonefritis) que se dan por reflujo de la orina de la vejiga hacía los riñones y también es frecuente causa de litiasis renal (cálculos en el riñón) que en casos graves puede llevar a la insuficiencia renal.

En la vejiga neurogénica híper-activa se presentan síntomas como la urgencia urinaria, la incapacidad de controlar la micción y la incontinencia urinaria, esta es quizá la más frecuente de los dos tipos de vejiga neurogénica. Se da por la falla en el control de los esfínteres de la vejiga tanto interno como externo, sobre todo el externo que depende del nervio pudendo y que es voluntario, no es infrecuente que se presente la nicturia (levantarse muchas veces por la noche a orinar) o la enuresis (orinarse por la noche sin sentir).

La impotencia sexual está muy ligada a la vejiga neurogénica ya que el mecanismo de erección en el hombre y la contracción rítmica de los músculos del periné en la mujer para el acto sexual, provienen de los mismos nervios que el mecanismo de la micción, Baste con decir que el 70% de los problemas sexuales en cuanto a disfunción eréctil en el hombre y falta de orgasmo en la mujer, son debidas a causas neurológicas, aunque existen multitud de causas que pueden provocar este tipo de problemas, desde la ingestión de medicamentos, hasta las causas de origen psicológico.

Este escrito no pretende afirmar la relación SPP/Problemas Urogenitales, solo trata de explicarse la causa de la frecuencia de pacientes que sufrieron la poliomielitis, padecen el SPP y la prevalencia que existe de problemas urogenitales.

Ante esta posibilidad se abre un capitulo más para la investigación en el campo clínico en todos aquellos problemas que presentan estos pacientes.

Para finalizar, en el último simposio de SPP en Brasil, ya fue presentado el tema SPP y problemas urogenitales.

Dr. Jorge Federico Eufracio Téllez

Médico Cirujano.  Universidad de Guadalajara.

Esta entrada fue publicada en Dr. Jorge Eufracio Téllez. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Una posibilidad más en el Síndrome Postpoliomielitis

  1. Pingback: Síndrome Postpoliomielitis Trastornos Urogenitales | POST-POLIO UN SINDROME DE ALTA FRECUENCIA DE DISCAPACIDAD MOTRIZ

Gracias por tu comentario APPLAC-

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s