Polio Exporter: Pakistan Slapped With Travel Restrictions

Imagen

Pakistani Sonya Javed, 20, right, holds her son Shahzeb, 1, to receive a polio vaccine by a health worker at her home in Islamabad, Pakistan. (AP/Muhammed Muheisen)

Strains of the polio virus found throughout the world have been traced back to Pakistan, so it was only a matter of time before the country’s travelers would face travel restrictions.

Naeem Sadiq, a Karachi-based businessman, was set to travel to London, Vancouver and Baltimore, last week to visit his children, but then he heard about possible travel restrictions to be imposed on Pakistanis.

With just two days before he was scheduled to leave, he rushed to find out from various hospitals, government health departments and other authorities how he could be administered polio drops and where he could obtain a certificate saying he did so that would be accepted by immigration officers abroad.

Sadiq told MintPress News of two ways to get the drops and the certificate. One can either obtain these items at an airport kiosk, just prior to departure, “which is risky, as there are long lines and you can miss your flight,” he said, or go straight to the dispensary in the airport. “I did the latter,” he said.

On May 5, the World Health Organization declared the spread of polio an “international public health emergency” requiring an “international response” after it was reported that the virus had been found in 10 countries worldwide so far this year.

“[T]he international spread of polio to date in 2014 constitutes an ‘extraordinary event’ and a public health risk to other States for which a coordinated international response is essential,” the WHO said in a statement.

“If unchecked, this situation could result in failure to eradicate globally one of the world’s most serious vaccine preventable diseases.”

Progress, regression

Despite a 25-year global polio vaccination drive funded largely by foreign donors, Pakistan remains among the three countries in which the virus remains endemic and rife. (The other two are Nigeria and Afghanistan.)

Pakistan had been making good progress in fighting polio: 58 cases were reported in 2012, compared to 198 in 2011.

But then last year, 92 cases were reported. Afghanistan and Nigeria reported 13 and 53 cases, respectively, but in Pakistan, the number of affected children not only doubled — it was more than the other two countries combined. Since January this year, 61 new cases have been recorded.

Pakistan also has the distinction of exporting the virus to other countries. In October, polio was confirmed in 13 of 22 Syrian children who became paralyzed in Deir al-Zor province, marking the country’s first polio infections in 14 years, and the origin of the virus was traced to a strain found in Pakistan.

In 2011, a strain of polio — wild poliovirus type 1, or WPV1 — isolated in China’s Xinjiang region was also traced back to Pakistan. This outbreak affected 10 young children and resulted in two deaths. For China, which has had no endemic cases of polio since 1994, this presented a serious cause for concern.

In December 2012, a strain of the virus from Pakistan was detected in the sewage of Cairo, and in April 2013, a strain in Israel, the West Bank and Gaza Strip was found to have originated in Pakistan.

 Exporting polio

With their country’s reputation for spreading the virus growing ever worse, many speculated that it was inevitable for Pakistanis to be slapped with travel restrictions.

“It was sadly imminent with the rise in polio cases,” Sherry Rehman, former ambassador of Pakistan to the United States, told MintPress. “It will put travelers from Pakistan under unprecedented health protocols.”

The directive to restrict Pakistani travel can not go into effect until after Pakistan receives the required vaccines, though. To date, the vaccines have been procured only for children, so there is not currently enough to meet adult demand. The government was given a 15-day window to procure enough polio vaccines to meet this new demand.

“We just get vaccines for children, but the WHO directive is to vaccinate anyone and everyone leaving the country,” said Dr. Mazhar Khamisani, who heads the Extended Program on Immunization in Pakistan’s Sindh province.

Khamisani estimates that the Sindh province would need 150,000 polio vials for the next six months, noting that each vial contains 20 doses.

Conceding that the government will need some time to work out the specifics of how to put the recommendations into action, Dr. Ni’ma Abid, the acting WHO representative in Pakistan and an epidemiologist, said the WHO would “support the government in doing so.”

According to figures from the Extended Program on Immunization, over 50,000 people leave Sindh province via various modes of transportation each week. Sindh province likely handles the highest volume of travelers in the country, as it is home to Karachi’s Jinnah International Airport.

While the restrictions will keep the immunization program and various provincial health departments on their toes for the next six months, many in Pakistan see the travel restriction as an affront.

“I don’t know if as a nation we are even registering the continuing shame we are being subjected to. It is now taken rather as a given, which is scary. This development has been one of the utmost humiliation and its consequences can be disastrous in many different kinds of ways and long term, unless we can eradicate polio and are able to convince the world of that,” urban planner Farhan Anwar told MintPress.

Vaccination blocks and possible solutions

Abid, of the WHO, stressed that polio will continue to spread because there “are pockets of children who aren’t being reached with polio vaccine.”

While the geographic distribution of wild poliovirus is shrinking globally, he said, it is increasingly confined to areas with severe security constraints that curtail communities’ access to vaccines.

“The transmission of polio in areas without active vaccination taking place, such as parts of northwestern Pakistan, has particularly increased the risk of international spread,” the WHO representative said.

Many place the blame for this problem on the militants in the Federally Administered Tribal Agencies, or FATA. This region has seven administrative districts, known as agencies, bordering Afghanistan and is a stronghold of militant groups who demand that Pakistan enforce Shariah, or Islamic law.

“No polio campaigns have been conducted in North Waziristan and South Waziristan agencies in FATA due to the ban on vaccination by local elements since June 2012, and, as a result, the virus has spread in 2013 and 2014,” Abid explained.

Of the 61 reported cases this year, 47 are from FATA, including 41 reported in North Waziristan, he explained.

Further, due to military operations in areas like the Khyber Agency in FATA, vaccination campaigns have not been able to access these areas.

“I do feel valuable time has been lost, and in the conflation of terrorist dialogue with tolerance for extremist discourse that we see, space for polio programs and vaccinators has definitely gone down,” former Ambassador Rehman said, referring to the peace dialogue — which is currently at a standstill — between the government and the Pakistani Taliban. “Only a year back, Pakistan was much closer to the target zero.”

Cases of polio have been reported in the cities of Karachi and in Peshawar. The WHO has declared the latter (in the Khyber Pakhtunkhwa province) as the “largest reservoir of endemic polio virus in the world”. Abid puts this to “inconsistent campaign quality,” which has resulted in sub-optimal vaccination coverage and, thus, low immunity against polio.

“When you add to this the high rate of population movement to and from polio infected areas, you can understand why it has resulted in the reintroduction of the virus to areas which were previously polio free,” he said.

He also noted that the anti-polio campaigns have been affected by threats to frontline polio workers. In the past two years alone, over 30 polio vaccinators have been killed.

At the same time, government officials have never shied away from shifting part of the blame on the episode of Dr. Shakil Afridi — an event that has made Pakistanis wary of anyone offering vaccines.

A physician from FATA’s Khyber Agency, Afridi carried out a fake door-to-door hepatitis B vaccination drive led by the CIA to confirm the presence of Osama bin Laden in his Abbottabad home. Afridi was arrested shortly after the May 2, 2011, U.S. raid that killed the head of al-Qaida.

“Shakeel Afridi was certainly responsible for exaggerating fears about polio vaccines and the motives behind it,” Rehman said, adding, “The problem was clearly an existing one.”

She further explained:

“His role inflamed anger against already endangered vaccinators in the tribal frontlines, but it did not create the resistance to vaccination among some, nor can it wash away governance deficits in the coverage of the program. As Pakistanis, we do have to take responsibility for what governments can deliver in terms of vaccines and health care awareness. Sometimes the blame is placed only on external actors — which have now done egregious damage, too. [This] takes away from the dispassion needed to take realistic stock of a real challenge on the ground. Remedies can only flow from government action.”

Dr. Zulfiqar Bhutta is Pakistan’s leading pediatrician and founding director of the Center of Excellence in Women and Child Health at Karachi’s Aga Khan University. He believes the travel restrictions could be a boon, “if it has the impact people predict it might,” but he remains skeptical.

Speaking to MintPress from London, he said of the government’s decision to set up polio drop kiosks at airports and other public spaces, “It could also divert resources — human, material and vaccine — to a whole new set of activities, thereby diverting from eradication efforts where they are needed.”

He pointed to the yellow fever vaccination requirement for travel to and from several countries. To date, this requirement has not eradicated the disease in these countries.

Asked what he would do if he were tasked with eradicating polio from Pakistan, Bhutta said he would focus more on “winning hearts and minds of communities around child health and integrating polio with routine immunizations.”

He would also “promote better targeted campaigns with mother, neonatal and child health interventions and set up better quality data and accountability system.”

Share this article!

Publicado en Salud, Poliomielitis, Síndrome de Post Polio(SPP) y Más | Deja un comentario

ROTARY APOYA LAS RECOMENDACIONES DE LA OMS

Rotary apoya la declaración de la directora general de la Organización Mundial de la Salud, quien afirma que la polio es una emergencia de salud pública de importancia internacional. Rotary se hace eco además, de las recomendaciones de la OMS para las personas que residen o se encuentran en una estancia larga en Pakistán, Camerún y Siria y en los países donde la poliomielitis es endémica, de vacunarse contra la enfermedad antes de viajar.

Esta acción es un paso positivo y necesario para salvaguardar el progreso notable en el mundo para poner fin a la polio.

Al igual que nuestros socios en la erradicación, los ministerios de salud, los gobiernos nacionales y otras entidades, Rotary sigue comprometido con un mundo libre de polio.

ROTARY APOYA LAS RECOMENDACIONES DE LA OMS

Imagen | Publicado el de | Deja un comentario

La Polio podría estar a las puertas de Europa y España no debe bajar la guardia

Tratamiento de la polio.
La polio estaba destinada a ser la segunda enfermedad, después de la viruela, en ser erradicada totalmente. Los últimos casos aparecidos estos días parecen desmentir este hecho. No se debe bajar la guardia. Nuestra mejor arma, la prevención.Por Pilar Barral Martín el 08 de mayo de 2014

Hace unos días saltaba la alarma. El 5 de Mayo la OMS declaraba una alerta mundial ante el aumento de los casos de polio acecidos en los últimos meses. Se han presentado casos de polio en países que estuvieron libres de esta enfermedad durante 2013. Ante este brote, la OMS ha reunido a un grupo de expertos que han declarado esta situación como “emergencia de salud pública de interés nacional”.

Desde la OMS se insiste en la necesidad de vacunar a la población frente a esta enfermedad para evitar que estos nuevos casos se conviertan en un brote sin control.

¿Qué es la polio? La poliomielitis es la enfermedad causada por la infección con el poliovirus. Este virus se propaga por contacto directo persona a persona, contacto con mocos o flemas infectadas de nariz o boca, y por contacto con las heces infectadas con el virus.

El tiempo que pasa desde el momento de resultar infectado con el virus hasta la aparición de los primeros síntomas de la enfermedad, oscila entre 5 y 35 días. Lo normal es que los síntomas aparezcan en un promedio de 7 a 14 días. La mayoría de las personas no presentan síntomas.

Existen tres patrones básicos de infección por polio: infección subclínica, infección no paralítica e infección paralítica. La mayoría de los pacientes presentan un cuadro de infección subclínica casi sin síntomas.

Los síntomas de la infección subclínica son:

> Molestia general e inquietud.
> Dolor de cabeza.
> Garganta enrojecida y dolor.
> Fiebre leve.
> Vómitos.

¿Existe tratamiento para la polio? El objetivo del tratamiento es controlar los síntomas mientras dure la enfermedad. Dicho tratamiento puede incluir antibióticos para infecciones urinarias, calor húmedo para reducir el dolor y los espasmos musculares y analgésicos para mitigar el dolor. También existen tratamientos de fisioterapia y dispositivos ortopédicos para ayudar a recuperar la fuerza y la funcionalidad muscular.

¿Cuál es el pronóstico de la polio? El pronóstico va a depender del desarrollo de la enfermedad (subclínico o paralítico) y de la parte del cuerpo que se haya visto afectada. La mayoría de las veces la recuperación es completa siempre y cuando no se hayan visto alterados ni la médula espinal ni el cerebro. Estas alteraciones pueden llegar a comprometer la funcionalidad respiratoria.

Como en numerosas ocasiones, la mejor arma para combatir la polio es la prevención. Se recomienda a las personas que, si van a viajar a países endémicos de polio, lleven actualizadas sus cartillas de vacunación. En caso de no estar vacunados, deben hacerlo al menos 15 días antes de viajar a la zona en cuestión.

¿Está nuestro país en riesgo? El último caso de polio en España se declaró en 1988. Sin embargo no se pueden relajar las defensas. Ante una situación de emergencia sanitaria de este calibre, todos los países deben estar alerta. España, por su situación geográfica y por ser la puerta de entrada de África a Europa, no debe bajar la guardia.

Según el Centro Europeo para la Previsión y Control de Enfermedades, “existe la posibilidad de que el poliovirus sea importado y restablecido en la Unión Europea”. El organismo destaca además la posibilidad de que “el virus permanezca oculto si es importado”.

Para Juan García Costa, virólogo y vocal de la Sociedad Española de Virología, es posible que el virus llegue a Europa, pero “la probabilidad de que esto ocurra es muy baja gracias a las altas tasas de cobertura vacunal y las buenas condiciones higiénico-sanitarias”.

En España, la vacunación contra la polio está incluida en el calendario vacunal infantil a los 2, 4 y 6 meses de vida con una dosis de recuerdo a los 15-18 meses. A pesar de esta campaña de vacunación masiva, parece que hay alrededor de 12 millones de personas en Europa de menos de 29 años que han sido correctamente vacunadas. Hecho que podría reforzar la idea de la posible aparición de algún caso de polio en territorio europeo.

Cada ciudadano debe ser responsable de su propio calendario vacunal. Es un acto de irresponsabilidad viajar a países endémicos sin la cobertura necesaria. No sólo se pone en riesgo uno mismo, sino que pone en una grave situación al resto de la población.

Mas información sobre el tema  Poliomielitis en www.postpolio.org

Publicado en Mexico Post Polio www.mexicopostpolio.org, Polio, Salud y bienestar, Salud, Poliomielitis, Síndrome de Post Polio(SPP) y Más | Deja un comentario

La OMS ‘Prende las Alarmas’ ante la Propagación de la Polio

(CNNMéxico) — La propagación de la polio en lo que va de 2014 llevó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a declarar situación de emergencia y ordenar medidas para contener la enfermedad, en particular en los países más afectados de África y Asia.

La decisión se adoptó luego de que un comité de expertos de la OMS discutiera el asunto desde el 28 de abril y comunicara sus conclusiones a la directora del organismo, Margaret Chan.
“La expansión internacional de la polio a la fecha constituye un ‘evento extraordinario‘ y un riesgo a la salud pública para otros estados, para la cual una respuesta internacional coordinada es esencial”, informó la OMS este lunes en un comunicado.
Hasta ahora, los países en los que se ha registrado un mayor número de casos durante los pasados seis meses son Afganistán, Camerún, Etiopía, Guinea Ecuatorial, Iraq, Israel, Nigeria, Pakistán, Siria y Somalia.
De ellos, se ha detectado que Camerún, Pakistán y Siria están “exportando” la enfermedad, por lo que deben tomar medidas como las siguientes: declarar emergencia a nivel local, asegurarse de que todos sus habitantes estén vacunados y vacunar a quienes viajen fuera de sus territorios.
El resto de las naciones de la lista tienen casos de polio pero aún no se les considera “exportadoras” del virus, que afecta al sistema nervioso y puede generar parálisis.
Para estos países, la OMS ordena medidas como declarar situación de emergencia y alentar a sus habitantes a vacunarse.
Todas las acciones señaladas y la situación de la enfermedad a nivel global deben ser monitoreadas por los expertos del organismo durante los próximos tres meses.
“Una respuesta internacional coordinada es esencial para frenar la propagación internacional de la polio y prevenir una nueva expansión durante la temporada considerada de alta transmisión, entre mayo y junio”, señaló la OMS.
“Cualquier estado libre de polio que comience a registrar casos debe implementar inmediatamente el aviso para estados infectados con el virus de la polio sin ser exportadores”, agregó.

La polio es una de las enfermedades que la OMS trata de erradicar, aunque sus esfuerzos se han topado con brotes en países con conflictos armados como Siria o su vecino Líbano, donde existen campamentos de refugiados sirios.
Bruce Aylward, director general adjunto de la OMS, dijo este lunes a medios que a pesar de ello, la organización “confía” en que la enfermedad quedará erradicada del planeta para 2018, según un reporte de la agencia EFE.

