Simposium de Sindrome PostPolio en America Latina


Trata de Trata de YouTube – Simposium de Sindrome PostPolio en America Latina

Una campaña modélica

La OMS quiere erradicar la poliomielitis del planeta en 2004, 16 años después de lanzar la mayor campaña de salud pública que se ha realizado nunca

CARLOS MARTÍNEZ

El 22 de diciembre de 2001 Angélica se asomó por primera vez a estas páginas. La historia de esta joven mozambiqueña, que apenas superaba entonces la mayoría de edad, no era muy distinta a la de millones de afectados por el virus de la polio que viven en la vasta región que se extiende desde el Monte Kenia hasta el Cabo de Buena Esperanza. Inválida, Angélica se movía a gatas. Apoyada sobre sus rodillas cuidaba del huerto que le daba de comer, se arrastraba por los estrechos caminos de tierra que conducen al hospital y preparaba la comida del bebé que colgaba de su espalda, al que movía de un lado a otro con todo el cuidado que podía.

Era una más de la interminable lista de olvidados que desde hace siglos pueblan el África subsahariana. Pero Angélica, con la cabeza cubierta por un pañuelo y cubierta de polvo del suelo, tenía algo que la distinguía para siempre de sus antepasados: podía confiar en que su hijo no tendría que pasar por lo mismo. El milagro de la campaña de erradicación de la polio, una iniciativa que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha llevado hasta las regiones más remotas y desantendidas del planeta y ha convertido en el mayor proyecto de salud pública realizado nunca, le permite pensar en un futuro distinto.

 

Sebastiao Salgado / Contacto

La campaña ha eliminado del país el virus que provoca su minusvalía. Desde que comenzó en 1988 la cifra de naciones afectadas por la enfermedad se ha reducido de más de 125 a seis, las últimas reservas de una pandemia que la OMS espera erradicar para finales de 2004. Es un hito científico que establece un punto de referencia para el futuro: cuando se disponen de los medios adecuados, la salud llega a todas partes.


El objetivo de erradicar la enfermedad en 2004 es difícil pero, según la OMS, realista. Entre los próximos meses de febrero y junio el organismo internacional aprovechará la debilidad del virus por las circunstancias metereológicas y dará un último gran impulso a las inmunizaciones en los países donde la poliomielitis todavía es endémica, principalmente Afganistán, Egipto, India, Níger, Nigeria y Pakistán. Unos 250 millones de niños menores de cinco años recibirán el fármaco. La iniciativa se completará con la vacunación de los menores de áreas limítrofes con las regiones afectadas.
Nigeria, la clave

«Técnicamente es posible acabar con la enfermedad», explica Oliver Rosenbauer, responsable de comunicación de la campaña, en la que participan numerosas instituciones privadas cuya aportación economónica ha sido fundamental. «El 90% de los casos está en India, Nigeria y Pakistán. Dentro de esos países el virus también está confinado a regiones concretas. La clave es Nigeria», añade.

El país africano es el protagonista de la iniciativa desde que en noviembre de 2003 anunció 233 nuevos casos de polio, más que en cualquier otro lugar. Frente a los éxitos obtenidos por la campaña en la gigantesca ciudad de Laos (de 12 millones de habitantes y sin ningún afectado en los dos últimos años) y en amplias zonas del sur del país, la cifra supuso un duro revés a las expectativas de la OMS.

Al mismo tiempo, el brote provocó la propagación de la enfermedad en pequeñas comunidades de los países vecinos, Ghana, Burkina Faso, Togo y Chad. Hasta entonces no habían registrado ningún caso desde hacía un año y medio.

«¿Qué provocó el tropiezo del mayor programa público de salud llevado a cabo nunca en Nigeria, especialmente dada la enorme inversión que se había hecho, el progreso que se había logrado y la necesidad de ponerse al mismo nivel que otros países de África y del resto del mundo?», se preguntó un grupo de especialistas africanos ligados a la OMS en un artículo publicado el 12 de febrero en el New England Journal of Medicine.

«Un factor clave, como demuestran ahora los datos, es que muchos niños de los Estados del norte [donde se registró el brote] no fueron vacunados debido a la baja calidad de las campañas de inmunización desde que comenzó la iniciativa», responden. Problemas políticos, falsas informaciones sobre los efectos secundarios de la vacuna o el retraso del pago a los trabajadores involucrados en la campaña fueron algunos de los factores que minaron su eficacia.

«A partir de la próxima semana 63 millones de niños menores de cinco años, de 11 países distintos, recibirán la inmunización como respuesta», afirma Rosenbauer, que cita las numerosas dificultades por las que ha atravesado el proyecto en África para justificar su optimismo. «En países como Angola, Somalia o Sierra Leona fue necesario que se detuviera la guerra para que las inmunizaciones pudieran llevarse a cabo», explica.

Elias Durry, médico somalí, vivió directamente el desarrollo de la campaña en Somalia, Etiopía y Sudán. Actualmente en Pakistán, desde donde conversó por vía telefónica con SALUD, recuerda con satisfacción cómo se superaron los problemas.

«La parte crucial fue sentarse a discutir el plan con los clanes rivales. Una vez logramos que se pusieran de acuerdo pudimos seguir adelante», explica Durry.