VER VÍDEO

Publicado en Salud, Poliomielitis, Síndrome de Post Polio(SPP) y Más | Deja un comentario

El Dolor de origen Neuropático


RESUMEN .

El dolor de origen neuropático es muy complejo, y a pesar de los avances farmacológicos y no farmacológicos de los últimos años continúa siendo una causa de sufrimiento importante en pacientes con dolor crónico. Su complejidad, variación en su presentación y falta de estudios diagnósticos precisos, en muchos casos inducen un mal tratamiento del paciente. Si bien hay un gran número de pacientes que experimentan mejoría con diversos tratamientos, hay también una cantidad considerable de ellos que permanecen discapacitados y sufren de depresión, requiriendo un enfoque multidisciplinario.
En los últimos años se ha logrado comprender más los mecanismos subyacentes de estos síndromes, lo que eventualmente permitirá el desarrollo de estrategias más efectivas para su tratamiento.
Introducción .Inyecciones epidurales, bloqueos de nervios periféricos, bloqueos de ganglios o cadenas simpáticas, infiltraciones en articulaciones y otros procedimientos son herramientas muy efectivas en el tratamiento del dolor agudo; en cambio, el paciente con dolor crónico requiere una estrategia multidiciplinaria. Son varias las disciplinas que desde diferentes perspectivas pueden beneficiar al paciente con dolor crónico (ej. anestesiología, neurología, rehabilitación, medicina interna y psiquiatría), pero, sin embargo, en USA, debido a la reducción drástica en el reintegro de servicios de prestación, un gran número de especialistas se dedican exclusivamente a hacer procedimientos y se han alejado de la farmacología, poniendo en compromiso las bases del tratamiento multimodal. Más aún, aunque tradicionalmente los anestesiólogos han tenido la exclusividad en el área de procedimientos, recientemente, debido a estos cambios, se les han sumado un gran número de fisiatras y neurólogos, particularmente para intervenciones como inyecciones epidurales e infiltraciones intraarticulares. Bajo esta visión más pragmática, el paciente que no mejora con este tipo de intervenciones es referido a otros centros, para evitar acumulación de pacientes que requieran tratamiento prolongado farmacológico. Este enfoque, en gran parte forzado por la nueva realidad económica en el área de la salud, si bien permite a ciertas prácticas mantenerse económicamente competitivas, resulta en un manejo subóptimo del paciente con dolor crónico. Con ánimo de volver a las bases, en esta revisión abordaremos ciertos temas farmacológicos de gran importancia en el tratamiento del paciente con dolor crónico de origen neuropático.
El tratamiento del paciente con dolor crónico con componente neuropático representa un verdadero desafío diagnóstico y terapéutico (1). La dificultad diagnóstica se origina principalmente a la presentación del cuadro clínico. Ciertamente, el diagnóstico de distrofia simpática refleja grado IV no requiere un elaborado grado de sofisticación de parte del observador, pero es frecuente que el grado I pase inadvertido (2). La otra causa es la gran variedad de factores que participan de la fisiopatología de este fenómeno. Sin duda que un diagnóstico preciso permitirá la elección de las estrategias más adecuadas y resultará en un mayor porcentaje de respuestas positivas.
Tipos de dolor. Se han descrito tres tipos principales de dolor: nociceptivo, neuropático y psicogénico. En esta revisión nos referiremos fundamentalmente a los dos primeros, por estar más relacionados a la disciplina de los lectores.
El dolor nociceptivo es la respuesta normal del organismo a una injuria y tiene por objetivo prevenir mayor daño (ej. retirar la mano de un objeto caliente luego del primer contacto). Por otro lado, dolor neuropático es una respuesta anormal e implica cambios en la fisiología de la respuesta. Se han descrito muchos tipos de dolor neuropático y no hay una clasificación que satisfaga totalmente. La más frecuentemente utilizada es la que se basa en la localización del generador del dolor, y se han descrito dos tipos:
1) dolor de origen central (ej. accidente cardiovascular, esclerosis múltiple).
2) dolor de origen periférico (ej. neuropatía diabética, neuropatía inducida por agentes quimioterapeuticos). El dolor neuropático de origen periférico, con el tiempo puede desarrollar un componente central, lo cual se conoce como “centralización” y envuelve cambios plásticos en el asta posterior de la médula espinal.La distinción entre los dos es muy importante por las implicanciones terapéuticas. Ciertamente, el dolor de origen central es resistente a tratamiento (3), mientras que el periférico tiene una mejor respuesta y pronóstico.

PARA MEDICOS
Fisiología del dolor
El dolor nociceptivo ocurre como consecuencia de la activación de receptores específicos (“desnudos”) que no tienen protección mielínica ni estructuras adicionales especializadas y están ubicados en los tejidos (piel, músculos, dura, vísceras, articulaciones), incluyendo nervios (nervo nervorum) (4). Cuando se produce una lesión en un tejido se liberan elementos intracelulares (ej. K+, H+, ATP) (5) que activan o sensibilizan a los nociceptores exagerando la repuesta dolorosa. En adición, en presencia de una respuesta inflamatoria se activan mastocitos, los cuales liberan sustancias vasoactivas como histamina y sustancia P, que sensibilizan aún más a los nociceptores. El aumento de la magnitud de la respuesta a un estímulo doloroso se llama hiperalgesia, mientras que la disminución del umbral para que se produzca un impulso doloroso se conoce como hiperpatía (Tabla I). La activación de los nociceptores genera potenciales de acción que se propagan centrípetamente hacia el cuerpo de la neurona seudobipolar que se halla localizada en el ganglio de la raíz dorsal (GRD), para luego ser transmitidos hacia el asta posterior de la espina dorsal. El asta posterior está organizada en láminas de neuronas que reciben proyecciones específicas de distintos tipos de fibras. Es así que las neuronas localizadas en las láminas I reciben información nociceptiva directamente mediante fibras de clase C (finas, multimodales, sin cubierta de mielina), mientras que las localizadas en láminas I y IV reciben información dolorosa directa e indirectamente mediante fibras C o A6 (gruesas, mielinizadas y específicas para estímulos mecánicos). Es en este nivel que los axones de las GRD hacen sinapsis con las neuronas de proyección. En condiciones normales la activación de un órgano por un estímulo doloroso resulta en la liberación de glutamato (6) y sustancia P, los cuales activan receptores específicos localizados en la postsinapsis. La cantidad de neurotransmisor (glutamato y sustancia P) liberada a este nivel es regulada positivamente por los neuropéptidos CGRP, CCK,VIP, SP (7,8) o negativamente por las encefalinas (9), las que se unen a receptores específicos ubicados en la pre y postsinapsis. Por lo tanto, las encefalinas no son los neurotransmisores que transmiten impulsos dolorosos, sino que modulan la respuesta. En la presinapsis las encefalinas bloquean la entrada de calcio extracelular disminuyendo su conductancia o indirectamente activando la conductancia al potasio. La entrada de calcio extracelular es necesaria para permitir que las vesículas que contienen glutamato y sustancia P se fusionen con la membrana del botón presináptico, permitiendo así su liberación a la biofase (10). El efecto sobre la postsinapsis es más complejo.

La generación de un potencial de acción es el resultado de la sumatoria de pequeños cambios en el potencial de membrana, los que llevan el potencial de membrana a un valor menos negativo (ej. de -70 mV a -60), acercándolo al umbral de generación de un potencial de acción (10). Las encefalinas interfieren con la generación de estos potenciales postsinápticos miniatura y así previenen el disparo de potenciales de acción. En adición, las encefalinas alteran la permeabilidad de la membrana al potasio (haciendo su potencial de reposo más negativo), alejándola del umbral y dificultando aún más la generación de potenciales de acción (11). Estas interneuronas liberadoras de encefalinas están reguladas por vías descendentes, las cuales normalmente están inhibidas por neuronas que contienen GABA (el neurotransmisor inhibitorio más abundante en el sistema nervioso central [SNC]) y están ubicadas en la sustancia gris periacueductal (12,13). Al producirse un estímulo doloroso se liberan endorfinas en la sustancia gris periacueductal, las cuáles inhiben a las neuronas inhibitorias (liberadoras de GABA). El resultado de esta doble inhibición es la facilitación de las vías descendentes, que eventualmente resultan en:
1) mayor liberación de encefalinas por las interneuronas ubicadas en el asta posterior;
2) disminución de la cantidad de glutamato y sustancia P en la biofase (neurotransmisores de las vías ascendentes de impulsos dolorosos);
3) consecuentemente, menor transmisión de impulsos dolorosos hacia el tálamo y desde éste a la corteza sensitiva. Estas vías descendentes tienen como mediadores los neurotransmisores serotonina y norepinefrina. Como estos neurotransmisores son regulados por los antidepresivos tricíclicos, los antidepresivos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (SSRI’s) y los NSRI’s (no selectivos), se ha especulado que el mecanismo analgésico (independiente del efecto antidepresivo) que presentan estos compuestos sea, al menos en parte, la desinhibición de esta vía descendente.
La unión específica del neurotransmisor al receptor ubicado en la postsinapsis (cuerpo celular de la neurona de proyección) resulta en la generación de un potencial de acción que viaja hacia el tálamo (núcleos posterior-medial-lateral [VPL] y ventro-postero-medial [VPM]), donde hace sinapsis con una tercera neurona que proyecta sobre la corteza sensitiva. Una lesión en el tálamo (que involucre el VPM o VPL) puede causar dolor de origen central. Si bien esta lesión produce un síndrome que es considerado el dolor de origen central por excelencia (le syndrome thalamique descrito por Déjérine-Roussy [14] en 1906), lesiones del tallo cerebral, cápsula interna o de la subcorteza, también pueden causar dolor con este tipo de características (15). Una observación interesante es que el paciente con las vías talámicas intactas, pero con lesiones en la corteza sensitiva o de asociación, puede sentir dolor pero no puede localizarlo. Cuando se aplica un estímulo doloroso al área del cuerpo que proyecta sobre la zona de la corteza lesionada, el paciente presenta evidencia de dolor con gestos o sonidos, pero mueve el brazo en forma aleatoria sin poder reconocer el área donde el dolor se origina. Cuando las tres neuronas de la vía están intactas, el paciente puede sentir dolor y además puede localizarlo tratando de retirar el estímulo doloroso con su mano.
Fisopatología del dolor
El dolor neuropático se genera como resultado de cambios que ocurren en la transmisión normal del impulso doloroso. Estas alteraciones han sido detectadas en las terminaciones nerviosas periféricas, en el ganglio de la raíz dorsal (GRD), en el asta posterior de la espina dorsal y en la corteza somatosensorial (S1). Además de cambios en las neuronas afectadas, se observan modificaciones en las propiedades eléctricas de las neuronas normales remanentes. El aumento en la expresión de factores de crecimiento neural, citokinas y sus receptores producen actividad espontánea de estas neuronas, convirtiéndolas en posibles blancos de novedosas herramientas farmacológicas. Un ejemplo es NGF, el que regula la expresión de sustancia P. Inactivación de NGF, BDNF y T-3 reduce el desarrollo de alodinia mecánica en modelos animales.
Síndromes con dolor neuropático.
A. Síndrome doloroso regional complejo (SDRC)
Este síndrome se puede dividir en dos tipos:
Tipo I: Característicamente causado por trauma o inmovilización de un miembro y corresponde a lo que antes se llamaba distrofia simpática refleja, descrita inicialmente en Alemania por Wolf (16) (1877) en pacientes con dolor crónico y alteraciones vasomotoras.
Tipo II: Este síndrome, descrito primeramente por Paget (17) en 1864 en heridos de la Guerra Civil (USA) y bautizado causalgia en 1867 por Mitchel (18), es similar en su presentación pero causado por lesiones de estructuras nerviosas.
Estos dos síndromes tienen las siguientes características en común:
1) dolor que no corresponde a una distribución anatómica (no es radicular, no sigue la distribución de un nervio periférico);
2) el miembro afectado puede o no presentar cambios de temperatura (elevada o por debajo de lo normal), lo que evidencia que el sistema nervioso simpático puede estar involucrado;
3) con el tiempo puede presentar cambios en el trofismo de la piel;
4) en el estadio avanzado se produce atrofia muscular (algunos pacientes pueden presentarse con la mano cerrada en puño con total imposibilidad de abrirla). Es importante tener en cuenta que la nueva clasificación (tipo I y II) no tiene en consideración la presencia de compromiso nervioso simpático. La única manera de determinar si este componente está presente es mediante el bloqueo de la inervación simpática de la zona afectada. En la mayoría de estos pacientes el síndrome afecta una extremidad superior, pero en una tercera parte la extremidad afectada es la inferior. Es frecuente que primeramente afecte a una extremidad y luego progrese para envolver la contralateral o las otras dos. Si bien es más común que se presente en las extremidades puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo, incluyendo órganos intraabdominales o pélvicos (ej. SDRC de la vagina).
B. Dolor del miembro fantasma
Este tipo de dolor, identificado primeramente por el cirujano de guerra Mitchell en soldados sobrevivientes de la Guerra Civil (USA), se ve en amputaciones traumáticas o terapéuticas y no está sólo limitado a los miembros, sino que ha sido descrito en diversas regiones del cuerpo (19), incluyendo el ano, en pacientes con cirugía abdominal o pélvica (20), y vejiga urinaria (21). Dolor fantasma de los senos ha sido reportado en 22% al 64% de las pacientes con cáncer de mama que fueron sometidas a mastectomía (22,23). En adición, dolor fantasma de ojo y pieza dental, aunque infrecuentes, también han sido reportados. Alrededor de 10-90% de los pacientes que sufren amputaciones desarrollan dolor fantasma, y en 80-90% de los casos se resuelve en un año (24). Si los síntomas continúan más allá de ese período, la posibilidad de resolución disminuye significativamente. La parte distal del miembro fantasma, con el tiempo, se acerca al muñón y eventualmente el paciente tiene la sensación de que ésta está pegada al mismo. Esta sensación de acortamiento de la extremidad fantasma se conoce como “telescoping” y es un indicador de buen pronóstico. El paciente puede presentar muchos síntomas diferentes en la extremidad fantasma (hormigueo, pinchazos, quemazón), pero raramente dolor en presencia de parestesias.
El dolor en pacientes con amputación de una extremidad es un modelo que permite apreciar la complejidad del dolor neuropático en toda su magnitud, ya que puede presentar varios tipos de dolor simultáneamente:
1) dolor fantasma;
2) SDRC sin o con componente simpático en el área del muñón;
3) dolor producido por neuromas.
4) dolor neuropático en el área de la cicatriz quirúrgica.
Todos estos diferentes tipos de dolor deben ser diferenciados porque pueden requerir estrategias terapéuticas diferentes. 1) El dolor de la extremidad fantasma puede evolucionar favorablemente en forma espontánea y requiere terapia física. El paciente puede encontrar dificultad con este tipo de ejercicios, ya que no puede visualizar la extremidad. La caja de espejos ha demostrado ser una herramienta útil para este tipo de pacientes. El paciente coloca la extremidad sana en esta caja especialmente diseñada, y por medio de espejos se crea una imagen simétrica en la posición que la extremidad amputada ocuparía. Esto ayuda al paciente a visualizar la extremidad y ejercitarla a pesar de no tenerla. 2) Cuando se sospecha un componente de dolor mediado simpáticamente, la ejecución de bloqueos simpáticos está indicada. Si hay algún grado de respuesta está recomendado repetirlo cada vez que el paciente presente recrudecimiento de los síntomas. Si la repuesta es muy significativa en varias ocasiones, entonces interrupción quirúrgica de la inervación simpática del área puede ser considerada. 3) Neuroma es el producto de la regeneración caótica de un nervio que ha sido seccionado. En el segmento distal del nervio se produce degeneración walleriana (25), mientras que el proximal hace repetidos intentos infructuosos de regeneración, dando una imagen conocida como “cabeza de medusa”. Inyecciones con anestésicos locales pueden ser beneficiosas, pero el efecto no dura demasiado. Exploración quirúrgica del área para “liberar” el nervio de tejido cicatrizal o para “enterrarlo” en el músculo y protegerlo de microtraumas y compresiones puede ser beneficioso. En ocasiones remover el neuroma puede mejorar los síntomas, pero tiende a recurrir. En una serie de casos se observó que la gran mayoría de los pacientes a quienes se les removió un neuroma tres o más veces, éste continúa regenerándose y los síntomas empeoran significativamente. 4) Este dolor tiende a ser superficial y quemante y puede mejorar con inyecciones en la herida quirúrgica o con aplicación tópica de analgésicos locales, vitamina E o con cremas o parches que contengan anestésicos locales.

C. Neuralgia postherpética (26)
La prevalencia de infección por herpes Zoster aumenta con la edad y estados de inmunodepresión (quimioterapia, AIDS). Las áreas más afectadas son los dermatomas torácicos (T5-T10) y la cara (la rama V1 del trigémino [herpes Zoster oftalmicus (27)]), pero puede afectar otras áreas del cuerpo como las extremidades inferiores (30% de los casos). Cuando afecta V1 existe riesgo de invasión de la córnea y la formación de lesiones que pueden producir ceguera, por lo que requiere intervención inmediata. Una presentación poco usual es la que envuelve al ganglio geniculado. Estos pacientes se presentan a la consulta con fuerte dolor de oído, vesículas en el conducto auditivo externo, alteraciones gustativas en la lengua y debilidad muscular (Bell’s Palsy) del mismo lado de la lesión. A este síndrome se lo conoce como herpes Zoster óticus o Ramsay Hunt (28), en honor al neurólogo americano que lo describiera en 1907. En ocasiones, las vesículas pasan inadvertidas y sólo se evidencian mediante inspección de la membrana timpánica con un otoscopio. La infección inicial ocurre en la edad infantil y el agente que la produce es el virus varicela Zoster. Tiene las mismas características que un cuadro viral con vesículas en diferentes grados de evolución. El riesgo de contagio desaparece cuando se forman costras sobre las lesiones. El cuadro se resuelve pero el virus queda latente en los ganglios de la espina dorsal por muchos años. Cuando el sistema inmune se compromete se produce una reactivación y multiplicación en el ganglio que se acompaña de cambios histológicos de necrosis e infiltrado linfocitario. Si la infección se extiende centrípetamente hacia el asta posterior de la médula espinal, las consecuencias pueden ser más severas. En ocasiones, el virus invade el líquido cefalorraquídeo y desde allí el parénquima cerebral, produciendo encefalitis viral. Más comúnmente viaja hacia la perifería y produce lesiones en la piel que siguen la distribución del dermatoma correspondiente al ganglio dorsal donde se produjo la reactivación viral. En el 16% de los casos puede involucrar más de un dermatoma (29). Las lesiones nunca cruzan la línea media y se resuelven con formación de costras en aproximadamente una semana. Este período puede ser muy doloroso y los pacientes se quejan de severo escozor. Si el dolor no se resuelve en 3 meses (algunos autores proponen 6 meses), la condición toma características de cronicidad, a la que se conoce como neuralgia postherpética (30). En 10% de los casos los pacientes se quejan de dolor en el tórax en distribución dermatomal, pero no se identifican lesiones. Este fenómeno se conoce como herpes Zoster sineherpete (31) (herpeticum) y tiene el mismo riesgo de progresar a neuralgia postherpética que la presentación común. El dolor es constante, intenso y algunos pacientes lo describen como lancinante, otros como quemante y otros como una combinación de ambos. Muchos pacientes no pueden tolerar el contacto de la ropa y el dolor es agravado por corrientes de aire y el aire acondicionado.