El especialista habla con entusiasmo de la herencia que deja el macroproyecto de salud pública, especialmente en las zonas más desfavorecidas: «La campaña ayudó a que grupos enfrentados que no se habían hablado desde hacía años se sentara a hacerlo. También aprovechamos que pudimos llegar a lugares donde no había ninguna infraestructura sanitaria para dejar algo. El impacto de la iniciativa ha sido verdaderamente maravilloso», afirma.

 

Sebastiao Salgado / Contacto

«La campaña ha establecido un punto de referencia para todos los proyectos de salud pública», dice David Heymann, principal representante de la campaña. «La iniciativa de erradicación de la polio nos ha enseñado que se puede llegar a todos los niños, sin importar dónde vivan. Ha mobilizado a más de 20 millones de voluntarios por todo el mundo. Por primera vez en la historia, esta iniciativa ha mostrado que todos los niños pueden beneficiarse de unos cuidados médicos equitativos», añade Heymann.

Según un estudio publicado en la edición del 13 de septiembre de 2003 de The Lancet, el proyecto de erradicación de la poliomielitis aporta seis lecciones que hacen de él un modelo para el futuro. El trabajo conjunto entre las distintas partes involucradas, la utilización correcta de las terapias disponibles, el establecimiento de una base económica estable y el aprovechamiento de las estructuras sanitarias existentes son algunas de las claves.

La herencia del proyecto

«El vasto sistema de recursos humanos e infraestructuras que se ha creado para erradicar la polio se está utilizando ya contra otras enfermedades», explica Heymann. «El 90% del persona subvencionado por las infraestructuras de la polio en cada país dedicó hasta el 75% de su tiempo al control de las actividades contra otras enfermedades», añade.

El doctor Carlos Vallbona, director de la Clínica de Postpolio del Instituto de Rehabilitación e Investigación de Houston (EEUU) y uno de los principales expertos internacionales en la enfermedad, coincide con el mensaje que lanza la OMS: «Suponiendo que la enfermedad llegue a erradicarse completamente, que yo creo posible aunque los problemas políticos que hay en África pueden retrasar la fecha establecida, la campaña es un buen paradigma de cara al futuro», señala. «Es un modelo simple, de bajo coste, que únicamente requiere la formación de personal para administrar una vacuna muy sencilla», explica Vallbona, entre otros cargos profesor de la Facultad de Medicina de Baylor (EEUU).

La inmunización con la que se ha llevado a cabo la campaña es la segunda versión que se dispone del fármaco. La primera, desarrollada por Jonas Salk en 1955, constaba de una muestra inactivada del virus. Se administraba a través de una inyección y requería la intervención de personal cualificado. Cuando se presentó fue recibida con entusiasmo, pero sus efectos secundarios hicieron que pronto los médicos se desencantaran y comenzaran a cuestionarse su uso.

Entonces, en 1961, llegó la vacuna de Albert Sabin, una versión oral del fármaco elaborada con el virus vivo atenuado. La inmunización presentaba dos ventajes esenciales respecto a la de Salk: era fácil de utilizar y tenía efectos adversos mínimos.

Con esta versión se llevaron a cabo las vacunaciones masivas realizadas en el verano de 1962 en EEUU, que el doctor Vallbona vivió directamente. Una posterior reformulación de la vacuna permitió superar el último obstáculo para su utilización masiva en países con infraestructuras sanitarias mínimas:ya no hacía falta conservarla a bajas temperaturas. Actualmente, el fármaco se compra por ocho centavos de dólar a través de Unicef.

Cuando transcurren tres años sin que un país registre casos y se declara erradicada la enfermedad, la vacuna con el virus atenuado se sustituye por una con virus inactivados. Al mismo tiempo, todas las cepas disponibles en los laboratorios del territorio libre de la enfermedad se destruyen o almacenan según establezca para cada caso la OMS. «El proceso está en marcha y se encuentra muy avanzado en algunos países», afirma Rosenbauer.

En España, donde los últimos afectados por poliomielitis datan de 1988, el 11 de noviembre de 2003 se aprobó un cambio en el calendario de vacunaciones que tiene como punto más relevante la sustitución de la inmunización con virus vivos atenuados de la poliomielitis por una vacuna con virus inactivados. Respecto a las muestras disponibles en laboratorios, entre 1999 y 2002 el Ministerio de Sanidad con la colaboración de las Comunidades Autónomas realizó un inventario nacional. «Solamente cinco laboratorios contienen materiales infecciosos», dice José María Martín Moreno, Director General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad.

«En España, de acuerdo a las actividades recomendadas en el Plan de Acción Libre de Polio y dada la disponibilidad de reserva de vacuna a nivel mundial, se necesitaría disponer de una reserva reducida para hacer frente a la vacunación urgente de contactos en los primeros días», explica Martín Moreno. «La reserva se ha estimado que podría ser de 10.000 dosis».

                                                    

 

Minientrada | Esta entrada fue publicada en Salud, Poliomielitis, Síndrome de Post Polio(SPP) y Más. Guarda el enlace permanente.

Gracias por tu comentario APPLAC-

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s