D. Dolor neuropático inducido por quimioterapia
Pacientes con cáncer frecuentemente presentan neuropatía periférica con características específicas dependiendo del agente utilizado (32). En la mayoría de los casos, la neuropatía comienza por los dedos de los pies para luego comprometer los dedos de las manos, pero puede extenderse a las cuatro extremidades y ser de tal intensidad que puede ser invalidante. Los pacientes se pueden quejar de dolor, pinchazos y agujas, vibración, y pérdida de propiocepción que puede interferir con la escritura y actividades básicas de la vida diaria, como sostener los cubiertos. El uso de cisplatino está limitado a cáncer de cabeza y cuello, debido a la severidad de la neuropatía dolorosa en los dedos de las manos y pies, que puede extenderse a las cuatro extremidades (33). Los síntomas, que pueden verse aún con dosis bajas, primeramente afectan los reflejos profundos y los síntomas pueden comenzar meses después de terminado el tratamiento. Oxaliplatin está molecularmente relacionado con cisplatino pero es menos tóxico, y por esto lo ha reemplazado en casi todos los protocolos, a excepción de los de cuello y cabeza, en los que cisplatino continúa utilizándose. Oxaliplatin puede producir parestesias y disestesias que son dosis-dependiente, y se resuelve rápidamente en el 85% de los casos (34), y probablemente refleje excitabilidad de los canales neuronales. El 60% de los pacientes tratados con paclitaxil a dosis de 250 mg/m2 presentan parestesias de las manos y los pies, mientras que el 100% de los que reciben 1.000 mg/m2 desarrollan neuropatía periférica de tipo sensorial y motora, que en la mayoría de los casos puede mejorar cuando se descontinúa el tratamiento (35). Talidomida ha sido recientemente introducida para el tratamiento de mieloma múltiple y puede producir una neuropatía axonal sensorial que se ve más comúnmente con dosis de 25 a 1.600 mg/día (36). Vincristina es la droga más neurotóxica de la familia de los alcaloides de la vinca y puede presentar una neuropatía motora-sensitiva que llega a interferir con los movimientos motores finos y puede requerir descontinuación del tratamiento. Característicamente produce debilidad de la dorso-flexión de los pies, dando al paciente una marcha típica. La toxicidad puede ser exacerbada por la administración simultánea de otros agentes quimio-terapéuticos (ej. etoposide, teniposide) (37).
E. Dolor neuropático inducido por radiación
Pacientes que reciben radiación para el tratamiento de cáncer de seno o linfoma pueden desarrollar plexopatía del plexo braquial hasta seis meses después de terminado el tratamiento. El diagnóstico diferencial más importante es el de metástasis en esa área. Estudios de imágenes de resonancia magnética (IRM) pueden aclarar el diagnóstico. Usualmente, los síntomas secundarios a radiación corresponden primariamente a un compromiso de la parte superior del plexo, mientras que la enfermedad con metástasis o invasión directa linfomatosa suele afectar la parte inferior.
6. Tratamiento farmacológico del dolor de origen neuropático
A. Agentes anticonvulsivantes (Tabla II)
Gabapentina es ampliamente utilizada para el tratamiento de dolor neuropático de origen oncológico (38) o no oncológico (ej. neuropatía diabética [39], neuralgia postherpética [40], secundario a quimioterapia [41]), debido a su baja toxicidad, baja afinidad por proteínas plasmáticas ya que no se metaboliza. Este anticonvulsivante, que actúa sobre la unidad a2S de canales de calcio dependientes de voltaje, tiene absorción variable, por lo que el rango de dosis es extremo (300-3.600 mg/día). Un estudio clínico reciente muestra que la respuesta analgésica de la combinación de gabapentina y morfina es mayor que la suma de los efectos individuales en pacientes con dolor de origen neuropático (42). Más recientemente se ha introducido una molécula relacionada a gabapentina (pregabalina), pero que tiene una farma-cocinética previsible, con una dosis terapéutica que oscila entre los 200 y 400 mg/día. Si bien el perfil de efectos adversos es similar a gabapentina (nistagmo a extremos de la mirada lateral, incremento de peso, dificultad en concentración, balance, recordar nombres y sedación), por lo que también se la considera segura, puede producir síndrome de abstinencia y se ha descrito un caso de edema cerebral con su interrupción abrupta. Estudios doble ciego han demostrado que esta medicación es útil en el tratamiento de dolor neuropático (43), incluyendo neuropatía diabética (44), PHN (45) y fibromialgia. Lamotrigina parecería ser útil en el tratamiento de dolor neuropático (46). Datos experimentales preclínicos (47), como así también estudios clínicos en pacientes con neuropatía de origen periférico (neuropatía diabética y neuralgia del trigémino) y central (48,49) (accidente cardiovascular) demostraron una respuesta analgésica del 50%. Casos de hipersensibilidad severa, como Steven Johnson, pueden ocurrir en 1% de los pacientes tratados (50). Si la reacción cutánea (presente en 10% de los pacientes) no mejora con el tiempo y empeora en forma dosis-dependiente, si este efecto adverso es observado, la medicación debe descontinuarse rápidamente o rotarse a otro anticonvulsivante o un antidepresivo con actividad analgésica. Oxcarbazepina, metabolito de carbama-zepina (51), tiene efectos adversos similares a la droga madre, pero es mejor tolerada. Lesiones de la piel también pueden observarse. Asimismo, puede ocurrir caída en los niveles plasmáticos de sodio y neutrófilos. Cuando el paciente no experimenta mejoría con estas drogas, entonces levetiracetam, topiramato, zonisanida y tiagabina pueden ser utilizados (52).
B. Antidepresivos (Tabla III)
Estas drogas pueden ser muy beneficiosas porque la presencia de depresión es frecuentemente encontrada en pacientes con dolor crónico. Los antidepresivos que mostraron primeramente gran eficacia analgésica (independiente de su efecto antidepresivo) en el tratamiento de dolor neuropático de origen oncológico (53) y no oncológico (54) fueron los agentes tricíclicos (55-57). Su utilización en pacientes geriátricos es limitada debido a los efectos anti-colinérgicos (confusión, retención de orina, hipotensión ortostática, ciclopejía, pérdida de equilibrio, somnolencia). Debido a la mayor tolerabilidad, recientemente se han introducido los SSRIs y los NSRIs. Entre estas opciones, las drogas con mecanismo de acción mixto (venlafaxina, paroxetina, dulo-xetina o bupropion [agonista dopaminérgico]) parecerían ser de mayor utilidad que los SSRIs (sertralina, fluoxetina). Estudios doble ciego han sugerido que buproprion en dosis de 150 mg (acción prolongada) dos veces al día puede producir mejoría significativa en 50% de los pacientes (58), al igual que pacientes recibiendo duloxetina 30-60 mg/día (59). Paroxetina 30-70 mg/día también pude ser beneficiosa en neuropatía diabética (60). Es importante recordar que ausencia de respuesta a un anticonvulsivante o antidepresivo no implica falta de respuesta a otros medicamentos de las mismas o diferentes familias farmacológicas (61). Más recientemente se ha descrito que venlafaxina y topiramato pueden reducir el dolor secundario a quimioterapia (62)
C. Anestésicos locales (Tabla IV)
Los anestésicos locales pueden ser de utilidad en crisis dolorosas de origen neuropático debido a enfermedad oncológica (63) o no oncológica. Cuando el paciente no responde a terapias convencionales se puede admitir al hospital para infusión intravenosa continua de lidocaína (64). Los resultados son variables y antes de comenzar la infusión es recomendado verificar los niveles plasmáticos de las enzimas hepáticas, realizar un EKG y verificar que el paciente no tenga severa hipotensión. Luego, bajo monitoreo cardíaco, se administran 1-2 mg/kg de lidocaína por vía endovenosa en no menos de 30 min. La dosis puede ser repetida a intervalos de 10 min. hasta alcanzar una dosis total de 100 mg (en el paciente adulto). El efecto puede durar de 3-21 días. En los pacientes que experimentan mejoría significativa se puede considerar infusión subcutánea continua de lidocaína en una cantidad de 1-2 mg/h, tratando de alcanzar niveles plasmáticos de 2,5 µg/ml. Los efectos adversos más comunes incluyen parestesias, temblor, náuseas de origen central, distorsión del habla, arritmias cardíacas, y poco frecuentemente convulsiones. En pacientes con riesgo de arritmias cardíacas deben suspenderse los tricíclicos (ej. desipramina, amitriptilina, nortriptilina) antes de comenzar la infusión con lidocaína. Si el paciente experimenta una mejoría de alrededor del 50%, entonces mexiletina (65) (forma oral de anestésico local) puede comenzarse a 150 mg tres veces por día. Los efectos adversos incluyen náuseas, sequedad de mucosas, alteración del sueño, somnolencia.
D. Opiáceos en el tratamiento de dolor neuropático
Los opiáceos fueron proscritos del tratamiento de dolor neuropático hasta principios de la década del noventa, cuando un par de publicaciones mostraron 50% de mejoría en este tipo de pacientes (66,67). Trabajos más recientes, por Flor y colaboradores, no sólo confirmaron estas observaciones, pero sugirieron que el tratamiento agresivo del dolor podría revertir cambios plásticos en la corteza sensitivomotora. Ciertamente, trabajos anteriores realizados por el mismo grupo y otros en pacientes con extremidades amputadas muestran que la representación sensitivo-motora de la extremidad se acorta y es invadida por la representación de áreas vecinas. En el caso de la mano, el dedo pulgar es vecino a los labios, los cuáles se expanden y avanzan sobre la representación de éste. Si bien los experimentos fueron realizados con morfina, es muy probable que los mismos resultados pudieran obtenerse con otros opiáceos.
Un opiáceo que merece mención aparte es la metadona porque en los últimos años, debido a su bajo costo y larga duración de acción, ha resurgido como un compuesto de primera línea para el tratamiento de dolor crónico (68). Los efectos adversos son comparables con el de otros opiáceos (constipación, sedación, dependencia física) y además, en una minoría de pacientes, se pueden observar movimientos extrapiramidales (69). Constipación es un síntoma que puede producir mucha incomodidad y frecuentemente responde a medicamentos que ablandan la consistencia de la materia fecal o laxantes de potencia moderada. Methylnaltrexona es un representante de una nueva familia de fármacos utilizados específicamente para el tratamiento de constipación inducida por opiáceos (70). Este compuesto es un derivado de naltrexona que tiene la habilidad de bloquear los receptores opiáceos a nivel del tracto digestivo. Debido a su estructura cuaternaria no cruza la barrera hematoencefálica, evitando así crisis dolorosas y síndrome de abstinencia. La vida media de metadona varía entre 4 y 150 horas, por lo cual, preferentemente, la dosis debe ajustarse a intervalos no menores de 4 días, excepto cuando el paciente está hospitalizado o se puede realizar un monitoreo más intenso. Si bien puede utilizarse por vía endovenosa y en forma de analgesia intravenosa controlada por el paciente (AIVCP), no es recomendable su uso en pacientes no previamente expuestos a opiáceos, debido a la posibilidad de acumulación y sobredosis. El hecho de que esta droga no sea metabolizada por el riñón la convierte en una excelente opción (junto con fentanilo) en pacientes con insuficiencia renal. Recientemente fue reportado (71) que metadona puede producir prolongación del intervalo QTc por encima de 500 ms (72) y varias muertes fueron asociadas a “torsades de pointes”, sumándose de esta manera a una larga lista de drogas que solas o en combinación pueden producir alteraciones del QTc (73). Es alarmante que, a pesar de la importancia del tema, todavía existe un gran grado de confusión al respecto (74). Un detallado examen de las características de los pacientes en este estudio indican que varios tenían desarreglos electrolíticos que podrían haber precipitado ese desenlace. En Beth Israel Medical Center, New York, nosotros realizamos un estudio prospectivo de más de 100 pacientes con dosis de hasta 1,5 gr/día de metadona oral, y si bien vimos prolongación del QTc en hombres (no en mujeres) durante el primer año de tratamiento, no vimos ningún caso de “torsades de pointes” (75). Por otro lado, un estudio desarrollado en Sloan Kettering Cancer Center, New York, con metadone endovenosa en pacientes con dolor de origen oncológico mostró alteraciones electrocardiográficas, pero tampoco mostró “torsade de pointes” (76). Una complicación seria puede presentarse cuando se rota de otro opiáceo a metadona en pacientes que han recibido medicación en forma prolongada (77). Si bien la potencia de estos dos fármacos es similar, la recomendación es que una vez hecho el cálculo para la conversión se utilice solamente un 10-25% de la dosis total, debido a la ausencia de tolerancia cruzada (78,79). Este fenómeno es causado probablemente por el bloqueo de los receptores NMDA por el isómero d de la forma racémica de metadona, y por ese motivo no se observa cuando se cambia de metadone a otros opiáceos. Si no se toma esta precaución, estos pacientes podrían experimentar depresión respiratoria (80). El analgésico metadona fue sintetizado por los alemanes en preparación para la Segunda Guerra, luego de que el suministro de morfina por Inglaterra fuera suspendido. No fue hasta 1964 que este opiáceo comenzó a utilizarse como terapia de sustitución para pacientes con adicción a heroína (luego extendido al resto de los opiáceos). Dole (81,82) especuló que los adictos a heroína sufren de un desbalance neuroquímico (83) y que la adicción refleja una necesidad interna de sustituir este déficit. Con los años, metadona se convirtió en sinónimo de drogadicción y este estigma generó gran resistencia por parte de los pacientes y médicos para su uso como analgésico. En los últimos años se ha convertido una de las drogas de primera línea para aquellos pacientes que reciben metadona como terapia de sustitución y además padecen de dolor crónico. La recomendación es que el médico que maneja el dolor y el consejero del paciente en el programa de metadona deben trabajar en colaboración (84). En adición a la administración de metadona, estos programas proveen (o deben proveer) asistencia psicológica y estructura. Por este motivo el paciente debe continuar en el programa donde recibe la metadona para la dosis matutina, mientras que el médico que trata el dolor puede suplementar esa dosis con la cantidad que se requiera para tratar el dolor, dividida en tres dosis.
E. Antagonistas de los receptores NMDA
En USA la metadona se comercializa en su forma racémica (l y d). El isómero l presenta afinidad por receptores mu, los cuáles median la respuesta analgésica, mientras que el isómero d bloquea los receptores a glutamato. A los receptores de glutamato se les conoce como receptores NMDA por tener afinidad por N-methyl-D-aspartato. Trabajos preclínicos realizados por Trujillo y Akil a comienzos de la década del noventa con bloqueadores irreversibles de los receptores NMDA (MK-801), sugieren que estos receptores están envueltos en el desarrollo de hiperalgesia y también de tolerancia a opiáceos (85). Inturrisi y colaboradores, entre otros, propusieron, basados en estudios preclínicos, que el isómero d de metadona, debido a su afinidad por estos receptores, no sólo tiene propiedades analgésicas, sino también bloquea hiperalgesia y previene o disminuye el desarrollo de tolerancia a opiáceos (86). Esta teoría ganó gran popularidad rápidamente y muchos investigadores se volcaron a estudiar este fenómeno y a trasladarlo a la práctica clínica. A fines de la década del noventa, trabajos realizados por Nelson y colaboradores (87) sugirieron que dextrometorfano, un bloqueador de los NMDA receptores que ha sido utilizado extensivamente en la práctica clínica, produciría analgesia en neuropatía diabética, mientras no tendrían efecto en neuropatía postherpética. El diseño de este estudio permitía el aumento de la dosis de dextrometorfano hasta producirse analgesia o la observación de efectos adversos. A dosis analgésicas, la mayoría de los pacientes experimentaron efectos adversos, por lo que, basado en este y otros trabajos, se concluyó que su valor clínico sería limitado. Otros grupos realizaron experimentos similares con ketamina, la cual produce anestesia disociativa y es ampliamente utilizada en la práctica clínica. Estudios con capsaicina mostraron que ketamina es más efectiva que placebo para tratar hiperalgesia (88). Debido a los efectos adversos, el uso clínico de este compuesto también está limitado y es considerado un compuesto de tercera línea para el tratamiento de dolor neuropático. Sin embargo, en caso de una crisis dolorosa, ketamina puede administrarse por vía endovenosa y si hay respuesta al tratamiento se lo puede continuar por vía oral o subcutánea. La formulación oral puede agregarse al régimen que el paciente tenga en dosis de 0,5 mg/kg tres veces al día. Infusión continua intravenosa o subcutánea debe comenzarse a 2,5-5 mg/kg/24 h para ser gradualmente incrementada de 50-100 mg/24 h hasta un máximo de 500 mg/24 hs. Memantina es un bloqueador de los receptores NMDA con mayor afinidad que dextrometorfano y ketamina. Hasta el momento hay tres estudios sobre la actividad analgésica de este compuesto y los resultados son controvertidos. Mientras que uno de los protocolos mostró beneficio, otro fue negativo, y el tercero no fue concluyente. Datos generados en el laboratorio del Dr. Birbaumer en ocho pacientes, no mostraron que memantina redujera el dolor neuropático en pacientes con dolor de extremidad fantasma, ni revirtiera los cambios en la representación cortical que se ha demostrado ocurre en estos pacientes (89). Nikolajsen y col observaron en un estudio a doble ciego que 19 pacientes con dolor crónico postquirúrgico secundario a lesión de nervios periféricos no mejoraron con 20 mg/día de memantina (90).
Trabajos preclínicos realizados por Mao y colaboradores (91) sugieren que la administración de dextrometorfano podría prevenir el desarrollo de tolerancia a morfina (92). Ratones fueron expuestos a morfina solamente o en presencia de dosis crecientes de dextrometorfano y demostraron que una relación de 1:1 podría prevenir el desarrollo de tolerancia a morfina. Estos resultados fueron coincidentes, aunque parcialmente, con los observados por otros laboratorios (93). Con el objetivo de probar esta hipótesis en el área clínica se diseñaron varios estudios a doble ciego en los que se trató a pacientes con dolor crónico con una dosis fija de morfina-dextrometorfano de 1:1. Un estudio que incluyó 2.200 pacientes mostró que esta combinación es tan segura como morfina: solamente (94). En adicción, en un estudio a doble ciego en pacientes recibiendo la misma combinación, se demostró menor requerimiento total de morfina (95). Sin embargo, a pesar de estos resultados promisorios, recientemente Galor y col realizaron un análisis simultáneo de los datos de los tres estudios y concluyeron que esta combinación, en proporción de 1:1, no es más efectiva en el tratamiento de dolor, reducción de efectos adversos o reducción en el desarrollo de tolerancia que cuando morfina es utilizaba como único agente (96).
F. Potenciación de analgesia mediante antagonistas opiáceos.
Morfina y sus derivados ocupan los receptores mu que están localizados en el asta posterior de la médula espinal y disminuyen la liberación de neurotransmisores excitatorios (ej. glutamato) y sustancia P de la presinapsis, con la consiguiente disminución de potenciales de acción y decremento del impulso doloroso. Un modelo muy utilizado para el estudio del efecto de morfina y congéneres sobre la transmisión de los impulsos dolorosos es el ganglio de la raíz dorsal donde se aloja el cuerpo neuronal de la neurona seudobipolar que transmite los impulsos dolorosos desde la periferia hacia el asta posterior de la médula espinal. Los ganglios o las células dispersas pueden prepararse en cultivos para estudiar el efecto de los opiáceos sobre sus propiedades electrofisiológicas. La aplicación de un estímulo eléctrico de 10 mV resulta en el disparo de un potencial de acción de alrededor de 4-6 ms de duración. Cuando esta preparación es perfundida con una solución micromolar de morfina (u otros opiáceos), la duración del potencial de acción disminuye (2-3 ms) debido a incremento en la conductancia de canales de potasio. Este efecto inhibitorio sobre la duración del potencial de acción se correlaciona con disminución de liberación de neurotransmisores y el consecuente efecto analgésico. Por otro lado, cuando la preparación es irrigada con concentraciones muy bajas de morfina (u otros opiáceos) se produce prolongación de la duración del potencial de acción, efecto que llamamos excitatorio. La conductancia al potasio disminuye y se enlentece el retorno al equilibrio para ese anión, con la consiguiente prolongación del potencial de acción (8-10 ms) (97). Esta observación de que dosis ultrabajas de opiáceos pueden producir un efecto excitatorio, mientras que dosis altas producen un efecto inhibitorio, fue descrita por primera vez por Crain y Shen (98), y lo llamaron “respuesta dual”. Normalmente el efecto inhibitorio producido por los opiáceos puede ser bloqueado con concentraciones micromolares de naloxona, como en el caso de sobredosis de heroína. Sin embargo, si se administran dosis suficientemente pequeñas se puede antagonizar el efecto excitatorio, viéndose el efecto inhibitorio (analgésico) (99) solamente. La consecuencia es que se requieren menos opiáceos para controlar el dolor, con la consiguiente disminución en la incidencia de efectos adversos. Inicialmente esta teoría encontró mucha resistencia porque iba en contra del sentido común, pero estudios posteriores realizados en ratones confirmaron estos datos primeramente observados in vitro (100). Nosotros reportamos un caso de mejoría importante del dolor al administrar dosis ultrabajas de naltrexona a un paciente tratado con metadona para su neuropatía de origen diabético (101). En el momento en que esta teoría se propuso por primera vez, los receptores opiáceos no estaban clonados y la posibilidad de que una misma droga pudiera producir efectos opuestos parecía poco probable. Con la clonación del receptor δ por Evans (102) en California, e independientemente por Kieffer (103) en Francia (seguida luego por la clonación de los receptores µ y k), se amplió el espectro de interpretaciones de las acciones de los opiáceos. El paso hacia adelante más significativo, luego de la clonación de los distintos subtipos de receptores, fue el de la descripción de “splice variants”. Durante el proceso de síntesis del receptor se produce ARNm, el cuál está compuesto de intrones y exones. El exón es la parte de la molécula que participa de la síntesis proteica, mientras que el intrón no tiene esta función. En cierto momento del proceso de maduración de la molécula de ARNm, los intrones son separados del resto y los exones son conectados entre sí (a este proceso se le llama “splicing”). Dependiendo de cuántos exones son reconectados tendremos entonces una gran variedad de productos finales. Por ejemplo, para el receptor µ se han descrito 24 “splice variants” (104). La afinidad de las diferentes “splice variants” del receptor por los diferentes ligandos varía, como así también su distribución en el SNC. Esto sugiere una diversidad de acciones e introduce el concepto de que un mismo ligando pudiera mediar diferentes respuestas. Es así que morfina podría mediar analgesia mediante la activación de ciertas “variantes de ataduras”, mientras que tolerancia o adicción a las drogas podría estar mediado por otras variantes. Si además tomamos en consideración que dos receptores del mismo (105) o distinto tipo (106,107) pueden combinarse entre sí para formar dímeros (ej. dos receptores µ o un recetor µ con un receptor δ), las posibilidades se multiplican. Ciertamente, la heterodimerización de receptores µ y δ ha sido asociada con incremento de la respuesta analgésica a morfina (108,109). En vista de estos novedosos conceptos, no es tan sorprendente que naloxona y naltrexona, a dosis ultrabajas, puedan bloquear hiperalgesia y desarrollo de tolerancia, mientras que a dosis más altas puedan bloquear analgesia. Esta estrategia, si bien muy interesante, todavía está en el terreno experimental.
Bibliografía
1. Paice JA. Mechanisms and management of neuropathic pain in cancer. J Support Oncol, 2003; 1(2): 107-20. [ Links ]
2. Portenoy RK, Cruciani RA. Pain Management Secrets. En prensa. [ Links ]
3. Mannion RJ, Woolf CJ. Pain mechanisms and management: a central perspective. Clin J Pain, 2000; 16(3 Suppl): S144-56. [ Links ]
4. Hanesch U, Heppelmann B, Messlinger K, Schmidt RF. Hyperalgesia and Allodynia, Nueva York: Raven Press, 1992; pp 81-106. [ Links ]
5. Lembeck F, Gamse R. Substance P in peripheral sensory processes. Ciba Foundation Symposium, 1982; 91:35-54. [ Links ]
6. Arbuthnott GW, MacLeod NK, Maxwell DJ, Wright AK. Distribution and synaptic contacts of the cortical terminals arising from neurons in the rat ventromedial thalamic nucleus. Neurosci, 1990; 38(1):47-60. [ Links ]
7. Murase K, Ryu PD, Randic M. Excitatory and inhibitory amino acids and peptide-induced responses in acutely isolated rat spinal dorsal horn neurons. Neurosci Lett, 1989; 103(1):56-63. [ Links ]
8. Dougherty PM, Willis WD. Enhancement of spinothalamic neuron responses to chemical and mechanical stimuli following combined microiontophoretic application of N-methyl-D-aspartic acid and substance P. Pain, 1991; 47(1):85-93. [ Links ]
9. Mudge AW, Leeman SE, Fischbach GD. Enkephalin inhibits release of substance P from sensory neurons in culture and decreases action potential duration. Proc Natl Acad Sci USA, 1979; 76(1):526-30. [ Links ]
10. E. Kandel ER, Siegellbaum SA. Principles of Neural Science. Nueva York, McGraw Hill Companies, 2000; pp 253-280. [ Links ]
11. Yaksh TL, Noueihed R. The physiology and pharmacology of spinal opiates. Annu Rev Pharmacol Toxicol, 1985; 25:433-62. [ Links ]
12. Yeomans DC, Proudfit HK. Projection of substance P- neurons located in the ventrodedial medulla to the A7 noradrenergic nucleous of the rat demonstrated using retrograde tracing combined with immunocytochemestry. Brain Res, 1990; 616:200-10. [ Links ]
13. Enkephalin neurons that project to the A7 catecho-lamine cell group are located in nuclei that modulate nociception: ventromedial medulla. Holden JE. Proudfit HK. Neurosci. 1998; (3):929-47. [ Links ]
14. Déjérine J, Roussy G. Le syndrome thalamique. Rev Neurol (París), 1906; 14:521-532. [ Links ]
15. MacGowan DJ, Janal MN, Clark WC, Wharton RN, Lazar RM, Sacco RL. Mohr JP. Central poststroke pain and Wallenberg’s lateral medullary infarction: frequency, character, and determinants in 63 patients Neurol, 1997; 49(1):120-5. [ Links ]
16. Wolf J. Ueber einen Fall von Ellenbogensgelenks-reaktion. Arch Klim Chir, 1877; 20:771. [ Links ]
17. Paget J. Clinical lecture on some cases of local paralysis. Med Times, 1864; 1:331-332. [ Links ]
18. Mitchell SW. On the diseases of nerves, resulting from injuries. In: Flint A, ed. Contributions relating to the casusation and prevention of disease, and to camp diseases. New York, US Sanitary Commissionirs, 1867. [ Links ]
19. Katz J, Melzack R. Pain ‘memories’ in phantom limbs: review and clinical observations. Pain, 1990; 43(3):319-36. [ Links ]
20. Boas RA. Advances in Pain Research and Therapy. Vol 5. Nueva York, Raven Press, 1983; pp 947-51. [ Links ]
21. Brena SF, Sammons EE. Phantom urinary bladder pain-case report. Pain, 1979; 7(2):197-201. [ Links ]
22. Rothemund Y, Grusser SM, Liebeskind U, Schlag PM, Flor H. Phantom phenomena in mastectomized patients and their relation to chronic and acute pre-mastectomy pain. Pain, 2004; 107(1-2):140-6.[ Links ]23. Jamison K, Wellisch DK, Katz RL, Pasnau RO. Phantom breast syndrome. Arch Surg, 1979; 114(1): 93-5.[ Links ]24. Sunderland S. Nerves and Nerve injuries. Reino Unido: Livingstone, 1978.[ Links ]25. Chen YY, McDonald D, Cheng C, Magnowski B, Durand J, Zochodne DW. Axon and Schwann cell partnership during nerve regrowth. J Neuropathol Exp Neurol, 2005; 64(7):613-22.[ Links ]26. Cruciani RA, Jabati S. Current therapy in neurologic disease, Vol 7. Nueva York, Mosby Inc., 2005. En prensa.[ Links ]27. Opstelten W, Zaal MJ. Managing ophthalmic herpes zoster in primary care. BMJ, 2005; 331(7509):147-51.[ Links ]28. Hunt JR. On herpetic inflammation of the geniculate ganglion. A new syndrome and its complication. Journal of Nervous and Mental Disease, Baltimore, 1907; 34:73-96.[ Links ]29. Sterling JC, Kurtz JB. Textbook of Dermatology, Vol. 2. Oxford, Blackwell Science Publ, 1998; pp 1015-21.[ Links ]30. Hanania MM, Brietstein D. Postherpetic neuralgia: a review. Cancer Invest, 1997; 15:165-76.[ Links ]31. Lewis GW. Zoster sine herpete. Br Med J, 1958; 34(5093)418-21.[ Links ]32. Posner JB. Neurologic complications of cancer. Philadelfia, Davis Company, 1995; pp 282-310.[ Links ]33. Argyriou AA, Polychronopoulos P, Koutras A, Iconomou G, Iconomou A, Kalofonos HP, Chroni E. Peripheral neuropathy induced by administration of cisplatin and paclitaxel-based chemotherapy. Could it be predicted? Support Care Cancer, 2005; 13(8): 647-51.[ Links ]34. Krishnan AV, Goldstein D, Friedlander M, Kiernan MC. Oxaliplatin-induced neurotoxicity and the development of neuropathy. Muscle Nerve, 2005; 32(l):51-60.[ Links ]35. Mielke S, Sparreboom A, Steinberg SM, Gelderblom H, Unger C, Behringer D, Mross K. Association of Paclitaxel pharmacokinetics with the development of peripheral neuropathy in patients with advanced cancer. Clin Cancer Res, 2005; ll(13):4843-50.[ Links ]36. Chaudhry V, Cornblath DR, Corse A, Freimer M, Simmons-O’Brien E, G Vogelsang. Thalidomide-induced neuropathy. Neurol, 2002; 59:1872-5. [ Links ]37. Quasthoff S, Hartung HP. Chemotherapy-induced peripheral neuropathy. J Neurol, 2002; 249(1):9-17.[ Links ]38. Caraceni A, Zecca E, Martini C, et al. Gabapentin as an adjuvant to opioid analgesia for neuropathic cancer pain. J Pain and Symptom Manag, 1999; 17: 441-5.[ Links ]39. Backonja M, Beydoun A, Edwards KR, et al. Gabapentin for the symptomatic treatment of painful neuropathy in patients with diabetes mellitus: a randomized controlled trial. JAMA, 1998; 280: 1831-6.[ Links ]40. Rowbotham M, Harden N, Stacey B, et al. Gabapentin for the treatment of postherpetic neuralgia: a randomized controlled trial. JAMA, 1998; 280:1837-42.[ Links ]41. Bosnjak S, Jelic S, Susnjar S, et al. Gabapentin for relief of neuropathic pain related to anticancer treatment: a preliminary study. J Chemother, 2002; 14: 214-9.[ Links ]42. Gilron I, Bailey JM, Tu D, Holden RR, Weaver DF, Houlden RL. Morphine, gabapentin, or their combination for neuropathic pain. N Engl J Med, 2005; 352(13):1324-34.[ Links ]43. Hadj Tahar A. Pregabalin for peripheral neuropathic pain. Issues Emerg Health Technol, 2005; (67):1-4.[ Links ]44. Richter RW, Portenoy R, Sharma U, Lamoreaux L, Bockbrader H, Knapp LE. Relief of painful diabetic peripheral neuropathy with pregabalin: a randomized, placebo-controlled trial. J Pain, 2005; 6(4): 253-60.[ Links ]45. Freynhagen R, Strojek K, Griesing T, Whalen E, Balkenohl M. Efficacy of pregabalin in neuropathic pain evaluated in a 12-week, randomised, double-blind, multicentre, placebo-controlled trial of flexible and fixed-dose regimens. Pain, 2005; 115(3): 254-63.[ Links ]46. Brodie MJ. Lamotrigine. Lancet, 1992; 339:1397-00.[ Links ]47. Nakamura-Craig M, Follenfant RL. Effect of lamotrigine in the effect of acute and chronica hyperalgesia induced by PGE2 and in the chronic hyperalgesia in rats with streptozotocin-induced diabetes. Pain, 1995; 63:33-7. [ Links ]48. Cañavero S, Bonicalzi V. Lamotrigine control of central pain. Pain, 1996; 68(1):179-81.[ Links ]49. Vestergaard K, Andersen G, Gottrup H, Kristensen BT, Jensen TS. Lamotrigine for central poststroke pain: a randomized controlled trial. Neurology, 2001; 56(2):184-90.[ Links ]50. Mockenhaupt M, Messenheimer J, Tennis P, Schlingmann J. Risk of Stevens-Johnson syndrome and toxic epidermal necrolysis in new users of antiepileptics. Neurology, 2005; 64(7):1134-8.[ Links ]51. Sobotka JL, Alexander B, Cook BL. A review of carbamazepine’s hematologic reactions and monitoring recommendations. DICP, 1990; 24:1214-1219.[ Links ]52. Guay DR. Oxcarbazepine, topiramate, zonisamide, and levetiracetam: potential use in neuropathic pain. Am J Geriatr Pharmacother, 2003; 1(1):18-37.[ Links ]53. Eija K, Tiina T, Neuvonen Pertti J. Amitriptyline effectively relieves neuropathic pain following treatment of breast cancer. Pain, 1995; 64:293-302.[ Links ]54. Morello CM, Lechband SG, Stoner CP, et al. Randomized double blind trial of gabapentin with amitryptiline in diabetic peripheral neuropathy pain. Arch Intern Med, 1999; 59:1931-7.[ Links ]55. Max MB, Lynch SA, Muir J et al. Effects of desi-pramine, amitriptyline, and fluoxetine on pain in diabetic neuropathy. N Engl J Med, 1992; 326: 1250-6.[ Links ]56. Watson CPN, Vernich L, Chipman M, et al. Amitryptiline versus nortriptyline in postherpetic neuralgia: a randomized trial. Neurology, 1998; 51: 1166-71.[ Links ]57. Ansari A. The efficacy of newer antidepressants in the treatment of chronic pain: a review of current literature. Harvard Rev Psychiatry, 2000; 7:257-77.[ Links ]58. Semenchuk MR, Sherman S, Davis B. Double-blind, randomized trial of bupropion SR for the treatment of neuropathic pain. Neurology, 2001; 57(9): 1583-8.[ Links ]59. Goldstein DJ, Lu Y, Detke MJ, Lee TC, Iyengar S. Duloxetine vs. placebo in patients with painful diabetic neuropathy. Pain, 2005; 116(1-2):109-18.[ Links ]60. Sindrup SH, Grodum E, Gram LF, Beck-Nielsen H. Concentration-response relationship in paroxetine treatment of diabetic neuropathy symptoms: a patient-blinded dose-escalation study. Ther Drug Monit, 1991; 13(5):408-14.[ Links ]61. Farrar JT, Portenoy RK. Neuropathic cancer pain: the role of adjuvant analgesics. Oncology (Williston Park). 2001; (11):1435-42. [ Links ]62. Durand JP, Alexandre J, Guillevin L, Goldwasser F. Clinical activity of venlafaxine and topiramate against oxaliplatin-induced disabling permanent neuropathy. Anticancer Drugs, 2005; 16(5):587-91.[ Links ]63. Chong SF, Bretscher ME, Mailliard JA, Tschetter LK, Kimmel DW, Hatfield AK, Loprinzi CL. Pilot study evaluating local anesthetics administered systemically for treatment of pain in patients with advanced cancer. J Pain Symptom Manag, 1997; 13:112-7. [ Links ]64. Mao J, Chen LL. Systemic lidocaine for neuropathic pain relief. Pain, 2000; 87:7-17. [ Links ]65. Galer BS, Harle J, Rowbotham MC. Response to intravenous lidocaine infusion predicts subsequent response to oral mexiletine: a prospective study. J Pain Symptom Manag, 1996; 12:161-7. [ Links ]66. Portenoy RK, Foley KM, Inturrisi CE. The nature of opioid responsiveness and its implications for neuropathic pain: New hypotheses derived from studies of opioid infusions. Pain, 1990; 43:273-86. [ Links ]67. Cherny NI, Thaler HT, Friedlander-Klar H, et al. Opioid responsiveness of cancer pain syndromes caused by neuropathic or nociceptive mechanisms: a combined analysis of controlled, single-dose studies. Neurology, 1994; 44:857-61.[ Links ]68. Cruciani RA, B Lobban, D Lussier. Peer Viewpoint on “Mechanism and Management of Neuropathic Pain in Cancer” by Judith A. Paice. J Support Oncol, 2003; 1(2):117-19.[ Links ]. Lussier D, RA Cruciani. Choreiform movements after a single dose of methadone. J Pain Symp, 2003; 26(2):688-91.[ Links ]70. Cruciani RA. Peer Viewpoint on “Methylnaltrexone, a new agent to prevent and manage opioid-induced side effects” by Chun- Su Yuan. J Support Oncol, 2004; 2(2):121-22.[ Links ]71. Krantz MJ, Kutinsky IB, Robertson AD, Mehler PS. Dose-related effects of methadone on QT prolongation in a series of patients with torsade de pointes. Pharmacotherapy, 2003; 23(6):802-5.[ Links ]72. Krantz MJ, Lewkowiez L, Hays H, Woodroffe MA, Robertson AD, Mehler PS. Torsade de pointes associated with very-high-dose methadone. Ann Intern Med, 2002; 137(6):501-4.[ Links ]73. Roden DM. Drug-induced prolongation of the QT interval. N Engl J Med, 2004; 350(10):1013-22. [ Links ]74. Cruciani RA, Portenoy RK, Homel P. Drug-induced prolongation of the QT interval. N Engl J Med, 2004; 350(25):2618-21. [ Links ]75. Cruciani RA, R Sekine, P Homel, Y Yap, Y Suzuki, D Lussier, J Lapin, P Schweitzer, S Yancovitz, R Portenoy. QTc measurements in patients on methadone. J Pain Sympt Manag, 2005; 29(4):385-91. [ Links ]76. Kornick CA, Kilborn MJ, Santiago-Palma J, Schulman G, Thaler HT, Keefe DL, Katchman AN, Pezzullo JC, Ebert SN, Woosley RL, Payne R, Manfredi PL. QTc interval prolongation associated with intravenous methadone. Pain, 2003; 105(3): 499-506.[ Links ]77. Estfan B, LeGrand SB, Walsh D, Lagman RL, Davis MP. Opioid rotation in cancer patients: pros and cons. Oncology (Williston Park), 2005; 19(4):511-6.[ Links ]78. Mercadante S. Opioid rotation for cancer pain. Rationale and clinical aspects. Cancer, 1999; 86: 1856-66.[ Links ]79. Mercadante S, Cacuccio A, Fulfaro F, et al. Switching from morphine to methadone to improve analgesia and tolerability in cancer patients: A prospective study. J Clin Oncol, 2001; 19:2898-904.[ Links ]80. Cruciani RA, Portenoy RK. Commentary on “Opioid rotation: pros and cons” by Estefan B, LeGrand S, Walsh D, Lagman R, Davis M. Oncology, 2005; 18(4):521-27.[ Links ]81. DoleVP, Nyswander M. A medical treatment for diacetylmorphine (heroin) addiction. A clinical trial with methadone hydrochloride. JAMA, 1965; 23; 193:646-50.[ Links ]82. Nyswander M, Dole VP. The present status of methadone blockade treatment. Am J Psychiatry, 1967; 123(11):1441-2. [ Links ]83. Dole VP. Implications of methadone maintenance for theories of narcotic addiction. JAMA, 1988; 260(20):3025-9.[ Links ]84. Cruciani RA, C Coggins. Peer Viewpoint on “Current perspectives on Pain in AIDS, Part 2” by W Breitbart and Lucia DiBiase. Oncology, 2002; 16(7):980-2.[ Links ]85. Trujillo KA, Akil H. Inhibition of morphine tolerance and dependence by the NMDA receptor antagonist MK-801. Science, 1991; 251(4989):85-7.[ Links ]86. Davis AM, Inturrisi CE. d-Methadone blocks morphine tolerance and N-methyl-D-aspartate-induced hyperalgesia J Pharmacol Exp Ther, 1998; 289(2): 1048-53.[ Links ]87. Nelson KA, Park KM, Robinovitz E, Tsigos C, Max MB. High-dose oral dextromethorphan versus placebo in painful diabetic neuropathy and postherpetic neuralgia. Neurology, 1997; 48(5):1212-8.[ Links ]88. Park KM, Max MB, Robinovitz E, Gracely RH, Bennett GJ. Effects of intravenous ketamine, alfentanil, or placebo on pain, pinprick hyperalgesia, and allodynia produced by intradermal capsaicin in human subjects. Pain, 1995; 63(2):163-72.[ Links ]89. Wiech K, Kiefer RT, Topfner S, Preissl H, Braun C, Unertl K, Flor H, Birbaumer N. A placebo-controlled randomized crossover trial of the N-methyl-D-aspartic acid receptor antagonist, memantine, in patients with chronic phantom limb pain. Anesth Analg, 2004; 98(2):408-13. [ Links ]90. Nikolajsen L, Gottrup H, Kristensen AG, Jensen TS. Memantine (a N-methyl-D-aspartate receptor antagonist) in the treatment of neuropathic pain after amputation or surgery: a randomized, double-blinded, cross-over study. Anesth Analg, 2000; 91(4):960-6. [ Links ]91. Mao J, Price DD, Caruso FS, Mayer DJ. Oral administration of dextromethorphan prevents the development of morphine tolerance and dependence in rats. Pain, 1996; 67(2-3): 361-8.[ Links ]92. Manning BH, Mao J, Frenk H, Price DD, Mayer DJ. Continuous co-administration of dextromethorphan or MK-801 with morphine: attenuation of morphine dependence and naloxone-reversible attenuation of morphine tolerance. Pain, 1996; 67(1):79-88.[ Links ]93. Hoffmann O, Wiesenfeld-Hallin Z. Dextromethorphan potentiates morphine antinociception, but does not reverse tolerance in rats. Neuroreport, 1996; 7(3): 838-40.[ Links ]94. Goldblum R. Long-term safety of MorphiDex. J Pain Symptom Manag, 2000; 19(1 Suppl):S50-6.[ Links ]95. Katz NP. MorphiDex (MS:DM) double-blind, multiple-dose studies in chronic pain patients. J Pain Symptom Manag 2000; 19(1 Suppl): S37-41.[ Links ]96. Galer BS, Lee D, Ma T, Nagle B, Schlagheck TG. MorphiDex (morphine sulfate/dextromethorphan hydrobromide combination) in the treatment of chronic pain: three multicenter, randomized, double-blind, controlled clinical trials fail to demonstrate enhanced opioid analgesia or reduction in tolerance. Pain, 2005; 115(3):284-95.[ Links ]97. Shen KF, Crain SM. Dual opioid modulation of the action potential duration of mouse dorsal root ganglion neurons in culture. Brain Res, 1989; 491(2): 227-42.[ Links ]98. Crain SM, Shen KF. Opioids can evoke direct receptor-mediated excitatory effects on sensory neurons. Trends Pharmacol Sci, 1990; 11(2):77-81.[ Links ]99. Crain SM, Shen KF. Antagonists of excitatory opioid receptor functions enhance morphine’s analgesic potency and attenuate opioid tolerance/dependence liability. Pain, 2000; 84(2-3):121-31.[ Links ]100. Crain SM, Shen KF. Ultra-low concentrations of naloxone selectively antagonize excitatory effects of morphine on sensory neurons, thereby increasing its antinociceptive potency and attenuating tolerance/dependence during chronic cotreatment. Proc Natl Acad Sci USA, 1995; 92(23):10540-4.[ Links ]101. Cruciani RA, Lussier D, Miller-Saultz D, D. Arbuck. Ultra-low dose oral naltrexone decreases side effects and potentiates the effect of methadone. J. Pain Symp Manag, 2003; 25(6):491-4.[ Links ]102. Evans CJ, Keith DE Jr, Morrison H, Magendzo K, Edwards RH. Cloning of a delta opioid receptor by functional expression. Science, 1992; 258(5090): 1952-5.[ Links ]103. Kieffer BL, Befort K, Gaveriaux-Ruff C, Hirth CG. The delta-opioid receptor: isolation of a cDNA by expression cloning and pharmacological characterization. Proc Natl Acad Sci USA, 1992; 89(24): 12048-52.[ Links ]104. Cruciani RA. The Merck Manual of Diagnosis and Therapy. Eighteenth edition. Nueva Jersey, Merck Research Laboratories, 2005. En prensa.[ Links ]105. Pascal G, Milligan G. Functional complementation and the analysis of opioid receptor homo-dimerization. Mol Pharmacol, 2005; 68(3):905-15.[ Links ]106. Law PY, Erickson-Herbrandson LJ, Zha QQ, Solberg J, Chu J, Sarre A, Loh HH. Heterodimerization of mu and delta-opioid receptors occurs at the cell surface only and requires receptor-G protein interactions. J Biol Chem, 2005; 280(12):11152-64.[ Links ]107. Wang D, Sun X, Bohn LM, Sadee W. Opioid receptor homo and heterodimerization in living cells by quantitative bioluminescence resonance energy transfer. Mol Pharmacol, 2005; 67(6):2173-84.[ Links ]108. Gomes I, Gupta A, Filipovska J, Szeto HH, Pintar JE, Devi LA. A role for heterodimerization of mu and delta opiate receptors in enhancing morphine analgesia. Proc Natl Acad Sci USA, 2004; 101(14): 5135-9.[ Links ]109. Gomes I, Jordan BA, Gupta A, Trapaidze N, Nagy V, Devi LA. Heterodimerization of mu and delta opioid receptors: A role in opiate synergy. J Neurosci, 2000; 20(22):RC110.[ Links ]
Dirección para correspondencia:
Ricardo A. Cruciani, MD, PhD
Vice-Chairman
350 E 17th Street, 12th floor
Department of Pain Medicine and Palliative Care
Beth Israel Medical Center
New York, NY, 10003
Teléfono:212-844-1390
Copy right, este artículo requiere de autorización de Asociación Post Polio Litff. A.C_APPLAC

Publicado en Salud y bienestar, Salud, Poliomielitis, Síndrome de Post Polio(SPP) y Más | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Códigos CIE. Códigos de la Poliomielitis y de Post-Polio relevantes de la CIE-10 son:

La Clasificación Internacional de Enfermedades, Modificación Clínica se utiliza para codificar y clasificar los datos de morbilidad de los pacientes hospitalizados y ambulatorios registros y las oficinas del médico. (Los Estados Unidos, una vez más, en abril de 2014, retrasó la aplicación de la CIE-10 al 1 de octubre de 2015.)

Códigos de la poliomielitis y de post-polio relevantes de la CIE-10 son:
Z24 – necesidad de inmunización contra la poliomielitis
A80-A80.9 – poliomielitis aguda
B91 – Las secuelas de la poliomielitis
G14 síndrome postpolio -
Sustituyen a los códigos de la poliomielitis aguda familiares de 045 a 045,93 y los efectos tardíos de la polio código de 138 en la CIE-9.

Los códigos para la apnea del sueño (327.21) en la CIE-9 se han ampliado. Aquí están algunos que pueden ser relevantes para los sobrevivientes de polio.
ICD-10
La apnea del sueño G47.30, no especificada
G47.31 Primaria apnea central del sueño
G47.33 apnea obstructiva del sueño (adulto) (pediátrica)
Hipoventilación relacionada con el sueño G47.36 en enfermedades clasificadas en otra parte
G47.37 apnea central del sueño en enfermedades clasificadas en otra parte
Los códigos pueden ser encontradas en este sitio de la OMS .
La versión 11 está siendo desarrollado a través de un proceso innovador y de colaboración. Por primera vez, la OMS está pidiendo a los expertos y los usuarios a participar en el proceso de revisión a través de una plataforma basada en la web. El resultado será una clasificación que se basa en la entrada y las necesidades del usuario.
La CIE-11 final se dará a conocer en 2015.
Actualizado abril 2014
Con autorización de Publicar de Joan L. Headley Executive Director

Publicado en Lo qué te intereza saber, Polio, Post Polio, Postpolio, Polio, SPP, APPLAC, LITAFF, MÉXICO, síndrome, | Deja un comentario

Patogénesis y Etiología de Síndrome de Post Polio SPP

 Historia de March of Dimes Birth Defects Foundation (March of Dimes)

 Patogénesis y Etiología de Síndrome de Post Polio SPP

Este informe está dedicado Sra. Lucile Harford, Englewood, Fla a ella y a

todos los valerosos sobrevivientes de la poliomielitis en el mundo entero.

 Prefacio

El 19 y 20 de mayo del año 2000, March of Dimes Birth Defects Foundation (March of Dimes), en colaboración con el Roosevelt Warm Springs Institute for Rehabilitation, convocó un congreso internacional sobre el síndrome pospoliomielítico (SPP) en Warm Springs, Georgia, EE.UU. El propósito de este congreso fue revisar la información actual sobre las causas del síndrome y promover el intercambio de información sobre las mejores prácticas de diagnóstico, tratamiento y manejo del SPP. El congreso de dos días reunió a muchos de los expertos en SPP más destacados del mundo en varios aspectos incluso las causas, los criterios de diagnóstico, aspectos de la enfermedad, incluyendo problemas neurológicos, músculoesqueléticos y respiratorios y tratamientos tales como la fisioterapia, terapia ocupacional, modos de adaptarse a la vida con una discapacidad y la nutrición. El presente informe surge del citado congreso.

Trasfondo histórico

El SPP es un trastorno del sistema nervioso que se manifiesta en varios sobrevivientes de la poliomielitis paralítica, comúnmente 15 años o más después de la enfermedad original. No obstante, en la mayoría de las personas que padecieron la poliomielitis no se manifiesta el SPP. Sus síntomas principales son una nueva debilidad muscular progresiva, fatiga severa y dolor muscular y articular. Algunos pacientes empiezan a sufrir dificultades posiblemente fatales de respiración y deglución.

El SPP llamó por primera vez la atención de la comunidad médica durante los años 80, es decir tres décadas después de las peores epidemias de la poliomielitis en EE.UU., las cuales afectaron a más de 50.000 personas sólo en 1952. En total, es posible que hasta 250.000 sobrevivientes de la poliomielitis en EE.UU. padezcan el SPP.Si bien el número de pacientes con postpoliomielitis ha aumentado en las consultas y en las clínicas médicas de todo EE.UU. y otros países del mundo, pocos médicos y especialistas tienen suficiente conocimiento del síndrome o de las mejores prácticas clínicas para diagnosticarlo y tratarlo. Tres congresos sobre el SPP se han celebrado hasta la fecha —en 1984, 1986 y 1994— pero éstos se han preocupado mayormente de identificar las necesidades de investigación. Ha existido, pues, una necesidad de evaluar las prácticas clínicas actuales, con la intención de formular algunas pautas sobre la mejor manera de diagnosticar, tratar y rehabilitar a las personas con SPP.


El papel de March of Dimes

March of Dimes se fundó en 1938, para luchar contra la epidemia de la poliomielitis en EE.UU., y cumplió sus propósitos a principios de los años 60 con el desarrollo y uso extenso de las vacunas Salk y Sabin. Con la disminución rápida de la poliomielitis como amenaza a la salud pública en EE.UU., March of Dimes cambió la dirección de su misión dedicándose a mejorar la salud de los bebés mediante la prevención de defectos de nacimiento y la mortalidad infantil.

Aunque su misión había cambiado, March of Dimes continuó ocupándose de asuntos relacionados con la poliomielitis. De 1986 a 1992, la Fundación participó en varias actividades relacionadas con la pospoliomielitis, incluyendo la publicación de hojas de información para la salud pública sobre la poliomielitis y el síndrome pospoliomielítico. En 1999, atendiendo al número creciente de comunicaciones de sobrevivientes de la poliomielitis, que manifestaban experimentar dificultades en el diagnóstico y tratamiento de su fatiga, dolor, debilidad y otros problemas vinculados al SPP, la Fundación reunió un comité de iniciativas internacional, encabezado por el Dr. Lewis P. Rowland,  Profesor de Neurología de Columbia University College of Physicians and Surgeons con el fin de tratar el asunto de vital importancia para los sobrevivientes de la poliomielitis, como es la necesidad de mejorar el conocimiento de los profesionales médicos y el de los sobrevivientes de la poliomielitis con las mejores prácticas posibles de diagnóstico y tratamiento clínico del SPP.

Actividades del comité de iniciativas
El comité de iniciativas estaba compuesto por los investigadores más competentes en las áreas del SPP, neurología, medicina de rehabilitación, medicina pulmonar, virología, psicología y otras disciplinas, así como también por personas que viven con el SPP, y se reunió por primera vez en octubre de 1999 en Nueva York para determinar qué asuntos convenía tratar y proponer los conferenciantes para el congreso de mayo. Además, el comité ofreció la oportunidad a personas ausentes de llamar para dar a conocer datos, perspectivas y otros asuntos de interés acerca del SPP que desearan someter a consideración del comité. Las personas que llamaron agruparon a sobrevivientes de la poliomielitis con SPP y especialistas médicos y de atención a la salud, entre otros.

Al analizar los datos presentados en mayo de 2000 en Warm Springs, el comité de iniciativas reconoció que había poca evidencia sobre diagnóstico, tratamiento y rehabilitación publicada desde el congreso de 1994 y que grandes lagunas persistían en el conocimiento de este síndrome. Concluyó, pues, que además de señalar pautas sobre cómo mejor diagnosticar, tratar y rehabilitar a personas con el SPP, el comité podría mejor servir a la comunidad que tiene SPP ofreciéndole recomendaciones acerca de las investigaciones que pudieran suplir las lagunas persistentes en el conocimiento de la enfermedad. El comité también recomendó mecanismos institucionales, es decir, el establecimiento de centros integrales de la pospoliomielitis para concentrarse en la pericia clínica y contribuir a promover colaboraciones investigadoras sobre el SPP.

Informes  del congreso y su difusión
El comité de iniciativas redactó dos informes. El primero, para los profesionales médicos, ofrece mejores prácticas para el diagnóstico y tratamiento. Además del prólogo informativo, el informe contiene capítulos sobre la patogénesis, diagnóstico, tratamiento clínico, recomendaciones para el establecimiento de centros integrales para la pospoliomielitis y recomendaciones de investigación. El Apéndice A remite al lector interesado a resúmenes clave e informes de investigación.

El segundo informe es un folleto para pacientes que contiene información semejante, pero en lenguaje no profesional. El propósito del folleto es poner al día a los pacientes y a otros lectores legos interesados acerca de las mejores prácticas actuales en el diagnóstico y tratamiento clínico del SPP y facilitar la comunicación entre pacientes y profesionales médicos.

En cuanto a la difusión de los informes, March of Dimes colabora con la International Polio Network, una organización cuya sede se encuentra en St. Louis, MO (EE.UU.) que fomenta y coordina la difusión de información para grupos de apoyo de personas con pospoliomielitis, para distribuir los informes, tanto en el ámbito nacional como internacional, a sobrevivientes de la poliomielitis y sus médicos.

March of Dimes también colabora con March of Dimes de Ontario (Canadá), miembro de Easter Seals/March of Dimes National Council of Canadá, en la distribución de los informes en Canadá. El comité agradece a ambas organizaciones su ayuda y apoyo invalorable. Además, March of Dimes distribuirá los informes mediante organizaciones profesionales, escuelas y dependencias de los sectores públicos y privados vinculados al tratamiento de los sobrevivientes de la poliomielitis.

Por fin, y de suma importancia, la American Academy of Neurology, en cooperación con la American Academy of Physical Medicine and Rehabilitation y varias organizaciones profesionales afines del cuidado de la salud, elaborarán en 2001 pautas sobre prácticas del SPP independientes y conjuntas. Estas pautas prácticas se comunicarán y coordinarán según las recomendaciones de este informe.

1. Patogénesis
El síndrome pospoliomielítico (SPP) es una combinación variable de una nueva debilidad muscular progresiva y otros síntomas en los sobrevivientes de la poliomielitis paralítica, que se manifiestan habitualmente unos 15 años después de la fase aguda de la enfermedad.
La poliomielitis paralítica aguda se produce por la invasión del virus poliomielítico en las neuronas motoras del tronco encefálico y de la médula espinal, y es principalmente una enfermedad de la unidad motora (definida como una neurona motora y todas las fibras musculares a las ocurra con causado por una encefalitis durante el ataque agudo de la enfermedad. La muerte de las neuronas motoras produce una desvitalización de la fibra muscular que causa una debilidad general. La recuperación de la fuerza muscular después de la fase aguda ocurre tras la recuperación de algunas neuronas y brotes de los axones motores que todavía existen, y mediante la hipertrofia de las fibras del músculo estimulado. El brote axonal puede producir un re-estímulo de las fibras musculares tópicamente desvitalizadas, recobrando la habilidad de producir una contracción de la fibra muscular. Las unidades motoras resultantes pueden ser hasta 8 veces mayores que su tamaño normal.

La etiología del SPP queda indefinida. La hipótesis más aceptada, propuesta por Wiechers y Hubbell, atribuye el SPP a una degeneración del punto más distante de las unidades motoras hinchadas por la pospoliomielitis. Las neuronas motoras restantes estimulan muchas más fibras de las que normalmente estimulan, y puede que sean incapaces de sostener indefinidamente el aumento excesivo de esta demanda metabólica. Brotes axonales terminales pueden degenerarse, produciendo la desvitalización de las fibras musculares. Algunas de estas fibras musculares desvitalizadas pueden re-estimularse mediante axones vecinas, causando un proceso continuo de degeneración y regeneración, pero algunas pueden desvitalizarse permanentemente, y así producir una mayor debilidad permanente. Esta degeneración de las unidades motoras distantes también puede producir defectos de transmisión en las uniones neuro musculares, lo cual puede ser causa de fatiga muscular en el paciente.

Posibles factores contribuyentes al desarrollo del SPP pueden resultar del proceso normal de envejecimiento, y el uso excesivo o el desuso de los músculos. El proceso de envejecimiento produce una pérdida progresiva de neuronas motoras en los sobrevivientes de la poliomielitis, que puede facilitar el inicio del SPP.

2. Diagnóstico

Criterios del síndrome pospoliomielítico

  1. La poliomielitis paralítica previa con evidencia de pérdida de neuronas motoras, confirmada en el historial de la enfermedad paralítica aguda, los indicios de debilidad residual y atrofia muscular por examen neurológico, e indicios de degeneración por electromiografía (EMG).
  2. Un período de recuperación funcional parcial o completa, después de la poliomielitis paralítica aguda, seguido por un intervalo (normalmente de 15 años o más) de función neurológica estable.
  3. La aparición improvisa o gradual de una nueva debilidad persistente y progresiva de los músculos o de fatiga muscular anormal (pérdida de fuerza), con o sin cansancio general, atrofia muscular, o dolor muscular y articular. (Los síntomas pueden resultar después de un período de inactividad, de trauma o cirugía.) Menos común es que los síntomas atribuidos al SPP incluyan nuevos problemas de respiración o deglución.
  4. Algunos síntomas persisten durante un año, por lo menos.
    5. Se excluyen otros problemas ortopédicos, médicos o neurológicos, como causa de los síntomas.

Clasificación de subtipos del SPP
Los criterios diagnósticos incluyen diversos signos y síntomas. Los subtipos del SPP se han propuesto, pero los participantes al congreso no encuentran suficiente razón para hacer una clasificación específica.

Evaluación del paciente
Si se reúnen los criterios susodichos para detectar el SPP, normalmente hay poca dificultad diagnóstica.

Si los síntomas nuevos son menos específicos, el diagnóstico puede ser equívoco. Los síntomas menos específicos incluyen fatiga general, mialgia, dolores y achaques, intolerancia al ejercicio y al frío. Estos síntomas son subjetivos y por lo tanto difíciles de evaluar en pacientes con o sin poliomielitis paralítica previa. Estos pacientes deben someterse a un examen médico general e incluir pruebas detectoras de hipotiroidismo, polimialgia reumática u otras enfermedades sistémicas concurrentes. Para pacientes con clara intolerancia ante el ejercicio físico, puede considerarse posible una miopatía metabólica o mitocondríaca. Puesto que los síntomas son subjetivos, es posible que haya problemas psicológicos. Para los que experimentan fatiga y dolor muscular, la fibromialgia es un diagnóstico frecuente pero controvertido. Para pacientes con fatiga destacada, como manifestación principal, puede considerarse la apnea intermitente durante el sueño con consecuente somnolencia diurna y la espirometría y estudios del sueño, en este caso, deben prescribirse para ratificar tal posibilidad. La fatiga puede ser una consecuencia de una incapacidad debida a debilidad muscular y atrofia, pero también a menudo puede ser una manifestación de la depresión.

Los pacientes con el SPP pueden ser más susceptibles que otras personas a problemas neurológicos que se originan en la médula espinal cuando se manifiesta la escoliosis o debilidad muscular para vertebral. Entre los problemas neurológicos que pueden confundirse con el SPP se encuentran la atrofia muscular espinal de adulto, la esclerosis lateral amiotrófica, el síndrome de la cauda equina, la estenosis cervical, la polineuropatía desmielinantede inflamación crónica, la neuropatía diabética, la neuropatía invasiva, la toxicidad producida por metales pesados, la miopatía inflamatoria, bloqueo de la capacidad motora en varios lugares, la esclerosis múltiple, la miastenia grave, la enfermedad de Parkinson, la neuropatía periférica, la radiculopatía, el tumor espinaly, especialmente, la estenosis espinal. Si se disponen de los servicios de un neurólogo, la consulta debe ser realizada.

Los problemas de diagnóstico pueden presentarse si hay síntomas tardíos inusitados como la disfagia o insuficiencia respiratoria, pero estos síntomas aparecen en algunos pacientes que supuestamente padecen el SPP, especialmente si la respiración y deglución han sido afectadas por un ataque agudo previo.

Algunos especialistas experimentados en el SPP han identificado a pacientes que carecen de una historia clara de poliomielitis paralítica, que tienen poca atrofia residual, pero que tienen una nueva debilidad progresiva y manifiestan una desvitalización difusa en la EMG. Este síndrome no es común y tiene que diferenciarse de la atrofia muscular espinal.

La debilidad progresiva del SPP a veces está acompañada por desgastes musculares e incluso fasciculaciones. Esta combinación puede considerarse SPP, si no existe progreso o hay progreso muy lento, pero hasta pacientes con la poliomielitis previa pueden experimentar una enfermedad neuronal motora. En estos casos, por lo tanto, se impone una consulta neurológica. Exámenes médicos eficaces incluyen la EMG, un examen LCR, una IRM del cerebro y médula espinal, tanto como una estimulación magnética de la corteza y la espectroscopia de resonancia magnética para descubrir indicios de disfunción de las neuronas motoras superiores.

Si la nueva debilidad está localizada, el diagnóstico diferencial incluye la radiculopatía y la obtención de imágenes apropiadas puede ser útil.

Para problemas diagnósticos difíciles, es razonable consultar a un neurólogo u otro especialista en el SPP. El establecimiento de centros regionales del SPP, recomendado por el comité en el Capítulo 4, facilitaría tales consultas.

3. Tratamiento
El tratamiento más eficaz para personas con SPP todavía está en vías de desarrollo. Muchos síntomas del SPP parecen resultar de una degeneración de la unidad motora, o la disminución o disfunción de las neuronas motoras, combinada con el envejecimiento normal. Dado que ambos aspectos del SPP cambian con el paso del tiempo, es necesario regular los tratamientos a los estadios de la situación de los afectados. Aunque no hay ningún tratamiento específico para el SPP, la mayoría de los pacientes puede beneficiarse con un programa de tratamiento.

Un enfoque interdisciplinario al tratamiento, con un equipo de médicos y de personal médico afín será beneficioso para muchos pacientes del SPP porque a menudo manifiestan una amplia gama de problemas.

El equipo puede incluir un médico de medicina general, un traumatólogo, un neurólogo, fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales. Los consultados pueden incluir un neumólogo, un logopeda, un psiquiatra o psicólogo, ortopedista, un reumatólogo, un especialista en nutrición, un especialista en órtesis, una enfermera y un terapeuta de la respiración. El tratamiento debe adaptarse a los síntomas.

El tratamiento debe dirigirse también a enfermedades tales como la osteoporosis o la parálisis por presión, que pueden padecer personas que han tenido poliomielitis paralítica las cuales son más propensas que el resto de la población.

Tratamiento de la debilidad
El tratamiento de la debilidad en el SPP incluye varias estrategias: ejercicios mesurados (véase abajo), evitar el uso excesivo de los músculos (un esfuerzo hasta sentir dolor y fatiga muscular), pérdida de peso, reforzar los músculos debilitados con prótesis y dispositivos de ayuda como muletas, sillas de rueda manuales, sillas de rueda eléctricas y carritos a motor.

Las férulas y dispositivos de ayuda también pueden usarse para controlar el dolor, las deformidades de las articulaciones y dificultades en el desplazamiento.

Ciertos programas apropiados pueden establecerse en los centros de rehabilitación.

Tratamiento de la fatiga
La fatiga excesiva es un síntoma de difícil definición por causas diversas. Dado que se trata de un padecimiento heterogéneo por su origen, subjetivo por su naturaleza e influenciado por factores psicológicos, se han propuesto varias recomendaciones para su tratamiento. Ninguna de ellas ha sido investigada formalmente en experimentos controlados.

Entre las recomendaciones para controlar la fatiga excesiva del SPP, algunas son: conservar la energía, cambiar el estilo de vida, espaciar las actividades, establecer períodos regulares de descanso durante el día y mejorar el sueño mediante técnicas de relajación y medicamentos. Tales medicamentos incluyen antihistamínicos, la valeriana, melatonina, amitriptilina, L-triptofán y gabapentina. La ventilación nocturna no invasiva puede aliviar la fatiga en pacientes sin ventilación adecuada. Sin embargo, ninguna de estas intervenciones se ha evaluado mediante pruebas clínicas rigurosas.

Algunas recomendaciones proceden del sentido común y la experiencia en la rehabilitación general. Por ejemplo, las técnicas para la conservación de la energía incluyen la interrupción de actividades innecesarias que consumen energía, tales como hacer la cama. Deben mejorarse las facilidades en estaciones de trabajo y asientos. Las personas deben sentarse en lugar de estar de pie, trasladar objetos o materiales para hacerlos más accesibles (tales como tener la lavadora y secadora en el primer piso en vez del sótano), y usar un carrito eléctrico para distancias largas. Algunos individuos pueden beneficiarse del privilegio de estacionamiento reservado.

Los cambios de estilo de vida comportan buscar empleos más sedentarios o trabajar menos horas, y dejar de hacer ciertas actividades. Las siestas regulares o períodos de descanso durante el día, especialmente en las primeras horas de la tarde, pueden ayudar a aliviar la fatiga general, y se debe insistir en ello en el caso de pacientes con fatiga que interfiera en las tareas de la vida cotidiana.

Los períodos de descanso regular durante una actividad son útiles para controlar la fatiga muscular particular (no general) del SPP. Algunos expertos recomiendan el uso de una escala formal de evaluación por la que los pacientes pueden seguir la marcha de su esfuerzo (véase un ejemplo en el Apéndice B) para ayudar a evitar la fatiga.

El ejercicio y uso excesivo de los músculos
Casi todas las personas pueden beneficiarse al practicar ejercicios físicos. Para ser más seguros y eficaces, los programas de ejercicio para el SPP tienen que adaptarse cuidadosamente a las necesidades de cada individuo, la fuerza residual de los músculos individuales y patrones de los síntomas. Para muchos individuos, el nivel de ejercicio debe limitarse nada más que a estiramientos suaves o varios tipos de yoga. Para otros, puede ser más arduo e incluir ciertas clases de entrenamiento aeróbico.

Según estudios clínicos prospectivos, no hay ninguna prueba de que el “uso excesivo muscular” aumenta o crea debilidad muscular persistente. Muchos fisioterapeutas enseñan a sus pacientes a evitar el uso excesivo muscular que comporta dolor al esforzarse. Se aconseja a los pacientes que éste es un signo de advertencia, y que no deben esforzarse hasta ese punto. Lo recomendable es reducir las actividades, espaciarlas y educar sobre técnicas para conservar energía.  Los problemas de movilidad y dolor deben tratarse para estar seguro de que el paciente está fuera de peligro y cómodo. Después de que el paciente haya aprendido a vigilar y controlar su fatiga y debilidad, debe iniciarse un programa individualizado de ejercicio. Sin embargo, el ejercicio adicional debe evitarse por completo en los pacientes demasiado débiles y fatigados que gastan la mayoría de su energía en la ejecución de las actividades de la vida cotidiana.

Cuando se inicia un programa de ejercicio, se debe vigilar a los pacientes para constatar que hagan correctamente los ejercicios y que no resulte ninguna consecuencia adversa. Después de que los pacientes entiendan el programa de ejercicio y puedan vigilarse a sí mismos, la intervención debe ser menos frecuente.

Tratamiento del dolor
El dolor de los pacientes con pospoliomielitis puede atribuirse a causas diversas, incluyendo anormalidades de las articulaciones y de los tejidos de sostén, anormalidades musculares y lesiones por presión sobre los nervios de las extremidades (brazos y piernas), incluyendo los daños al plexo braquial, debido al uso de muletas y al síndrome del túnel carpiano. El tratamiento depende de la causa del dolor.

Se supone que el uso excesivo es la causa común del dolor en los pacientes con pospoliomielitis. La localización del dolor depende del movimiento reiterado y ocurre más frecuentemente en las piernas y la espalda lumbar en pacientes que todavía pueden caminar. El dolor afecta a los brazos con más frecuencia en los pacientes que usan sillas de ruedas o muletas.

Algunos pacientes describen el “dolor muscular pospoliomielítico” como una sensación dolorosa semejante a la que se experimenta en el momento de la poliomielitis aguda, que normalmente ocurre por la tarde, al final del día. También pueden experimentar dolor muscular debido al movimiento o calambres. El tratamiento incluye cambios en el estilo de vida, menor actividad, el espaciamiento de actividades, el estiramiento muscular y el uso de hielo o calor húmedo y dispositivos de ayuda. La fibromialgia es un diagnóstico controvertido, cuyo tratamiento puede efectuarse con amitriptilina,ciclobenzaprina, fluoxetina, ejercicio aeróbico y otras medidas. Los analgésicos pueden recetarse, pero se debe evitar a las benzodiacepinas y opioides.

El dolor de los tejidos de sostén y de las articulaciones puede atribuirse a la osteoartritis, tendinitis, bursitis, tirantez de los ligamentos secundaria a la deformidad de las articulaciones y la fusión quirúrgica previa de las articulaciones (artrodesis). La osteoartritis de la mano y de la muñeca ocurre comúnmente en los pacientes con pospoliomielítico, más frecuentemente en pacientes de más de 50 años de edad, y normalmente se vincula a debilidad de las piernas, la discapacidad locomotora y el frecuente uso de dispositivos de ayuda.

Se pueden tratar muchas de las causas del dolor modificando el uso de las extremidades, la terapia física, el fortalecimiento de los músculos (cuando sea posible), férulas para controlar la deformidad de las articulaciones y dificultad en fusiones previas de las articulaciones, dispositivos de ayuda, medicamentos antiinflamatorios no esteroides, acetaminofeno (paracetamol) y, en escasas instancias, inyecciones de esteroides o intervención quirúrgica. Estas decisiones exigen recurrir a un especialista.

Las enfermedades neurológicas superpuestas ocurren comúnmente en pacientes de la pospoliomielítico y pueden causar dolor. El uso de dispositivos de ayuda es un factor de alto riesgo para el síndrome de túnel carpiano. La estenosis espinal es otra causa de dolor en las piernas y la espalda. Los tratamientos para el síndrome del túnel carpiano incluyen el uso de tablillas, el uso de almohadillas en las muletas o bastones para situar la muñeca en una posición más neutra y para aumentar la superficie de la mano que soporta peso, inyecciones esteroides y descarga del túnel carpiano. Para los pacientes con dolor lumbar, órtesis lumbosacral, elevaciones en los zapatos, apoyos de la pelvis o la espalda, medicamentos antiinflamatorios no esteroides y terapia física son algunas de las opciones que deben considerarse antes de la intervención quirúrgica. La estenosis espinal puede tratarse con ejercicios, el uso de un bastón u otro aparato que facilite el movimiento, la estimulación eléctrica transcutánea de los nervios (TENS), órtesis lumbosacral, esteroides epidurales y, en algunos casos, cirugía.

Tratamiento de los problemas respiratorios

Los problemas respiratorios del SPP ocurren principalmente en aquellos que necesitaron ventilación en el momento de la poliomielitis aguda, pero pueden padecerlos también aquellos que no presentaron problemas respiratorios previos.
La debilidad de los músculos respiratorios es la causa principal de la insuficiencia respiratoria en los pacientes con pospoliomielitis. Sin embargo, otros factores causales o contribuyentes incluyen la hipo ventilación central debida a daño previo por la poliomielitis bulbar, escoliosis, quifosis, respiración irregular durante el sueño, obesidad, otras enfermedades pulmonares, consumo de tabaco y enfermedad cardíaca.

Cualquier factor contribuyente a los problemas respiratorios que pueda corregirse debe eliminarse o tratarse. Todos los pacientes con disfunción respiratoria deben recibir la vacuna neumocócica e inyecciones anuales antigripales. La ayuda ventilatoria puede servir a los que tienen hipoventilación o irregularidades de respiración durante el sueño. Los métodos no invasivos son preferibles a causa de la mayor tolerancia y menor frecuencia de complicaciones.  El oxígeno complementario debe usarse por lo general sólo en pacientes hipoxémicos agudamente enfermos con una enfermedad pulmonar intrínseca, después de que se haya controlado hasta lo posible la ventilación alveolar y las secreciones de las vías respiratorias con ayudas musculares respiratorias.

La irregularidad respiratoria durante el sueño, común en los pacientes con pospoliomielitis, debe identificarse y tratarse. La apnea durante el sueño que no se trata puede llevar con el tiempo, a una insuficiencia cardiopulmonar.

La respiración glosofaríngea, a veces llamada “respiración de rana”, es un método de proyectar burbujas de aire a los pulmones usando la lengua y los músculos faringeales y puede enseñarse a los pacientes dependientes de la ventilación para conseguir períodos de respiración sin el ventilador.

Tratamiento de la disfagia
Los síntomas de la dificultad de deglución (la disfagia) comportan las quejas del paciente acerca de las dificultades que causa el paso de la comida por la garganta o esófago, tos o ahogo al comer y la prolongación de las comidas. La disfagia puede manifestarse sin una historia previa de poliomielitis bulbar.
La causa más común de la disfagia es una debilitación de los músculos faríngeos o laríngeos, pero otras afecciones, tales como lesiones estructurales no relacionadas con la poliomielitis, pueden causar o agravar el problema. El tratamiento puede considerar cambios a sustancias menos riesgosas en la dieta, tales como purés y líquidos espesos (en general, cuando la necesidad se determina mediante videofluoroscopia); el uso de técnicas especiales respiratorias; el uso de técnicas especiales de deglución (tales como girar la cabeza a un lado mientras se traga); y evitar comer si está fatigado o comer comidas más abundantes temprano durante el día y comidas menos copiosas más tarde.

Tratamiento de las dificultades psicosociales

Los pacientes con SPP pueden tener gran dificultad en la adaptación a esta segunda incapacidad inesperada. Además, puesto que la poliomielitis ahora se considera una enfermedad eliminada y olvidada, los pacientes pueden afrontar dificultades por falta general de conocimiento entre los médicos de esta enfermedad y sus secuelas tardías.
Parece que los individuos con SPP no tienen incidencias más altas de depresión que la población en general. Sin embargo, cuando la depresión ocurre, su reconocimiento y evaluación puede complicarse por los síntomas de la pospoliomielítico, tales como la fatiga, que pueden coincidir con los de la depresión. También, la depresión agrava la fatiga, el dolor y la vida diaria, y así se convierte en un trastorno primario que debe tomarse en cuenta rutinariamente en los pacientes con SPP.

Las personas que sufren SPP normalmente comunican sentir fatiga, la cual se atribuye al uso excesivo o esfuerzo excesivo, pero también es un síntoma común de la depresión. Un aumento de la fatiga tras reducir la actividad sugiere una revaluación de la posible depresión.
El tratamiento de dificultades psicosociales relacionadas con el SPP puede llevarse a cabo con un enfoque interdisciplinario que incluya un grupo de apoyo mutuo de pospoliomielítico, un psicólogo, un asistente social y un psiquiatra, dependiendo de cada caso.

Tratamiento con fármacos
El tratamiento farmacológico, como otros aspectos terapéuticos del SPP, ha recibido poca evaluación formal. Aunque se ha dicho que ciertos medicamentos surten efecto para los síntomas principales del SPP, se necesitan estudios más rigurosos. Estos estudios deben abarcar estudios realizados aleatoriamente, con ocultación doble e incluir tanto a pacientes tratados con medicamentos como con placebos. Los estudios deben planificarse con la garantía suficiente para que los resultados se adecuen específicamente a la enfermedad, lo cual requiere pruebas en centros múltiples. Este objetivo se logrará mejor mediante el establecimiento de centros multidisciplinario de pospoliomielitis, como se recomienda más abajo.
Varios medicamentos tienen efectos adversos comunes o poco comunes que se parecen a los síntomas nuevos o a los agravados del SPP, como la debilidad o fatiga. Por lo tanto, tales síntomas deben evaluarse con referencia a los medicamentos que el paciente esté tomando, sean recetadas o no.

La nutrición
Excepto para el control del peso, no se recomienda intervención nutritiva alguna.
Es probable que la limitación de la actividad física resulte en el aumento de peso excesivo. Esto puede causar nuevos síntomas o agravar ciertas características del SPP por lo menos de dos maneras. Puede incrementar la fatiga y reducir aun más la actividad física, y provocar atrofia muscular por falta de uso. También puede comportar daños de la estructura esquelética, especialmente en el contexto de la debilidad muscular o la propensión a la fatiga. La disminución de ejercicios con esfuerzo debido al peso es también un factor de riesgo mayor para la densidad ósea baja, con la consecuente fractura de brazos y piernas y la compresión de las vértebras. Como en la población en general, el control de peso en los sobrevivientes de la poliomielitis es difícil, pero de suma importancia y puede requerir una consulta de profesionales en nutrición.

4. Recomendaciones para el establecimiento de centros integrales de atención de la pospoliomielitis
El comité recomienda la creación de centros regionales con conocimientos técnicos multidisciplinarios en todos los aspectos que se refieren al SPP. Es aconsejable que cada centro se localice en el mismo edificio físico. Donde no sea posible, debe crearse uno “virtual” en el cual existan actividades coordinadas y un contacto activo entre la red de establecimientos de atención a la salud y profesionales médicos de una región determinada.

Cada centro de atención del SPP debe contar con servicios para pacientes y sus familias, y debe incluir enseñanza, investigación y cooperación con otros centros.

Servicios
Es probable que los centros estén organizados y dirigidos por un neurólogo o especialista en  medicina de rehabilitación. En algunos sitios, un ortopedista puede dirigirlo.  Todas las especializaciones necesarias deben estar representadas. La consulta debe contar con servicios de ortopedia, medicina respiratoria, psiquiatría y control del dolor.Los grupos coordinados de otros profesionales aportarán sus conocimientos en terapia ocupacional y física, ortopedia, psicología, logopedia, enfermería, terapia respiratoria, nutrición, asistencia social, disfagia y tecnología de ayuda (clínica de sillas de ruedas y de postura al sentarse). Las facilidades diagnósticas deben incluir la EMG; evaluación de la función pulmonar; estudios de la deglución y el sueño; un servicio de hematología; e instrumental radiológico para obtener imágenes de resonancia magnética, tomografía computarizada y radiografías. Los pacientes deben tener acceso inmediato a materiales didácticos y de enseñanza. Los edificios y establecimientos deben ser accesibles a las personas con discapacidad física.

Enseñanza
Los centros podrían ser responsables de la formación de médicos y otros profesionales del cuidado de la salud en el tratamiento del SPP, y dedicarse a educar tanto a los pacientes como a otros médicos y profesionales médicos y establecer grupos de apoyo para atender a las necesidades y preocupaciones de sus pacientes.
Los programas de enseñanza y formación en las especialidades médicas apropiadas incluidas, entre otras, la neurología, ortopedia, fisioterapia y geriatría, deben ser el objetivo específico de inclusión para proporcionar información sobre el SPP. Esto requiere la participación activa de organizaciones profesionales adecuadas.

Investigación científica
Los centros deberían participar activamente en la investigación y publicar los resultados.

Cooperación
La cooperación entre los centros debería ser facilitada por una administración central que dé a conocer el número, sitio y actividades de los diversos centros, incluyendo las investigaciones en curso.

5. Recomendaciones para la investigación
Al repasar los resultados para la elaboración de este informe, el comité reconoció que todavía restan lagunas bastante grandes en el conocimiento y entendimiento de la epidemiología, patogénesis, diagnóstico y tratamiento óptimo del SPP, todo lo cual requiere una investigación más intensa. Las siguientes recomendaciones para la investigación se plantean para contribuir a llenar estas lagunas.

Criterios de diagnóstico y nomenclatura
Puesto que no existe ningún indicador biológico para el SPP, los criterios de diagnóstico y la nomenclatura deben uniformarse, con un estudio de validación para constatar la congruencia de los resultados entre diferentes examinadores, como próximo paso para definir el SPP y sus subgrupos clínicos, y como prerrequisito para investigaciones futuras. Es necesario promover medidas y desarrollar datos normativos específicamente sobre los sobrevivientes de la poliomielitis con respecto a la debilidad progresiva, fatiga, calidad de vida y aspectos semejantes, subjetivos y objetivos del SPP. La definición del subgrupo de la atrofia muscular pospoliomielítica (AMPP) requiere un estudio en sí. Para estos propósitos, es preciso establecer maneras congruentes de separar las discapacidades musculo esqueléticas de las neurológicas.

Epidemiología e investigaciones de servicios de salud

El impacto del SPP en individuos y en la sociedad no se ha evaluado en su mayoría, lo cual impide la evaluación de las necesidades en cuanto a la distribución de los recursos. Para resolver este problema, el comité recomienda adoptar las siguientes medidas:Analizar profundamente y publicar los análisis del Conjunto de Datos sobre los sobrevivientes de la Poliomielitis de la Encuesta Nacional de Entrevistas de Familias de 1994-95 (datos proporcionados por el Centro Nacional de Estadística de Salud — EE.UU.).

  • Estudiar los costos totales del SPP con respecto a la economía nacional.
  • Llevar a cabo un estudio de la población sobre la calidad del tratamiento y la calidad de vida entre
  • los sobrevivientes de la poliomielitis en general y de los pacientes del SPP en particular.
  • Identificar las necesidades de cuidado de salud no tratadas en los sobrevivientes de la poliomielitis,
  • poniendo énfasis en las percepciones de esas necesidades por parte de los pacientes.
  • Evaluar las necesidades de información sobre el SPP por parte de los profesionales médicos.
  • Evaluar las disparidades internacionales en la prevalencia conocida del SPP; por ejemplo, las tasas muy
  • bajas conocidas en la India, Italia y Francia. Tales estudios panculturales son necesarios para determinar
  • la verdadera prevalencia y los costos del SPP globalmente.

Patofisiología
El comité recomienda la creación de un banco de muestras autopsias del tejido de la médula espinal y de otros tejidos de afectados por el SPP. Se podría educar a los pacientes voluntarios acerca del valor de sus historias médicas y los resultados de sus exámenes médicos, y sobre la importancia de la información de los exámenes de autopsia.  Una administración central podría establecer instrucciones sobre el tratamiento de tejidos. Sería conveniente la colaboración internacional en la constitución del banco de tejidos.
Se ha experimentado en ratones que, genéticamente modificados, expresan el receptor celular humano del virus poliomielítico y por tanto sean susceptibles de la infección del virus poliomielítico paralítico. Los animales que sobrevivan mucho tiempo deben investigarse como posibles modelos del SPP.

Tratamiento
Evaluación de intervenciones
Deberán crearse medidas válidas, fiables, susceptibles de respuesta y específicas del SPP para constatar el progreso de la enfermedad y la eficacia de las intervenciones. Cuando estén validadas, deberán difundirse ampliamente y considerarse una norma de tratamiento.
Es necesario establecer un asesoramiento riguroso y debidamente controlado en varios centros sobre la eficacia de las intervenciones actualmente efectuadas en pacientes con el SPP, es decir,  de los programas de rehabilitación interdisciplinarios e individualizados, y de elementos individuales de programas de rehabilitación, como los ejercicios, el espaciamiento de la actividad, conservación de energía, órtesis y uso de dispositivos de ayuda. Estos estudios deben incluir datos sobre la relación costo-rendimiento de intervenciones específicas como base para conseguir la aprobación de terceros financiadores.

El tratamiento eficaz es un objetivo importante. Las evaluaciones deben incluir pruebas de doble ocultación, controladas y llevadas a cabo en varios centros. Los factores a evaluar pueden ser  riluzole, factores neurotróficos, células del tronco encefálico, modafinil, piridostigmina y otros agentes.

Aspectos psicosociales
La relación entre los trastornos psicológicos y el SPP no se entiende ni tampoco se aprecia adecuadamente. Los pacientes con el SPP han comunicado síntomas como la depresión, las interrupciones del sueño y las funciones cognitivas disminuidas y merecen investigación cuidadosa. El comité recomienda adoptar las siguientes medidas en una muestra suficiente de pacientes con SPP:

  • Una evaluación rigurosa del papel de la depresión y su relación con la fatiga.
  • Una evaluación rigurosa del papel de los trastornos del sueño como factor de la fatiga.
  • Una evaluación sistemática de las funciones cognitivas tales como atención y memoria.


Apéndice A – Bibliografía recomendada
Bach JR. Management of post-polio respiratory Sequelae. Annuals of the New York Academy of Sciences 1995; 753:96-102.

Dalakas MC. Why drugs fail in postpolio syndrome. Neurology 1999; 53:1166-1167

Dean E. Clinical decision making in the management of the late Sequelae of poliomyelitis. Physical Therapy 1991; 71:752-761.

Halstead LS (ed.) Managing Post-Polio: A Guide to Living Well with Post-Polio Syndrome. Washington, DC: NRH Press, 1998.

Halstead LD, Silver JK. Nonparalytic polio and postpolio syndrome. American Journal of Physical Medicine and Rehabilitation 2000; y 9(1):13-18.

Jubelt B, Agre JC. Characteristics and management of postpolio syndrome. Journal of the American Medical Association 2000; 284:412-414.

Maynard FM, Headley JL (eds.). Handbook on the Late Effects of Poliomyelitis. St. Louis, Mo.: Gazatte International Networking Institute, 1999.
Postpolio Information Package for Health Care Professionals. Toronto: Ontario March of Dimes, 2000.

Trojan DA, Cashman NR. Current Trends in Post-Poliomyelitis Syndrome. New York, N.Y.: Milestone Medical Communications, 1996.

Apéndice B
Escala de borg de percepción subjetiva de esfuerzo
Para evitar la fatiga general y muscular excesiva, los pacientes pueden controlar su percepción de la fatiga usando la Evaluación Borg de Esfuerzo Percibido (EEP). Esta escala es útil para medir el esfuerzo, y por lo tanto supone también una ayuda para limitar el ejercicio en pacientes del SPP y otras afecciones. Para evitar la fatiga excesiva, lesiones y síndromes de uso excesivo, los pacientes del SPP deben terminar sus actividades al nivel EEP de 14 o menos. (Hay otras escalas para evaluar la fatiga que también pueden resultar de utilidad para pacientes con el SPP.)

06
07 Muy, muy fácil
08
09 Muy fácil
10
11 Bastante fácil
12
13 Algo difícil
14
15 Difícil
16
17 Muy difícil
18
19 Muy, muy difícil
20

Congreso Internacional de March of Dimes Comité de iniciativas
Lewis P. Rowland, MD (Chair), Department of Neurology, Columbia University College of Physicians and Surgeons, New York, NY

John R. Bach, MD, University of Medicine and Dentistry of New Jersey, New Jersey Medical School, Newark, NJ

Kristian Borg, MD, PhD, Head, Huddinge University Hospital, Stockholm, SWEDEN

Neil R. Cashman, MD, Center for Research in Neuro-Degenerative Diseases, University of Toronto, Ontario, CANADA

Marinos C. Dalakas, MD, Neuromuscular Disease Section, National Institute of Neurological Disorders & Stroke, Bethesda, MD

Elizabeth Dean, PhD, PT, School of Rehabilitation Sciences, University of British Columbia, Vancouver, BC, CANADA

Lauro S. Halstead, MD, Post-Polio Program, National Rehabilitation Hospital, Washington, DC

Jpan L. Headley, MS, Gazette International Networking Institute (GINI), Saint Louis, MO

T. Jacob John, MD, Department of Clinical Virology, Christian Medical College, Vellore, Tamil Nadu, INDIA

Richard B. Johnston, Jr, MD, Department of Pediatrics, National Jewish Medical and Research Center, Denver, CO

Rhoda Olkin, PhD, Department of Clinical Psychology, California School of Professional Psychology, Alameda, CA

Susan L. Perlman, MD, Department of Neurology, University of California at Los Angeles, Los Angeles, CA

Daria A. Trojan, MD, MSc, McGill University, Montreal Neurological Hospital, Quebec, CANADA

Barbara G. Vickrey, MD, MPH, Department of Neurology, University of California at Los Angeles, Los Angeles, CA

William W. Wendling, Cleveland Municipal School District, Cleveland, OH

Asesor
Dr. Michael Katz, vicepresidente de investigaciones, March of Dimes
Personal de March of Dimes
Christopher P. Howson, PhD, director de Programas Globales, Redactor

Richard P. Leavitt, director de Science Information, Redactor

Ellen L. Fiore, redactora-gerente de Science Information, Redactora Adjunta

Amy L. Edelstein, asistente del director de Programas Globales

Joan Roe, coordinadora de congresos

Michael J. Finnerty, gerente, Programas Globales

Judy Jacobson, directora de Operaciones de Departamentos y Capítulos, Apoyo a Capítulos y Voluntarios.
Agradecimientos
El comité agradece a todas las personas que efectuaron aportes considerables y productivos a este informe. En particular, se agradece a los participantes del congreso cuyos documentos de fondo y discusiones contribuyeron de manera trascendental al informe: James Agre, MD. Howard Young Medical Center, Wis.; Anne Gawne, MD, Roosevelt Warm Springs Institute for Rehabilitation, Ga.; Charlotte Gollobin, MS, Nutrition Consultant, Md.; Burk Jubelt, MD, SUNY Health Science Center, N.Y.; Pesi H. Katrak, MD, Prince Henry Hospital, Sydney, Australia; Elizabeth Kowall, MS, OTR, Occupational Therapist, Wis.; Frederick Maynard, MD, Upper Peninsula Rehabilitation Medical Associates, Mich.; Susumo Sato, MD, National Institute of Neurological Disorders and Stroke, Md.; Kimberly Sialtsis, Easter Seals/March of Dimes National Council of Canada, Ontario; Barbara C. Sonies, PhD, National Institutes of Health, Md.; Andria Spindel, Easter Seals/March of Dimes National Council of Canada, Ontario; y Alexa Stuifbergen, PhD, RN, FAAN, University of Texas at Austin, Texas.

El comité también agradece la perspectiva, los datos y otra información importante suministrada por los sobrevivientes de la poliomielitis, profesionales de la salud y otras personas que llamaron al comité durante la sesión pública celebrada durante la reunión de octubre de 1999:  Dr. Ulrich Alsentzer; Phyllis Bailey; Kathleen Blumberg; Mary Correia; Ellen Crim; Jenny Danielson; Katherine Decker; Dr. James Donovan; Paul Fick; Dr. Anne Gawne; Lucile Harford; Nickie Lancaster; Robbie Leonard; Dr. Paul Peach; Jim Powell; Frederick Price y Dr. Robert Pyatt. El comité agradece al personal dedicado a proyectos de March of Dimes: Dr. Christopher P. Howson, Richard P. Leavitt y Ellen L. Fiore por sus aportes considerables en cuanto al contenido y diseño del informe y por mantener el proyecto según el cronograma previsto; y a Joan Roe, Amy L. Edelstein, Michael J. Finnerty y Judy Jacobson por su apoyo logístico del comité. Asimismo, se agradece a la Dra. Jennifer L. Howse, presidente de March of Dimes, y a la Sa. Anna E. Roosevelt, vicedirectora del Consejo de Administración de March of Dimes y directora ejecutiva de Brain Research Foundation, Chicago, Ill., por su apoyo y aportes fundamentales en el congreso de Warm Springs y a este informe. El comité desea expresar su profundo agradecimiento por las excelentes gestiones de organización del personal del Roosevelt Warm Springs Institute for Rehabilitation: Frank Ruzycki y Carolyn Moreland.
Por último, el comité agradece el indispensable apoyo de la Sra. Lucile Harford, Englewood, Fla. Este informe está dedicado a ella y a todos los valerosos sobrevivientes de la poliomielitis en el mundo entero.

Traducción por Liliana Marasco Garrido, prohibida su copia y distribución con fines de lucro.

Publicado en Post Polio, Salud, Poliomielitis, Síndrome de Post Polio(SPP) y Más | Deja un comentario